Sebastian Ortiz Martínez

La mañana del 14 de setiembre del 2000, dos sujetos ingresaron al café Olé, en San Isidro. Recorrieron el local como si lo estuviesen midiendo con sus pasos y observaron a todos los presentes, uno de ellos el entonces congresista . “Creí que eran sicarios del SIN [Servicio de Inteligencia Nacional]”, dijo el fundador del desaparecido Frente Independiente Moralizador (FIM). 

[]

Tras unos minutos, estas personas se retiraron del local sin pedir la carta, sin sentarse y sin pronunciar palabra alguna. Al rato, Olivera recibió una llamada. “Sabían dónde estaban mis hijas, las habían seguido y me advirtieron: “piensa muy bien en lo que estás por hacer”. En ese momento, ‘Popy’, Luis Iberico, Gonzalo Carriquiry y Francisco Palacios decidieron que el video que tenían en su poder desde una semana atrás debía ser difundido ese mismo día. 

Una copia del video fue entregada al periodista Gilberto Hume, el primer director de Canal N, para que lo transmitiera ni bien el FIM hiciera pública la denuncia contra y Alberto Kouri. 

Dos días después, tras el revuelo causado por la difusión, Fujimori convocó a su círculo más cercano a una reunión de emergencia en Palacio de Gobierno. Terminó desactivando el SIN y convocando a nuevas elecciones. El fujimorato, tras un régimen autoritario de10 años, llegaba a su fin. 

La congresista , que estuvo presente en esa cita, afirmó que los videos demostraron  “las presiones políticas” que ejercía Vladimiro Montesinos. “Los videos sirvieron para que la fiscalía y el Poder Judicial condenaran a muchas personas, en varios casos injustamente, porque se atribuyó que la verdad la tenía Montesinos y no era así”. 

¿Y si no se difundía el video?
Para el profesor de Ciencias Políticas de la PUCP Eduardo Dargent, la difusión del primer ‘vladivideo’ fue “clave” para evitar que Fujimori consolide su tercer gobierno.  “En esa coyuntura había muchas razones para que el fujimorismo pueda continuar [en el poder]: la mesa de diálogo promovida por la OEA había bajado su intensidad, la mayoría de fuerzas económicas estaban a favor de mantener la calma y la tranquilidad y la oposición había perdido presencia en las calles”, explicó. 

Dargent, autor del ensayo “Si el ‘vladivideo’ no hubiese salido a luz”,  indicó que Fujimori se hubiese visto fortalecido por el alto precio de los minerales, cuyos ingresos podría haberse usado en programas sociales y en asegurar que su hermano, Santiago Fujimori, lo suceda en el poder, para luego volver en el 2010. Es decir, sin el video Montesinos-Kouri, Fujimori no habría sido juzgado y en lugar de estar en la cárcel, seguiría en Palacio de Gobierno.  “[En el 2000] el fujimorismo aún tenía los recursos políticos y económicos para construir un discurso de continuidad. El video fragmentó al régimen y fue clave para que la relación entre Fujimori y Montesinos se rompa.”, acotó. 

El escenario 15 años después
Quince años después de la emisión del primer ‘vladivideo’, el fujimorismo, pese a  tener a sufundador en la cárcel, , continúa siendo una fuerza política, con presencia congresal y con perspectivas de cara a las próximas elecciones. Según la última encuesta de Datum, Keiko Fujimori tiene el 36% de las preferencias en las presidenciales del 2016. 

El analista político explicó que el respaldo a Fuerza Popular no se debe a una falta de memoria de los peruanos, sino a que los electores entre los 18 y 32 años no vivieron el fujimorato.  “Esto pasó cuando muchos de los votantes estaban en edad escolar. Un muchacho de 17 años  no está interesado en la política. Hoy, ese chico tiene 32 años. Entonces, la generación entre los 18 y 32 años no es que haya olvidado el fujimorismo, simplemente no lo vivió”, señaló. 

Tuesta indicó que el fujimorismo no ha hecho un reconocimiento pleno de que el gobierno de Fujimori vulneró el sistema democrático y los derechos humanos. “Lo que hacen de manera pragmática es distanciarse [de los noventas] sin cuestionar la figura de su líder histórico”, acotó. 

El vocero de FP, , afirmó que su grupo no cargará por siempre con el pasivo de los  ‘vladivideos’. “Eso quieren nuestros enemigos”, dijo. Insistió en la tesis fujimorista de que  el ‘Doc’ tuvo un poder paralelo al ex presidente. “Tener un súper asesor es un error que no se debe repetir”, concluyó.