Alejandro Toledo tendrá una audiencia telefónica este jueves 19 para determinar si el riesgo de contraer coronavirus en prisión justifica que se le de libertad bajo fianza. (Foto: GEC)
Alejandro Toledo tendrá una audiencia telefónica este jueves 19 para determinar si el riesgo de contraer coronavirus en prisión justifica que se le de libertad bajo fianza. (Foto: GEC)
Paolo Benza

Periodista

paolo.benza@comercio.com.pe

La fiscal federal Elise LaPunzina no está dispuesta a ceder. En un documento de ocho páginas ha respondido este miércoles a la nueva solicitud de reconsideración presentada por para salir de la cárcel. Allí, entre otros, critica que esta sea la sexta vez que el expresidente presenta un recurso con el mismo pedido.

“Este es el sexto intento en el que Toledo busca la libertad bajo fianza, o que se reconsidere una negación de esta”, se queja LaPunzina. Y luego dice que, en la moción enviada el lunes, el otrora líder de Perú Posible no acredita ninguna de las dos causales que justificarían liberarlo: “Ni que no existe ya riesgo de fuga, ni que hay circunstancias especiales”.

Ya no más

Parte importante de la tesis de LaPunzina está basada en que Toledo ha copiado y pegado –salvo en lo referido al – la mayoría de razones que le fueron rechazadas hace una semana por el juez Vince Chhabria. “Presenta exactamente los mismos hechos y argumentos sobre el riesgo de fuga que presentó en sus solicitudes de liberación y de reconsideración", dice la fiscal.

Pero LaPunzina también ataca el argumento del COVID-19. La fiscal dice que, para que esta enfermedad constituya una “circunstancia especial”, tendría que ser un riesgo solo para el expresidente, y no algo que amenace a toda la población penitenciaria. “Como Toledo mismo reconoce, la posible exposición a la enfermedad es un peligro que lamentablemente enfrentan todos los internos”, asegura.

LaPunzina también alega que no hay sustento para decir que Toledo está en riesgo de contraer coronavirus. “Actualmente no hay casos reportados de COVID-19 en Maguire [la cárcel del condado de San Mateo que alberga al expresidente]”, afirma. El lunes, que el personal médico del establecimiento.

Además, la defensa alegó que la zona es el “epicentro de la pandemia” en Estados Unidos y que en la vecina prisión de Santa Clara donde dos internos ya tuvieron que entrar en cuarentena porque el abogado que los entrevistó dio positivo para coronavirus. Sin embargo, LaPunzina resalta que Maguire ya elaboró un protocolo de medidas preventivas, el cual adjunta.

“La moción de Toledo no tiene en cuenta las medidas de precaución que Maguire ha implementado para mitigar el riesgo, que incluyen un plan de chequeo de quienes entran al lugar, recomendaciones para el monitoreo de los internos que pudieran haber estado expuestos al COVID-19, y la vigilancia del personal que pueda haber tenido contacto con infectados, entre otros”, dice la fiscal.

¿Y los síntomas?

Otra cosa que LaPunzina destaca es la extraña aparición de síntomas que Toledo presentó un día antes de enviar el oficio para reconsiderar su fianza. De acuerdo a información proporcionada por el sargento James Guilletti –el encargado de clasificar a los internos en Maguire–, “Toledo se quejó de tener síntomas de COVID-19 el 15 de marzo. Como resultado, fue aislado y monitoreado”.

Luego, Toledo fue trasladado a otra unidad en donde tendría aislamiento médico, según relató Guilletti a la fiscal. Entonces, el exjefe del Estado se quejó de haber perdido su derecho a las visitas y de ya no tener acceso al cuarto de entretenimiento. “Al 18 de marzo, ya no exhibe ningún síntoma de COVID-19. Toledo dice que los síntomas ya no existen”, asegura.

Esto constituye una paradoja para LaPunzina. Según ella, es absurdo que antes –– Toledo se quejaba de estar demasiado aislado y que ahora dice que no estarlo le genera un riesgo de contagio. En el oficio enviado por sus abogados, precisamente, se argumenta que el expresidente tiene demasiado contacto con potenciales portadores del coronavirus.

El riesgo de exposición [al virus] de Toledo es menor que el de otros internos. Hasta hace poco [...] tenía una celda privada y un baño que no era compartido con ningún otro recluso. De hecho, sus principales argumentos de que existía una circunstancia especial [que justificaba liberarlo] estaban basados en su reclamo de que le faltaba contacto con otros”, se queja LaPunzina.

Con todos estos argumentos sobre la mesa, el juez Thomas Hixson celebrará una audiencia telefónica este jueves 19, en la que participarán ambas partes y Eliane Karp. Esta última estará presente porque deberá pagar la fianza si Hixson le da la razón a su esposo. Pero la fiscalía ha pedido que, de ser esa la decisión, se les dé un tiempo prudente para apelarla al juez Chhabria.

Te puede interesar: