(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Redacción EC

El coronel PNP (r) , uno de los procesados por el caso de la presunta red criminal de Rodolfo Orellana, cumplirá lo que le resta de prisión preventiva en arresto domiciliario.

El juez Ricardo Manrique Laura decidió esta medida a favor de Benedicto Jiménez, quien aún permanece en el Hospital de la Policía por riesgo a sufrir algún problema cardíaco.

Cabe anotar que, en diciembre del 2016, el Poder Judicial varió la condición procesal de Benedicto Jiménez de prisión preventiva a arrestó hospitalario, debido a una enfermedad coronaria.

Según informó el Poder Judicial, el magistrado Manrique Laura tomó esta decisión basándose en el pronóstico reservado que mantiene Benedicto Jiménez y en el riesgo que corre Benedicto Jiménez de contraer alguna enfermedad intrahospitalaia.

"Jiménez Baca, de acuerdo a informes médicos, padece de enfermedad coronaria crónica, falla cardiaca crónica compensada y taquicardia ventricular sostenida. Asimismo, es portador de tres by-pass, uno de los cuales lo tiene obstruido, y un 'cardiodisfibrilador'", detalló el Poder Judicial.

Otro motivo a favor del procesado es que "no ha evidenciado una conducta obstruccionista" en la investigación seguida en su contra por el presunto delito de lavado de activos.

Fuentes de El Comercio explicaron que, para que se aplique el arresto domiciliario, primero se deberá verificar un domicilio a propuesta del detenido. Luego de que ello ocurra, Benedicto Jiménez dejará el hospital.

A través de las redes sociales, la hija del ex jefe del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) de la Policía Nacional manifestó su alegría por este fallo. "Muy felices de que mi padre Benedicto Jiménez por fin pueda estar en casa", escribió en Twitter.

MÁS EN POLÍTICA...

TAGS RELACIONADOS