Redacción EC

El 18 de julio de 1992, en horas de la madrugada, un grupo de militares ingresó a la zona donde estaban las residencias de estudiantes en la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, conocida como , y secuestró a diez personas acusándolos de ser miembros de Sendero Luminoso.

Tras meses de lucha, la información se filtró y llegó al Congreso y a la prensa. Los nueve estudiantes y el profesor de La Cantuta habían sido asesinados y enterrados, primero en Huachipa, y luego escondidos en un descampado en Cieneguilla. El hallazgo de los restos marcó el inicio de un proceso judicial que todavía no conoce final.

MIRA TAMBIÉN EN POLÍTICA...

TAGS RELACIONADOS