La Comisión de Constitución aprobó ayer el dictamen sobre la reforma del CNM e inició el debate del predictamen sobre el retorno a la bicameralidad. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)
La Comisión de Constitución aprobó ayer el dictamen sobre la reforma del CNM e inició el debate del predictamen sobre el retorno a la bicameralidad. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)
Martin Hidalgo Bustamante

Jefe de la Unidad de Periodismo de Datos

martin.hidalgo@comercio.com.pe

La Junta de Portavoces del Congreso inició su sesión de ayer con la oficialización de la cuestión de confianza anunciada en la víspera por el presidente Martín Vizcarra. La consecuencia inmediata de la medida fue que los voceros de las bancadas parlamentarias aceptaron ajustar sus tiempos para la aprobación de los proyectos de reforma judicial y política.

El plazo anunciado para hacerlo es el 4 de octubre, ocho días antes de lo acordado en el cronograma de la Comisión de Constitución, la cual viene dictaminando las iniciativas, que fueron presentadas hace más de 30 días hábiles.

La oficialización del anuncio del jefe del Estado se dio mediante un documento enviado al Congreso por el primer ministro César Villanueva, en el que se plantea la cuestión de confianza en nombre del Gabinete, y mediante un decreto supremo publicado en el diario “El Peruano”.

Tanto en la disposición legal como en la carta de Villanueva, se señala que la cuestión de confianza es por los ejes de la política general de gobierno: la integridad y lucha contra la corrupción, y el fortalecimiento institucional para la gobernabilidad, sustentados en los cuatro proyectos que están pendientes en el Congreso [ver infografía].

Según las fuentes consultadas, el único legislador que se mostró a favor de dar una respuesta drástica al requerimiento del Ejecutivo fue Mauricio Mulder (Apra), el autor de la norma vigente que cambió las reglas sobre la cuestión de confianza, y la cual se encuentra impugnada en el Tribunal Constitucional.

(El Comercio)
(El Comercio)

La vocera de Fuerza Popular, Úrsula Letona, expresó la necesidad de conocer con claridad el sentido de la cuestión de confianza pues, a su parecer, el Congreso venía trabajando con celeridad.

El vocero de Nuevo Perú, Richard Arce, pidió “pensar en la calle” y exigió medidas rápidas. El portavoz de Acción Popular, Víctor Andrés García Belaunde, propuso que el titular del Congreso envíe una carta al presidente Martín Vizcarra en tono cordial, pero señalando “precisiones constitucionales” como que no podía convocar a una legislatura extraordinaria cuando el pleno se encuentra en funciones y en sesión permanente. Hasta el cierre de esta edición, Salaverry aún no firmaba el texto de dicha carta.

Sumado a esto, se acordó convocar sesión plenaria para hoy para debatir los dictámenes aprobados hasta la fecha [ver nota vinculada].

—Cuestión de urgencia—
Tras la reunión de los portavoces, el presidente del Legislativo, Daniel Salaverry, oficializó el acuerdo de ajustar los tiempos en el cronograma de la Comisión de Constitución y de realizar el pleno hoy.

Hace seis días, el propio titular del Parlamento señaló que los tres proyectos de reforma política no tenían la misma urgencia que la iniciativa de reforma judicial.

Además, Salaverry aclaró que si bien el primer ministro ha sido invitado a plantear la cuestión de confianza mañana, esta no se votaría ese mismo día. “Será el pleno el que en otra fecha, cumpliendo el reglamento del Congreso, se reúna para debatir esta cuestión de confianza y tomar una decisión”, indicó.

Eso quiere decir, además, que la votación de la cuestión de confianza no implica la aprobación inmediata de las reformas.

—En su cancha—
Sobre las especulaciones respecto a la facultad constitucional de cerrar el Congreso ante una negativa de la confianza, el primer ministro dijo que todo dependía de lo que ocurra en los siguientes días.

“Quien tiene la llave para mantener abierto el Congreso o para cerrarlo es el propio Congreso”, afirmó.

En la mañana, desde Huarmey, donde inspeccionó un hospital, el mandatario Vizcarra expresó que la cuestión de confianza se presentó respetando la Constitución y que eso “fortalece la democracia”.

El jefe del Gabinete Ministerial convocó para ayer en la tarde a los voceros parlamentarios a una reunión en Palacio de Gobierno con el mandatario.

Según los portavoces Mauricio Mulder (Apra) y Alejandra Aramayo (Fuerza Popular), el jefe del Estado habría admitido que fue un error convocar una legislatura extraordinaria cuando el pleno se encontraba en sesión permanente.

Úrsula Letona, la vocera principal del fujimorismo, también sostuvo que Vizcarra entendió que era falso que su bancada haya intentado “desnaturalizar” la reforma judicial, como indicó en su discurso.

—Ajustes en el pedido—
El reglamento del Congreso señala que no procede una cuestión de confianza para promover una ley, tal como se desprendió del mensaje del presidente Martín Vizcarra.

El ex oficial mayor del Congreso José Cevasco indicó que, al hacerse referencia en el decreto supremo a políticas generales del gobierno, la cuestión de confianza procedía.

—Comparación con proyectos de Vizcarra—
1. Nuevo CNM revisará acciones de consejeros removidos.
Las comisiones de Constitución y Justicia aprobaron la disposición transitoria que planteó Vizcarra para que el nuevo CNM revise los nombramientos y ratificaciones de jueces y fiscales realizados por consejeros removidos por el Congreso.

2. Aprueban que CNM tenga siete y no cinco consejeros.
Ambas comisiones plantean que los nuevos consejeros sean siete y por un período de cinco años. Constitución precisa que los suplentes serán elegidos por orden de mérito, mientras que Justicia aprobó siete suplentes. Vizcarra había propuesto cinco titulares y tres suplentes.

3. No se incluye equilibrio entre hombres y mujeres en el CNM.
La participación equilibrada de consejeros hombres y mujeres que planteó el presidente no fue incluida por ninguna de las dos comisiones. Juan Sheput, de PpK, consideró que hacerlo afectaba la meritocracia.