Belaunde Moreyra renunció a Ética por su amistad con José Luna
Belaunde Moreyra renunció a Ética por su amistad con José Luna
Roger Hernández Sánchez

No solo los horarios y asuntos académicos han alejado al congresista de Solidaridad Nacional de la Comisión de Ética Parlamentaria, de la cual formaba parte.

El legislador ha anunciado su renuncia a dicho grupo de trabajo -también- por la amistad que mantiene con su colega de bancada e investigado por Ética, , sobre quien pesan acusaciones por contratar 'asesores fantasma' y por hacer un mal uso de los recursos del Congreso de la República.

“Tengo la sensación de que el congresista Mauricio Mulder va a dar la bienvenida de que yo salga, porque cuando pasé una carta donde decía que me abstenía de intervenir y participar en el asunto de mi distinguidísimo colega de bancada José Luna Gálvez, él me dijo que yo estaba haciendo mal, que estaba perjudicando el funcionamiento de la Comisión de Ética, y que el grupo de trabajo tenía que pasar por encima de cualquier lealtad partidaria”, manifestó Martín Belaunde Moreyra a El Comercio.

En línea con ello, el parlamentario de Solidaridad Nacional fundamentó que no puede ser juez de su compañero de agrupación, de quien tiene “una muy buena opinión”.

“Yo estoy seguro de que Mulder es un congresista que pasa por encima de la lealtad partidaria del Apra, cuando quiere hacerlo, pero yo le dije a él 'fíjate, Mauricio, no puede ser, yo tengo una muy buena opinión y una relación muy cordial con José Luna'. [Ahora que] ya no estoy en la Comisión de Ética, le deseo la mejor" de las suertes para que él [José Luna] presente sus descargos y pueda salir de esta situación enojosa en la que se encuentra”, mencionó.

Asimismo, estimó que en Solidaridad Nacional ya hay un reemplazo para él en la Comisión de Ética, e insistió que el nombramiento de la persona que ocupará el lugar que él deja se dé cuanto antes.

“Entiendo que el congresista Enrique Wong arde en deseo de reemplazarme. Yo creo que hoy mismo se decide el ingreso del congresista. ¿Para qué demorar? La Comisión de Ética necesita funcionar”, dijo a este Diario.

Por último, añadió que sus problemas respecto a la citada comisión también giran entorno a asuntos y horarios académicos. Martín Belaunde Moreyra contó que “estuvo encantado” cuando las sesiones pasaron de ser a las 4 p.m. en vez de las 5 p.m., pero que cuando los horarios volvieron a la normalidad debió ver perjudicadas sus demás actividades.

“Además, yo creo que si uno trabaja hasta las 6 p.m. en el Congreso, considerando que entro muy temprano, me parecería que estaba haciendo lo suficiente. Son razones académicas, yo, lamentablemente, no gozo del don divino de la ubicuidad”, sentenció.

LEE TAMBIÉN...