"Entre ser popular políticamente o ser impopular, prefiero lo segundo", afirma Diethell Columbis (Foto: Lino Chipana/El Comercio)
"Entre ser popular políticamente o ser impopular, prefiero lo segundo", afirma Diethell Columbis (Foto: Lino Chipana/El Comercio)
Martin Hidalgo Bustamante

Subeditor de la Unidad de Análisis Político

martin.hidalgo@comercio.com.pe

es vocero de y participa en la Junta de Portavoces, donde se define la agenda legislativa. Tanto en dicha instancia como en el pleno, ha advertido sobre la falta de rigor técnico que viene imperando en el . Advierte que en la elección de magistrados del , como en periodos anteriores, podría terminar imponiéndose el criterio político antes que el meritocrático. Y asegura que la bancada fujimorista ha aprendido las lecciones que les dejó el periodo disuelto.

— El 31 de agosto, publicó un tuit señalando la importancia de reflexionar sobre las acciones y omisiones durante la pandemia. ¿Cuáles diría que han sido las acciones y omisiones de este Congreso?

Acciones positivas, por ejemplo, te puedo decir el haber impulsado algunas leyes importantes, como el control concurrente [a la Contraloría] para que haga un acompañamiento a las obras durante la emergencia, y creo que nos quedamos cortos, debió ser más invasiva, radical, no sé cuál es el término, porque vemos cómo hace agua el gobierno con las compras. La ley de cáncer infantil que me parece un tema de humanidad, empatía con el dolor de familias.

— Y que demoró un buen tiempo para aprobarse...

Sí, es verdad. Y el tema de las AFP, con sus bemoles y todo, creo que fue un alivio para 6.5 millones de aportantes.

— ¿Y las omisiones?

Para tratar de hacerlo igualitario, ya que está tan usada esa palabra, una gran omisión son los dictámenes técnicos que sustenten proyectos, como en el caso de la ONP. Una agenda mejor estructurada, con no tantos temas para que cada pleno termine con una agenda culminada o, en el peor de los casos continuar en una sesión adicional. Pero no tener una agenda, como ahora, que arrastra temas de mayo o abril. Otra omisión quizás sea el hecho de demorar demasiado en abordar temas urgentes.

— ¿Cuál es el criterio de priorización de la agenda? Mencionó la ley de cáncer infantil que se demoró bastante tiempo, mientras otros temas no tan urgentes, como las leyes declarativas, les dedican sesiones enteras y son aprobadas rápidamente.

Yo sé que la crítica principal a las declarativas es sobre los distritos, pero yo critico más los otros tipos. Existe una ley especial con la estructura administrativa de la PCM y contiene un ítem sobre la declaración de necesidad pública.

— He revisado las normas declarativas sobre distritos y todas han sido observadas por el Poder Ejecutivo.

Es un tema de Ejecutivo versus Ejecutivo. He visto varias normas declarativas de distritos promulgadas por Vizcarra sin ninguna observación. Ahora te ponen ‘peros’ que además la mayoría no tiene sustento técnico.

— Los proyectos del Congreso, en este caso de los distritos, no tienen una sustentación técnica. Además, la Constitución establece que la demarcación territorial está en manos del Ejecutivo.

Una cosa es la declaratoria de interés para que se priorice la creación del distrito y otra el proceso de demarcación territorial que tiene su propia ley.

— Correcto, pero a lo que iba es que se crea una expectativa a la población con las declarativas. Una persona que no conoce de estos temas técnicos-legales asume que con esa ley declarativa ya se tiene que crear el distrito.

Sí, claro que sí. Eso es cuando hay, no sé si malos políticos o pésimos comunicadores políticos. O lo hacen adrede o de verdad no entiende lo que aprueban. Muchos han salido a decir que hemos aprobado 1 UIT y eso no es verdad, le creas una falsa expectativa a la gente que ahora piensa que va a retirar 1 UIT sin importar que solo tenga un fondo acumulado de 500 soles. Lo dicen mal, el ciudadano lo entiende tal cual se lo están comunicando mal, y se crea la falsa expectativa. Entre ser popular políticamente o ser impopular, prefiero lo segundo. Y no es que la pegue de santurrón, pero hay que ser un sin entraña para que en nombre de la popularidad electorera, algunos jueguen con las esperanzas de los que menos tienen.

— Revisamos los 22 proyectos que se presentaron sobre la ONP, y si bien usted fue uno de los que exigió una sustentación técnica en el pleno, su iniciativa señalaba en su análisis costo-beneficio que la medida no irrogaba gasto al Estado. ¿Por qué se da la presentación de proyectos sin el debido análisis costo-beneficio?

Si tú revisas la estructura de mi iniciativa que, sí debo reconocer, mi segundo texto fue mucho más detallado.

— El texto que presentó en el pleno, durante el debate, sí tenía una sustentación técnica. Me refiero a su proyecto que fue acumulado en comisión con otras 20 iniciativas.

Debo reconocer que a mi primer proyecto de ley le faltó desarrollar un poco más algunas ideas. Pero decía que no irrogaba gasto al Estado porque no estábamos hablando de devolver sin ninguna fórmula matemática dinero, lo que decía era que, en función a los aportes realizados, ibas a tener una pensión escalonada. Que es básicamente lo que está proponiendo la ministra [de Economía, María Antonieta] Alva y a la cual no le pienso cobrar regalías por apropiarse de mi propuesta y que al inicio dijo que no servía para nada. Volviendo al análisis costo-beneficio, en la cancha parlamentaria, desde la CEMOL [Comisión Especial de Ordenamiento Legislativo] hemos presentado propuestas.

— ¿Por qué le cuesta tanto a los congresistas hacer este trabajo técnico el análisis costo-beneficio?

Esa es una respuesta para la que necesitaríamos un psicoanálisis, y yo he sido formado en derecho. Deberíamos sentar a cada uno de mis colegas en el diván y preguntarles a ellos y a sus asesores. Porque no sustentan, sobre todo los presidentes de comisiones, cuál es el impacto de la norma. Sé que a muchos no les gusta que sea cargoso con los temas reglamentarios y lo han dicho públicamente. Entiendo que en tono de broma, algunos colegas dicen que no me complique mucho y que mejor le soplemos la pluma al Ejecutivo y que ellos se encarguen del pleito. Igual sigo insistiendo, así quede solo en el registro del diario de debates.

— El tema de las comisiones es interesante. Hemos revisado y demostrado que la Comisión de Defensa del Consumidor viene manejado la agenda económica del Congreso por encima de la Comisión de Economía.

De Economía me retiré porque me resultaba desgastante tener que con [José Antonio] Nuñez estar siempre contra la corriente.

— ¿Cuál diría que es el problema de fondo de Economía?

Que son muy económicos.

— ¿Eso es malo?

Sí, que son económicos en cuanto a argumentos, en el desarrollo de ideas, en trabajar dictámenes que están bien estructurados.

— ¿Es en ese espacio donde Defensa del Consumidor se han posicionado mejor? Nunca antes esta comisión había dictaminado sobre temas pensionarios.

Lo digo en un ánimo constructivo. Yo puedo discrepar con los dictámenes de Codeco [Comisión e Defensa del Consumidor], como lo he hecho, pero, por lo menos, tengo algo que leer. Si tienes solo un cúmulo de buenas intenciones, sin una posición clara, entonces ya no hay debate. Con [José] Luna [presidente del Codeco] tienes algo distinto, puedes coincidir o no, pero por lo menos tienes data, ves que invita viceministros, fiscales, funcionarios, cumple con las formalidades.

— Pero sus dictámenes siempre se van a los extremos: retirar el 100% de las AFP, retirar el 100% de la ONP.

Pero es una posición. Es la gran diferencia entre ambas comisiones. Con Luna puedes debatir una posición, si estás de acuerdo o no, y en Economía tienes que exigir que te planteen una posición. Me apena mucho que no se estén llevando adecuadamente las cosas en Economía.

— Revisando las votaciones de su bancada, tenemos que la mayoría de las veces que se fraccionaron fueron en temas económicos: la suspensión del cobro de peajes, el 6% del PBI para la educación, los ascensos automáticos en salud, y hasta en la interpelación a la ministra de Economía. ¿Por qué se da esta discrepancia en temas económicos?

Somos una bancada democrática. Somos 15 y debatimos intensamente. Hay congresistas que tenemos una misma visión, pero con un enfoque distinto. El debate dentro de la bancada es bien intenso, y no siempre se puede lograr consensos. En la ONP, teníamos dos posiciones distintas, pero los que votaron a favor tenían una postura técnica de cómo sustentar el egreso. Votaron a favor convencidos de que, por ejemplo, se podía pagar el dinero a través de las cobranzas pendientes que hay con Fonafe, que son 19 mil millones de soles. Las votaciones no tienen que ser monolíticas, todos en un solo bloque, estés o no estés de acuerdo.

— Hay temas de conciencia, eso siempre se da cuando tocas temas de derechos, por ejemplo. Pero en temas económicos siempre se vio al fujimorismo ir en una misma línea. Esa línea que se vio cuando la legisladora Martha Chávez y usted se opusieron a la ley que suspende el cobro de peajes, la misma que acaba de ser declarada inconstitucional. Ahora parece se ha abierto un flanco distinto.

No diría que es un flanco distinto. Diría que también hemos aprendido de las lecciones que nos dejó el periodo anterior, el periodo disuelto.

— ¿Cuáles serían esas lecciones?

Ya nos queda claro los criterios que desarrolló el Tribunal Constitucional para el tema de la estructura de las bancadas, cómo es el tema de libertad de conciencia. Temas que no estaban zanjados y ahora ya lo están. Estos criterios te marcan temas que debes interiorizar, recoger e implementar. Las sentencias del Tribunal Constitucional, la puedes criticar, pero se cumplen.

— ¿En el periodo anterior no había libertad de conciencia?

No, no creo eso. Quizás como todos tenían más experiencia parlamentaria y política en términos generales, era más fácil que puedan tener más claro todo el panorama. En esta bancada son tres los que tienen experiencia parlamentaria: Martha que es nuestra sensei, Mártires [Lizana] y Gilmer [Trujillo]. Todos los demás somos noveles en el cargo y nos ha tocado una coyuntura extremadamente complicada, y ese es un tema adicional que se tiene que evaluar en el desempeño del Congreso.

— La legisladora Martha Chávez ha retirado las palabras que expresó contra el ex primer ministro Vicente Zeballos, pero asegurando que solo lo hacía para no prestarse a una supuesta campaña. ¿Han hablado con ella sobre la necesidad de expresar disculpas públicas?

No hemos tenido oportunidad de tener reunión de bancada. Martha ya retiró la frase que generó toda esta polémica y además ha explicado ampliamente, como 10 o 15 minutos, en la Comisión de Constitución cuál fue el contexto. Y, como dijo el mismo [Omar] Chehade, el tema se da por zanjado. Si hay investigaciones, son temas que correrán el procedimiento que corresponde.

— ¿Para usted existió racismo en esa frase?

No, yo no lo veo como racismo. Me pareció expresiones pocos felices, pues se prestaba a que se generara todo este tema. Además, y a lo mejor Martha se molestará conmigo, la expresión ha generado que se enfoquen en la frase y no en el hecho de que se está designando a una persona poco competente, no para el cargo, sino en términos generales para cualquier cargo. Le dio el ’golden ticket’ para que el señor [Vicente Zeballos] se vaya tranquilo a Washington.

— ¿Y hablaron con Gilbert Alonzo por la frase donde aseguró que era congresista, pero no sabía por lo que votaba?

Yo le pedí que sea más cauto con el teléfono, con la laptop. Entiendo que sus declaraciones fueron una especie de broma, pero le pedí que tenga más cuidado. Yo entiendo que es una broma porque él me lo ha explicado, pero el resto se lleva a imagen de que un padre de la patria no sabe por lo que vota.

— ¿No le lleva a pensar que no puede tratarse de una broma, pero que en el fondo son varios los congresistas que pueden pensar eso realmente?

Con mucha pena, debo decir que he visto y escuchado a congresistas decir que votan sin saber lo que están votando. Y no me refiero al tema de Alonzo. Estoy hablando de otros congresistas. Que los sorprendieron, y votaron por una cosa cuando era otra.

— En algunas sesiones se han filtrado audios de congresistas preguntando sobre el tema por el cual se está poniendo a votación.

Eso es totalmente criticable. Lo mínimo que tienes que usar es tu vista y tu intelecto. Es vergonzoso, porque estás jugando a ser parlamentario y esto no es un juego. Estás debatiendo temas que tienen impacto social. Leer no causa alzheimer, como afirmó un excongresista. Así que no hay excusa para no leer y analizar cada tema antes de votar y opinar. Así evitamos declaraciones vergonzosas como que fueron sorprendidos y votaron por una cosa pensando que era otra.

— Otro de los puntos que se critica a este Congreso es la Comisión Especial encargada del proceso de selección del Tribunal Constitucional, que usted integra. Hasta la fecha no se ha presentado plan de trabajo, ni el reglamento de la elección. Además el presidente dice que demorarán 90 días, cuando la ley habla de aproximadamente 30 días. ¿Por qué tanta demora?

Sí, son 30 días hábiles. Lo primero que tenemos que resolver los dos pedidos de nulidad de la elección de la Mesa Directiva. Se está cuestionando la legitimidad de la presidencia, y después de eso veremos el reglamento que, con todas las demoras, espero que presenten una tesis doctoral y revisarlo. Pediremos un cuarto intermedio para revisarlo.

— ¿Van a poder asegurar que al final no va a terminar siendo un balotaje?

Sigue siendo un tema de votos. Todos me odian cuando digo esto, pero eso de que va a ser un concurso meritocrático es tan falso como la información que dio el ministro del Interior sobre el Thomas Restobar en Los Olivos. No va a haber ningún concurso de méritos per se, van a pasar el tamizaje previo con la prueba de conocimientos, la evaluación, el currículo y demás. Escogerán por puntaje, pero esos no van a ser miembros del TC. Porque después de esa etapa, pasan al pleno. ¿Qué pasa si el que tiene la mejor calificación no alcanzan los 87 votos? No entra y pasas al siguiente. ¿Qué pasa si los seis primeros que ganaron por meritocracia no entran? Escoges a partir del séptimo que no era de los mejores. ¿Dónde está la meritocracia?

— ¿Corremos el riesgo de una nueva repartija?

No le llamo repartija. Va a ser un tema de quien alcance los votos. Todos dijeron meritocráticos, nosotros evidenciamos en la Comisión de Constitución que no lo era. Pero los adalides de la moralidad del Congreso ni siquiera lo observaron, solo quería la foto para decir que era meritocrático. Va a terminar siendo un tema de votos.

— Va a depender de quienes se junten para lograr los votos para sus candidatos.

Van a ser magistrados del Tribunal Constitucional los que logren pasar la primera etapa y que en la segunda, en el pleno, logren un consenso de 87 votos. Para lograr esto, no se va a privilegiar necesariamente al que tenga mejor nota.

— Me refiero a que las bancadas, fuera del pleno, pueden ponerse de acuerdo sobre por qué candidatos votar, independientemente del tema meritocrático.

Yo lo que digo es que será magistrado del Tribunal Constitucional el que tenga mínimo 87 votos. Es un mérito tener 87 votos teniendo en cuenta la fragmentación en las bancadas, las votaciones poco predecibles. A lo mejor a eso se referían con lo meritocrático. Pero la ley no establece que el de mejor nota será magistrado. Gana el que tenga más votos.

— Ha criticado en redes la campaña del “Covid no mata solo” del Gobierno. Usted firmó el documento pidiendo el Gobierno una mesa de diálogo para una campaña de comunicación. ¿Por qué pedir un trabajo de comunicación y después criticar?

Nosotros pedimos que mejore la comunicación.

— ¿No se ha dado?

Han cambiado, pero cambiar no significa traumatizar a los familiares o echarle la culpa de todo al ciudadano. Es como lavarte las manos, una campaña traumatizante. Son bien fuertes los mensajes. La campaña comunicación no solo es el mensaje, sino también la intención y saber a quién va dirigido. El grueso de ciudadanos que se han contagiado y muerto no son los que consumen redes, sino son los ciudadanos que regresaron a la etapa de pobreza o pobreza extrema, y que perdieron todo. Para ellos el COVID-19 no mata solo, porque tiene de aliado al poder público que es una desgracia.

— Se puede criticar esa campaña de comunicación como también se puede criticar los spot del Canal del Congreso donde los legisladores salen dando recomendaciones con la mascarilla en el cuello.

Totalmente de acuerdo. Pero hay dos diferencias, cuando sacas al congresista no cuesta un sol, y en segundo lugar, el canal del Congreso no tiene el alcance que yo quisiera.

— Cuestión de creatividad del equipo de comunicaciones ¿No?

Yo no sé si mis propios colegas verán el Canal del Congreso. No sé si alguien además de quienes se dedican al análisis político o al seguimiento de los temas parlamentarios vean el canal. La obligación de comunicar es del Gobierno no del Congreso.

— ¿Le reconoce aciertos al Gobierno?

Me pareció bien cómo se ha venido estructurando el trabajo en algunos programas sociales. La llegada de Rosario Sasieta, quien me llamó después de que evidencié a los Centros de Emergencia Mujer inoperativos. El programa Techo Propio. Son cosas que se están dando. Tienen un montón de errores, y superan a las cosas positivas, pero me parece un acierto también el nombramiento de Pilar Mazzeti en Salud, y Walter Martos en la PCM. El ministro del Interior, Jorge Montoya, sí debe renunciar.

— ¿Van a firmar la interpelación?

Cuando nos llegue la evaluaremos. Como Diethell Columbus, no como vocero, creo que debería renunciar.

— ¿Y como ven la permanencia de la ministra Alva?

La ministra Alva creo que tiene todas las buenas intenciones del mundo. Creo que es una gran profesional, pero creo que es una pésima política. Últimamente ya estoy poniendo en tela de juicio si el equipo que la acompaña son tecnócratas o personas que están por ahí porque son amigos de alguien.

— ¿Diría que en esta coyuntura es más importante ser político que técnico? ¿Debería pesar ser más político que ser alguien que conoce la cartera?

Debería tener los dos. Conocimiento técnico, más aún en lo económico, y también ser político.

— ¿Qué implica ser político en esta coyuntura?

Ministros que han sido técnicos y políticos, por ejemplo, [Luis] Carranza.

— Pero tenía una bancada oficialista que lo podía defender o tender puentes.

No es que esté defendiendo a Carranza, pero es un profesional solvente y tiene olfato político. El señor [Alonso] Segura también creo que es solvente y tuvo muñeca política. La ministra Alva no dudo que sepa de economía, pero no tiene olfato ni muñeca política. Y lo más triste es que tampoco tiene colaboradores que la ayuden. Hace unas semanas, le dije que cumpla con designar al miembro de PerúPetro que faltaba, la ministra me contestó que ese tema lo veía Fonafe. Ella no contó con que Fonafe me iba a contestar, con copia a ella, diciendo que yo tenía la razón y que le correspondía a la ministra la designación. Se sopló un mes para hacer eso, cuando yo le había advertido y Fonafe tuvo que enmendarle la plana. La señorita conoce del tema de finanzas públicas, pero tiene unos asesores que son una desgracia.

— Las elecciones ya se vienen, ¿Keiko Fujimori será la candidata?

Yo no puedo hablar por los dirigentes. Yo hablo por mí, me gustaría que sea la candidata presidencial del partido. Primero tenemos que saber si Keiko decide postular o no.

— ¿Existe otra figura que pueda ser candidato o candidata de Fuerza Popular?

No me he puesto a pensar en eso. Para mí, la candidata presidencial es Keiko.

VIDEO RECOMENDADO

Sputnik V: Estudio preliminar arroja resultados positivos sobre la vacuna rusa