Desde una curul de la Bancada Liberal, Salvador del Solar planteó la cuestión de confianza. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/ GEC)
Desde una curul de la Bancada Liberal, Salvador del Solar planteó la cuestión de confianza. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/ GEC)
Martín Hidalgo Bustamante

Jefe de la Unidad de Periodismo de Datos

martin.hidalgo@comercio.com.pe

El ex primer ministro llegó temprano al y desde el inicio supo que tendría que sortear una serie de obstáculos para presentar la cuestión de confianza sobre el proyecto de ley que plantea modificaciones al sistema de elección de magistrados del Tribunal Constitucional.

Del Solar arribó minutos antes de las 8:00 a.m. y el primer problema que encontró es que debía esperar hasta una hora para poder ingresar a trámite su proyecto. La Mesa de Partes del Poder Legislativo abre recién a las 9:00 a.m., y no le aceptaron seguir el trámite directo por Oficialía Mayor, como ha sucedido en otros casos cuando se trata de un tema urgente.

El mismo problema afrontó el bloque minoritario de cinco bancadas que intentó ingresar una moción para que el Congreso suspendiera la elección de seis magistrados, convocada para la sesión de ayer.

El segundo revés para Del Solar vino desde la Junta de Portavoces, ya reunida para definir el procedimiento de la sesión plenaria. En la reunión de las máximas autoridades de los grupos parlamentarios se tomaron tres decisiones: se rechazó ampliar la agenda para que ingresara la moción que pedía suspender la elección; terminar con el proceso convocado por el Congreso; y que el debate de la cuestión de confianza se hiciera tras la designación de magistrados.

Definido el accionar que tomaría el pleno, el titular del Congreso, Pedro Olaechea, se disponía a iniciar la sesión, pero se vio interrumpido con la presentación de una moción de censura contra la Mesa Directiva. Aquí el pleno se salió de control.

—Detrás de cámaras—

Una serie de forcejeos en una de las puertas laterales de ingreso al hemiciclo llamó la atención de todo el pleno. El presidente del Consejo de Ministros intentaba ingresar para presentar la cuestión de confianza. El bloque que impidió el ingreso del primer ministro no solo estaba conformado por miembros de seguridad del Parlamento, sino también por legisladores de al menos cuatro bancadas.

Los forcejeos comenzaron minutos antes de las 11 de la mañana cuando Olaechea cedió la conducción de la sesión al legislador César Vásquez (Alianza para el Progreso) para poner al debate la moción de censura contra la Mesa Directiva. Las puertas laterales del hemiciclo siempre se mantienen abiertas, pero en esta oportunidad fueron cerradas por disposición del propio Olaechea antes de dejar el asiento de la presidencia.

Desde el interior del hemiciclo, las cámaras captaron a los oficialistas Jorge Meléndez y Alberto Oliva (Peruanos por el Kambio) forcejeando para abrir la puerta y permitir el ingreso de Del Solar y los integrantes de su Gabinete. Lo que las cámaras no pudieron enfocar era el tumulto que se produjo detrás de la puerta lateral izquierda del hemiciclo. La primera congresista que brindó detalles de lo ocurrido fue Patricia Donayre (Unidos por la República). “Rosa Bartra está atrincherada”, dijo. La confirmación de lo dicho por Donayre llegó a través de unas imágenes publicadas por la ministra de la Mujer, Gloria Montenegro.

Además de Bartra, en las imágenes se puede observar al legislador Gilbert Violeta (Contigo), quien, horas después del incidente, aseguró que se acercó a decirle al primer ministro Del Solar que esa no era la vía para ingresar al Parlamento. Según refirió, le indicó que debía seguir el protocolo, recibir la invitación del titular del Parlamento e ingresar por la puerta principal.

Otras fuentes presentes durante el forcejeo, indicaron que la congresista Rosa Bartra (Fuerza Popular) –titular de la Comisión de Constitución que archivó el proyecto de adelanto de elecciones del Ejecutivo– se mantuvo parada sin pronunciar palabra alguna, pero obstaculizando el ingreso al hemiciclo.

La discusión culminó cuando Olaechea envió a un funcionario para que autorizara la entrada del jefe de la PCM. Salvador del Solar ingresó, pero no acabaron los problemas, pues se impidió –por orden de la primera vicepresidenta del Congreso, Karina Beteta– el ingreso a su equipo de asesores (algo que se autoriza en una sesión plenaria normal).

Los asesores de la PCM terminaron viendo el discurso de su jefe en la Sala de Embajadores, el ambiente protocolar ubicado al ingreso del Parlamento.

—Curules oficialistas—

Del Solar ingresó al Parlamento y encontró espacio en las curules de la Bancada Liberal, con Gino Costa como anfitrión. Congresistas de otros grupos se acercaron a hablar con el primer ministro, y cuando la sesión se reinstaló, Del Solar pudo intervenir gracias a que Costa le cedió la palabra. “Como han presenciado, participé en el pleno de acuerdo al artículo 129 de la Constitución. Reconozco la cortesía del presidente del Congreso, pero no hacía falta”, dijo Del Solar al inicio de su discurso.

Los congresistas escucharon, pero postergaron la votación –a fin de aprobar o rechazar la cuestión de confianza– para la tarde. Casi a las 6:00 p.m., escasos minutos antes de que el presidente Martín Vizcarra anunciara la disolución del Congreso, el pleno aprobó la solicitud del Poder Ejecutivo.