(Ilustración: Víctor Aguilar Rúa)
(Ilustración: Víctor Aguilar Rúa)
José Carlos Requena

La presentación de la moción de censura contra la ministra de Economía, , abre un nuevo frente de incertidumbre en la relación Ejecutivo-Legislativo, (8/9/2020). La negligencia de abandonar el espacio parlamentario, patentada en la no presentación de una lista en las elecciones de enero último, es profusa en la producción de momentos de inseguridad.

PARA SUSCRIPTORES: Cecilia García, la congresista de Podemos Perú con carta libre para discursos agresivos

Más importante, grafica un nuevo momento que marcará la temporada electoral: la economía ya no está a salvo. Juan de la Puente lo resumía con antelación y precisión: “Por primera vez en 20 años, la economía está a merced de la política. No hay cuerdas separadas. El violento fin del ciclo de crecimiento coincide con un proceso electoral caracterizado por la falta de ofertas de innovación y debilidad de los liderazgos” ().

Comprensiblemente, no solo la economía sino también las instituciones que la gestionan han sufrido un marcado deterioro en años recientes. Como reseñaba hace unos días Martín Tanaka, “ni el MEF ni el BCR son percibidos ahora con el reverencial respeto del pasado y, más bien, empiezan a verse como cabezas de trofeo para campañas populistas” ().

De hecho, solo mirando al MEF, desde el 28 de julio del 2016, este portafolio ha tenido seis ocupantes, un promedio de algo más de ocho meses por gestión ministerial. De ser censurada Alva, se tendría que buscar al séptimo ocupante del precario despacho desde el inicio del lustro presidencial 2016-2021.

Si sirve como referente, Humala tuvo dos ministros de Economía (Luis Miguel Castilla y Alonso Segura), García, cuatro (Luis Carranza –dos períodos–, Luis Valdivieso, Mercedes Araoz e Ismael Benavides) y Toledo también cuatro (Pedro Pablo Kuczynski –en dos ocasiones–, Javier Silva Ruete, Jaime Quijandría y Fernando Zavala). De alguna manera, existía una continuidad que hoy exhibe vulnerabilidades.

En gran medida, la economía viene sufriendo el golpe de la precarización de la política, descabezada por escándalos de corrupción que tocan a todos los gobiernos desde el 2001, y dinamitada por el populismo plebiscitario del bienio 2018-2019. La correlación imperante en el Congreso, con casi la totalidad de las bancadas con algún grado de fragmentación, evidencia también este deterioro.

Las elecciones del bicentenario, las primeras desde 1990 que tienen como telón de fondo una severa crisis económica, serán claves para definir el rumbo con que ingresará el país a su tercera centuria. ¿Se optará por actualizar el modelo con una mirada franca que abra espacio a mejoras? ¿O se arriesgará lo avanzado en estos años en aventuras que suenan muy persuasivas, pero que entrañan severos riesgos?

La república peruana se fundó hace casi 200 años con un médico a cargo de las finanzas públicas: Hipólito Unanue. Sería una cruel ironía que el país ingresara al tercer centenario de vida independiente con la economía en cuidados intensivos.

VIDEO SUGERIDO:

Congresista Jhoseph Pérez Mimbela participó en fiesta de cumpleaños de su padre



TAGS RELACIONADOS