“Temo a los políticos dóciles, Pedro Pablo no es uno de ellos”
Sebastian Ortiz Martínez

Maximiliano Aguiar se define como un “consultor bombero”. El sociólogo argentino tomó las riendas de la campaña de en el momento más difícil: las disputas internas en Peruanos por el Kambio comenzaban a hacerse visibles y el economista solo tenía el 7% de intención de voto y estaba fuera de la segunda vuelta.

— ¿En qué momento de la campaña Pedro Pablo Kuczynski le pide sus servicios?
A principios de febrero llego al Perú para atender a otros clientes. Y a partir de algunas mediciones, como que la campaña no estaba en la situación deseada y que los contratos de otros consultores [Mario Elgarresta y Fernando Rospigliosi] concluía, me integro al equipo de campaña y comienzo a diseñar la estrategia de la primera vuelta.

¿Usted aceptó asesorar a PPK a dos meses de la primera vuelta y cuando la intención de voto a favor del candidato estaba en caída? ¿Por qué asumió el riesgo?
Porque me gustan los riesgos. Hay diferentes tipos de consultores, yo soy el típico consultor bombero. En general, cuando hay situaciones bastante complicadas me gusta asumir retos y suelo ingresar en campañas que están en crisis, como era el caso específico de esta campaña, porque es un desafío al que estoy acostumbrado. Me pareció una oportunidad interesante, Pedro Pablo me pareció un candidato fantástico y había una estructura a su alrededor interesante, que hasta ese momento no se había explotado. Había fuertes posibilidades de que el candidato retorne a la senda del crecimiento haciendo algunos movimientos en términos estratégicos, que son los que se hicieron.

— El consultor cubano Mario Elgarresta llamó al entorno de PPK, tras renunciar a seguir asesorándolo. ¿Cómo define usted al círculo de confianza del nuevo presidente?
Hay gente absolutamente capaz en el círculo más cercano [a PPK], es un grupo heterogéneo, algunos tienen más experiencia en campañas que otros, pero todos son excelentes personas.

— ¿A quién escucha más PPK? ¿A la empresaria Susana de la Puente o a Martín Vizcarra, integrante de su plancha presidencial?
Independientemente de la vida personal, la mirada política más escuchada es la de Martín Vizcarra.

— ¿Hasta dónde llega su influencia sobre Kuczynski?
Tengo que hacer una aclaración, hay dos etapas en la campaña: en la primera etapa yo me hago cargo de la estrategia global hasta dos semanas después de la primera vuelta. En la segunda vuelta yo tenía unos compromisos que atender en México e ingresó otro grupo de consultores también. Jordi Segarra y su equipo comienzan a trabajar en la estrategia [global] y yo me dedico a la supervisión de la campaña de los dos candidatos a las vicepresidencias.

— ¿Fue un desacierto de Kuczynski ser tan duro con Verónika Mendoza en primera vuelta? ¿No calculó que necesitarían de la izquierda para el balotaje?
A qué te refieres concretamente con tan duro.

— Al calificativo de la y a un video que apareció a poco de la primera vuelta…
Dos cosas. Uno: no hay labor más ingrata que la de un candidato. Te pongo el siguiente escenario: imagínate que te sigue una cámara 20 horas por día, a vos y a mí, tu candidatura o la mía no duraría ni tres días. Es realmente complicado estar con una cámara detrás y sobre todo en esta etapa de redes sociales. En esas condiciones a veces hay cuestiones del entorno de la campaña, como fue el caso de la ‘perra vida’. Pedro Pablo venía de tres actos seguidos, donde había estado bajo el sol durante muchas horas, y algunos inconvenientes organizativos que hicieron que cometa ese error, eso no fue calculado. Ni siquiera es lo que verdaderamente Pedro Pablo piensa de Verónika Mendoza. Y lo segundo: te puedo asegurar con claridad que ese video no salió del partido.

— ¿No le dijo a PPK que podía ser un error 'electoral' irse EE.UU. en la segunda vuelta?
Se conversó bastante sobre el viaje de Pedro Pablo, que no fue de una semana, sino de cinco días. ¿Qué sucedió en todo este proceso? El recambio [del equipo de asesores]. Yo estaba en México y el grupo de Segarra se estaba incorporando […] Tras ratificarse la victoria de Pedro Pablo, pediría que se fijen en lo que pasó en Estados Unidos. Quizás un defecto de nuestra campaña fue no generar una cantidad de hechos políticos [actividades] que cubriera esa decisión.

— ¿Es Kuczynski un político que sabe escuchar y que sigue las recomendaciones de sus asesores? ¿O es un candidato rebelde?
Son muy pocos los políticos que tengan raza política y experiencia que sean absolutamente dóciles, yo temo a los políticos dóciles, Pedro Pablo no es uno de ellos. Tampoco es de esos candidatos que no escucha, él escucha unas cuantas voces y después toma su decisión. En algunos casos esa tiene que ver con lo que le dicen sus asesores y en otros son decisiones basadas en su formación política. ¿Es un candidato dócil? No, creo que eso es una virtud.

— ¿Qué críticas hace a la presentación de PPK en el debate de Piura?
Pedro Pablo es una persona que tiene un nivel de conocimiento gigante sobre el Perú y que tiene desarrollado no solo en el papel, sino en su mente un plan de gobierno bien minucioso. ¿Qué pasó en ese debate? Lo cierto es que se pensó en su momento que con eso le alcanzaba y lo cierto es que los debates son ejercicios de oratoria, que no es el punto fuerte de Pedro Pablo. Pedro Pablo es un hombre de acción, no de discusión.  Y en ese punto, la deficiente preparación para el debate de Piura pasó factura.

— ¿Por qué estas idas y venidas sobre la presencia de Kuczynski en la marcha de “No a Keiko? ¿Usted qué le recomendó?
Ir a un movimiento social que no había sido organizado por Peruanos por el Kambio, que no era nuestro cierre de campaña, para intentar capitalizar, no era lo más consistente con la historia de Pedro Pablo como demócrata. Entonces, prefirió reunirse con los organizadores y no ir de manera directa. Mirándolo desde hoy, fue una decisión correcta.

— ¿Cree que PPK evaluó que iba a necesitar a los fujimoristas en el Congreso y por eso no fue a la marcha contra Keiko Fujimori?
Es interesante lo que vos planteas, porque en la política convive la ética de la conveniencia con la ética de la responsabilidad. Si Pedro Pablo buscaba la Presidencia como la estaba buscando no solo hay que ganar, sino también hay que gobernar. En ese contexto parecía que podía generar una polarización mayor de la polarización conveniente para la gobernabilidad posterior a las elecciones.

— ¿Del 1 al 10 qué peso a favor de PPK tuvo el respaldo de Mendoza?
Los votos no son endosables, con lo cual el apoyo de una determinada figura política no necesariamente implica que sus seguidores van a irse hacia otra determinada figura política. Sin embargo, esto marcó que había un bloque democrático importante que estaba apoyando a Pedro Pablo y seguramente fue útil. Yo sostengo que los votos de Mendoza ya habían ido a Peruanos por el Kambio a partir de que pasamos a la segunda vuelta. Los electores toman decisiones en virtud al menú que tienen disponibles. En ese sentido, ayudó, pero no creo que haya sido definitorio ni mucho menos.

— ¿Fue el audio que a Canal 5 determinante en la remontada de Kuczynski?
Hay un conjunto de elementos. El debate en Lima marcó un punto de quiebre hasta anímico dentro del equipo de campaña. Un segundo elemento fue el aluvión de apoyos políticos que se dieron en esa semana a favor de la candidatura de Pedro Pablo y un tercer elemento fue que ya había una acumulación de irregularidades en el marco de la campaña del rival. La entrega del audio por parte de Chlimper mostró algunas facetas de la campaña de Keiko Fujimori que ella no hubiese querido que se supiera. Y puso en realce otro aspecto: a Keiko se le vio sola, mientras que a Pedro Pablo al lado de una potente plancha. El rol de los dos vicepresidentes Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz, a quienes intentaron atacar, fueron vitales.

— ¿Crees que Keiko Fujimori perdió la elección por ese audio?
Ningún elemento por sí mismo explica un resultado electoral, creo que sí le afectó, de eso no tengo dudas. ¿Qué hubiera pasado si no se difundía? La verdad no lo sé, pero sí siento que eso afectó la campaña de Keiko Fujimori y formó parte de este combo de elementos que hacen que cambie tanto el escenario político en menos de una semana.

— ¿Cuáles fueron los momentos más difíciles en la campaña de Kuczynski?
Hubo dos momentos. El primero a inicios de febrero, el escenario que yo encontré, donde no había un norte claro y eso generaba bastantes problemas al interior. Y también hubo un bache sobre la tercera o cuarta semana posterior al mes de terminada la primera vuelta, cuando hubo un bajón en las encuestas. Lo cierto es que la publicación de encuestas afecta a cualquier campaña electoral y a los equipos. Esos fueron los dos momentos de mayor incertidumbre.

—  ¿Hay algún candidato peruano al que no hubiera asesorado nunca?
Asesoro como mucho gusto a Pedro Pablo, a Martín y a Mercedes, no me he puesto ante la opción de asesorar a otro candidato. Obviamente, hay algunas corrientes como el fujimorismo que no me genera demasiadas empatías.

— ¿Cuál es su lectura de la figura de Alberto Fujimori?
Para el no peruano es difícil entender el fujimorismo, porque es difícil entender el proceso en el cual el fujimorismo se dio. En muchas ocasiones a mí me ha costado explicar o que me entiendan fuera del Perú por qué el fujimorismo continúa siendo una opción política hasta hoy. [El fujimorismo] tiene características propias, surge en un momento histórico en particular, pero lo que se conoce afuera del Perú son los juicios por violación a los derechos humanos y corrupción [contra Alberto Fujimori] y a Montesinos, todo esa cuestión si es conocida, la otra cara del fujimorismo no. Es difícil explicar afuera del Perú al fujimorismo, yo lo miro con ojos de extranjero, a mí me cuesta pensar en esa opción política como viable.

— ¿Sin el antifujimorismo, PPK hubiese ganado la elección?
Si no existiese el antifujimorismo estuviéramos hablando de otro país, lo cual es impensable. El eje rector de la política en el Perú ha sido el fujimorismo y el antifujimorismo dese hace muchos años. Eso nos hace difícil pensar en la política peruana sin ese anclaje. Al ser Keiko Fujimori derrotada por segunda vez consecutiva, estamos hablando de una nueva etapa en el Perú. Los anclajes pueden pasar a ser otros: derecha e izquierda.

— ¿Se quedará como asesor del gobierno de Kuczynski?
No he hablado [con ellos] al respecto. Yo trabajo en muchas campañas electorales y una vez termina esta, me retiro. Por supuesto, también he trabajado en comunicación para gobiernos, pero es algo de lo que aún no hemos hablado. 

LEE TAMBIÉN...

TAGS RELACIONADOS