Francisco Sagasti inició su administración en noviembre con 44% de aprobación. Luego estuvo por debajo del 40% hasta este junio. (Foto: Alessandro Currarino | Archivo El Comercio)
Francisco Sagasti inició su administración en noviembre con 44% de aprobación. Luego estuvo por debajo del 40% hasta este junio. (Foto: Alessandro Currarino | Archivo El Comercio)
Sebastian Ortiz Martínez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

A un mes de dejar Palacio de Gobierno, el presidente ha alcanzado sus mejores cifras de aprobación. Según la más reciente encuesta de El Comercio-Ipsos, la administración del mandatario es aprobada por el 52%. Es decir, creció 22 puntos porcentuales en comparación a mayo último [ver infografía].

La politóloga Kathy Zegarra consideró que a pesar de que Sagasti inició su mandato con fallas, en la actualidad representa “una estabilidad” frente a la incertidumbre electoral.

“En los últimos meses el gobierno se ha fortalecido y esto se demuestra en el éxito de la vacunación. Y, además, en esta administración no se muestras cifras macro económicas negativas, o que por lo menos hayan sido generadas por él. De alguna manera, el presidente parece que demuestra estabilidad en un momento de incertidumbre política y electoral”, manifestó a este Diario.

Zegarra también señaló que tras la segunda vuelta puede existir una mejor valoración a Sagasti, debido a que ni Pedro Castillo (Perú Libre) ni Keiko Fujimori (Fuerza Popular), los dos candidatos del balotaje, ha sabido disipar los miedos que existen en torno a sus partidos. “No existe una esperanza de un buen gobierno en ninguno de los dos, no hay entusiasmo ciudadano”, subrayó.

Para el analista político Jeffrey Radzinsky, director del GFP, existen dos factores por los cuales la aprobación del jefe de Estado ha repuntado en el último mes.

“Hemos acelerado la marcha con el tema de la vacunación [contra el COVID-19], lo cual era una gran de manda. Al poco tiempo que ingresó [a Palacio] vino la segunda ola de la pandemia, los resultados fueron brutales, eso fue negativo. Pero rápidamente concretó la compra de vacunas y el proceso de vacunación se ha acelerado, hay un avance significativo”, remarcó.

Y el otro, de acuerdo a Radzinsky, ha sido los liderazgos políticos débiles de Castillo y Fujimori en el balotaje.

“El contrate de la propuesta que ofrece Castillo y Fujimori con la administración de Sagasti, hace que mucha gente tenga una mejor consideración de este último. En este contexto, la ciudadanía destaca a Sagasti. Y un hecho no menor, es posible que en un mes tengamos a un presidente que deje el cargo sin juicios y denuncias penales, eso sería importante para nuestra precaria democracia”, mencionó.

El analista político Enrique Castillo dijo que “la única y exclusiva” razón por la cual ha subido la aprobación de Sagasti es gracias a la labor de la Cancillería y del Ministerio de Salud. “La primero por haber adquirido las vacunas que se han podido comprar y que lo hizo a pesar de que Martín Vizcarra no pudo comprar una sola vacuna, y el otro, porque a pesar de los tropiezos iniciales se ha podido avanzar rápidamente el proceso de vacunación”, expresó.

Castillo, además, señaló que el actual gobierno ha tenido más problemas desde el punto de vista político que logros.

“No hay una primera piedra para un gran proyecto. Y en el tema de la lucha contra la pandemia, lo sucedido en Arequipa [con la variante Delta] y la posibilidad de una tercera ola, termina siendo una interrogante de cuán preparados vamos a estar para enfrentarla”, sostuvo.

¿Y el Congreso?

De otro lado, la encuesta también señala que el Congreso de la República es desaprobado por el 64%. Es decir, descendió en ocho puntos porcentuales en comparación a mayo. Solamente es aprobado por el 24%.

Castillo consideró que, si se compara la aprobación de este Parlamento con los anteriores, termina con una “media alta”, porque generalmente los Congresos cierra con 10% sus gestiones.

“Terminar con el 24% y retroceder en la desaprobación tiene algo de sorprendente, y tiene que ver con una serie de leyes que este Congreso ha dado, [de corte] populista, como el retiro parcial de los fondos de las AFP”, complementó.

Radzinsky coincidió en este punto con Castillo, en el sentido, de que un Congreso de solo 15 meses de mandato termine con 24% “no es tan bajo”.

Zegarra, en cambio, señaló que en el Parlamento en las últimas semanas se ha registrado el mal actuar de ciertos congresistas que buscan censurar a la Mesa Directiva.

La Constitución en debate

El 39% cree que la Constitución debe ser reformada de manera parcial por el nuevo Congreso, tal y como lo establece la actual Carta Magna, mientras el 32% opina que debe darse un cambio total a través de una asamblea constituyente, como lo propuso Pedro Castillo, candidato de Perú Libre, durante la campaña electoral.

Según la última encuesta de El Comercio-Ipsos, el 22% considera que la Constitución debe mantenerse sin cambios, y un 7% no precisa.


Para la politóloga Kathy Zegarra, es importante el “gran número” que considera que debe cambiarse de manera parcial la Carta Magna, aunque precisó que en general las reformas constitucionales no reflejan de “manera inmediata” una situación de cambio para los ciudadanos. “Es un cambio inmaterial, no es la construcción de un hospital o el lanzamiento de un programa social”, agregó.

También sostuvo que las cifras reflejan que la mayoría de peruanos “siente que algo debe cambiar” en el sistema políticos y en la estructura del Estado.

Zegarra indicó que una eventual administración de Castillo debe encarar la reforma de la Constitución a partir de la “vía de la legalidad” y aterrizar qué puntos se deben cambiar. “Se tiene que hacer un esfuerzo por recoger la opinión de los ciudadanos y buscar cuáles son los cambios más urgentes, no se puede hablar en términos generales como que ‘el pueblo quiere esto u otro’, sin saber realmente lo que se necesita”, subrayó.

El analista político Jeffrey Radzinsky, director del GFP, indicó que con la reciente encuesta de El Comercio-Ipsos queda claro que existe una mayoría ciudadana que reconoce que debe darse cambios a la actual Carta Magna. “Dentro de esta mayoría, hay un grupo minoritario que respalda la idea de una asamblea constituyente, lo que se debe tener en consideración”.

Radzinsky señaló que, si bien la asamblea constituyente fue una de las banderas de Castillo durante la campaña, entre las principales razones de quienes lo respaldaron no aparece esta medida de manera concreta. “La necesidad de cambio va en relación a elementos políticos y sociales. La demanda [de cambio] va más con cuestiones concretas y tangibles”, remarcó.

Un tercio respalda constituyente

El analista político Enrique Castillo tiene otra lectura del estudio de opinión de El Comercio-Ipsos, en el sentido, de que solo un tercio del país respalda una asamblea constituyente. “[En la práctica] es la suma de los votos de Castillo, Verónika Mendoza y otros grupos de izquierda [en la primera vuelta], Esto no sorprende”, expresó.

Castillo indicó que él ve más cerca a los ciudadanos que quieren una reforma parcial de la Carta Magna a los que están a favor de mantenerla como está.

“Hay personas que sienten que esta Constitución ha permitido crecimiento. Y los que piden una reforma parcial a través del Parlamento creo que se refieren a reformas políticas que, por ejemplo, permitan resolver el tema de la vacancia, la bicameralidad, si es conveniente o no reelegir a los alcaldes y gobernadores y otras reformas políticas”, manifestó.


Te puede interesar