Fuerza Popular. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / GEC)
Fuerza Popular. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / GEC)
Martín Hidalgo Bustamante

Jefe de la Unidad de Periodismo de Datos

martin.hidalgo@comercio.com.pe

La fragmentación del Congreso, que pasó de 6 a 11 bancadas, tiene su origen en Fuerza Popular, el grupo que pasó de 73 a 55 integrantes. De las cinco nuevas bancadas que se crearon en lo que va de este periodo, cuatro cuentan con al menos un ex miembro de Fuerza Popular. Incluso, dos de estas están integradas exclusivamente por ex fujimoristas: Cambio 21 y Unidos por la República.

Con la nueva correlación de fuerzas, el fujimorismo se ve obligado a mirar aliados más allá del Apra.

En los últimos 18 años, que abarcan cuatro periodos legislativos, no se había registrado tal fragmentación. Lo máximo a lo que se había llegado fue en el 2015 –al terminar el quinquenio pasado- cuando se llegó a nueve grupos parlamentarios. A menos de la mitad de este periodo, dicha cifra ya fue superada.

-Cambios postergados-
El Consejo Directivo del Congreso ya había aprobado una reestructuración de comisiones en enero, en base a las 10 bancadas que se tenían hasta la fecha. Cambio 21, Unidos por la República y la Bancada Liberal concretaron sus grupos tras el fallo del Tribunal Constitucional que habilitaba la creación de nuevas bancadas.

Pese a lo aprobado por el Consejo Directivo, los cambios aún no se concretaron debido a que no fueron ratificados por el pleno del Congreso. Desde aquella sesión del Consejo Directivo a finales de enero, el pleno sesionó en cinco oportunidades y en ninguna se tocó pese a figurar en la agenda.

“No lo ponen a consideración del pleno porque los fujimoristas y ‘topos’ votarían en contra”, explicó un congresista perteneciente a una de las bancadas nuevas que esperan por un cupo en los altos órganos y en las comisiones legislativas.

-Inclinando la balanza-
La fuente parlamentaria alega que Fuerza Popular (55) contará con el apoyo del Apra (5) y la recién creada Concertación Parlamentaria (7), sumando así 67 votos. Con este número de votos superan la mayoría calificada requerida para la aprobación de leyes y otras votaciones claves.

Hasta inicios de este mes, Concertación Parlamentaria estaba en negociaciones para concretarse como bancada y apenas alcanzaba los cinco integrantes. En ese escenario, Fuerza Popular no alcanzaba la mayoría calificada –llegaban a 5- y necesitaban de alguno de los no agrupados o debían requerir a convencer a miembros de otras bancadas como Edwin Donayre (APP). Ahora, con sus aliados votando en bloque, Fuerza Popular ya no tendrá que preocuparse porque algunos de sus miembros con perfil independiente –como Yeni Vilcatoma- no vote con ellos.

La buena noticia llegó con la presentación Concertación Parlamentaria con seis integrantes. Dos días después, se sumaría Marita Herrera para completa los siete miembros. Así, el nuevo grupo queda conformado por tres ex oficialistas, un ex izquierdista, un ex apepista y una ex fujimorista. Esta es la tercera bancada de Herrera: inició con el fujimorismo, luego pasó a Cambio 21 y ahora se sumó a Concertación Parlamentaria. Otras fuentes legislativas sostienen que miembros de la cúpula de Fuerza Popular fueron quienes convencieron a Herrera de salirse de Cambio 21 para sumarse a un nuevo grupo.

-Lo que se viene-
Fuerza Popular pierde principalmente el control en las presidencias de comisiones. En el 2017, cuando se dividió el Frente Amplio, los fujimoristas llegaron a tener 15 presidencias. Hoy, con la recomposición, deberían quedar solo con 9 de estas. ¿Cuáles debe dejar? Eso depende de la negociación en la Junta de Portavoces.

La pérdida de mayoría se repite en los altos órganos como la Comisión Permanente, la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales, la Comisión de Inmunidad Parlamentaria, la Comisión de Ética, así como en las 24 comisiones ordinarias.

En ciertos grupos, si se repite el criterio de lo último acordado en el Consejo Directivo, Fuerza Popular no podrá tener la mayoría ni siquiera con los votos de sus aliados. En el grupo encargado de analizar las acusaciones constitucionales llegan en bloque a 9 de los 19 votos; y en Ética suman 3. En ambos casos, el Consejo Directivo acordó elevar el número total de miembros para que todas las bancadas puedan obtener un cupo.

No se tiene fecha establecida para abordar el tema de la recomposición total, incluyendo a Concertación Parlamentaria, pero no se podrá postergar más allá de julio. A mitad de año son las elecciones internas para el cambio de la Mesa Directiva y con ello viene el cambio de presidencias y por ende la recomposición total del Poder Legislativo.

Mientras corre el tiempo, cualquier cosa puede pasar. Aún quedan cuatro no agrupados y varios rumores de más salidas en Fuerza Popular. “Fuerza Popular es un amalgama de independientes unidos con baba. Como no hay motivación con la reelección [eliminada en el referéndum] cada uno va a ver por sus propios intereses”, advierte Mabel Huertas, socia de la consultora política 50+1. Sobre la alianza entre Fuerza Popular y el Apra, Huertas añade: “En tanto los líderes de estos partidos estén en problemas con la justicia, la alianza les va a servir, se activará y desactivará a conveniencia”.

La otra gran incógnita es el futuro inmediato de Daniel Salaverry cuando deje la presidencia del Congreso: unirse a una bancada existente o crear una nueva fraccionando más a Fuerza Popular.