El ex vocero de la bancada oficialista responde por denuncias a su hermana y promete refundar, con otro nombre, PpK. (Foto: Juan Ponce/El Comercio)
El ex vocero de la bancada oficialista responde por denuncias a su hermana y promete refundar, con otro nombre, PpK. (Foto: Juan Ponce/El Comercio)
Fernando Vivas

Columnista, cronista y redactor

fvivas@comercio.com.pe

En una semana de serias denuncias que involucran a su hermana Giovanna, chats que mencionan al presidente y renuncias de congresistas a su partido, tiene mucho que respondernos.

—PpK es un partido con inscripción vigente y eso es apetitoso. Pero hay cuadros que están renunciando, ¿qué recibiría Juan Sheput?
De cara a una refundación partidaria en la que tiene que cambiar el nombre y el símbolo, la incorporación de Juan Sheput como militante y dirigente es una gran noticia. Él hace política desde la universidad. Para él, estar en un partido naciente es muy importante.
Te adelanto, algunos ministros del período Kuczynski se van a incorporar al partido y a sus comisiones [no quiere dar nombres].

—Hay anuncios de PpK que no se concretan. Por ejemplo, usted dijo que había renunciado.
Propuse mi renuncia a la encargatura de la presidencia, que era de PPK, pero el CEN pidió que esperara unas semanas. En el camino apareció la renuncia de PPK.

—¿Resolverán el dilema de si son o no oficialistas?
Sinceramente, creo que hay demasiado mito sobre ese debate existencial de si eres o no oficialista. Pongo un ejemplo: en julio del 2017 el partido hizo un balance crítico del gobierno y el primer ministro [Fernando] Zavala estuvo ofendidísimo. En diciembre, cuando le cayeron todas las críticas a PPK, ¿quiénes salieron al frente? El partido en las calles y yo en la defensa legal. Y si pasara algo con el presidente Vizcarra, saldremos a defenderlo. Lo que no puede pasar es que la discrepancia sea criminalizada, vetada.

—A propósito de discrepancia vetada, ¿no será que los congresistas que han renunciado [Jorge Meléndez, Alberto Oliva y Janet Sánchez] fueron invitados por Palacio a zanjar con el partido?
Lo tendrán que responder ellos. Yo tengo mis especulaciones e información que me ha llegado. Mientras no tenga las pruebas de lo que me han informado prefiero no hablar.

—Esto también tiene que ver con el reclamo de la militancia de trabajar en el gobierno. Jorge Villacorta dice que los militantes fueron relegados.
Ese es un debate ampliamente superado, porque se dio durante los primeros meses del gobierno de PPK. Con Vizcarra ni siquiera ha sido un punto de conversación.

—El partido tuvo un ministro y usted estuvo tentado de serlo.
Kuczynski me lo ofreció y se lo agradecí, pero creí que no era el momento para serlo y sugerí a Jorge Meléndez. PPK lo tomó muy bien e hizo un buen papel, pero eso no es el punto de partida para un acercamiento o distanciamiento con el gobierno. El punto de inflexión con este gobierno tuvo que ver con el referéndum. Hemos defendido la bicameralidad y lo seguimos haciendo. [El presidente] nos deja sin la que quizá era la más importante reforma política y con una no reelección que, creo, es dañina. Nos quedamos sin lo mejor y con lo peor de la reforma. [...] Si el gobierno revive esa cruzada, estaremos coincidiendo.

—Tengo que tocar un tema personal. Una denuncia de El Comercio menciona a su hermana Giovanna como quien disponía varios depósitos en la cuenta del partido, en un esquema similar al de otros partidos.
Injustamente mencionada, desde mi punto de vista.

—¿Usted la llevó a la campaña?
Sí, esto nace de un error conceptual. Ellos [los que han declarado sobre los depósitos] eran depositantes, no donantes. Por suerte, ya Alfonso Grados asumió responsabilidad sobre esta parte. Una persona X hace una donación al candidato o a la campaña, el candidato se lo entrega a Grados, que dice a la secretaria que haga el depósito. La secretaria no va, se lo da a otros.

—Esta gente está preocupada porque se ve el mismo esquema de otros partidos, hay denuncias de aportantes falsos como el propio Alfredo Thorne, los depósitos eran menores a US$10 mil para evitar dar más información.
Lo que hay es pánico, hay exceso de nerviosismo. En lugar de que salgan a explicar cómo eran las cosas y quién cumplía cada función, salen a decir: “Yo no tuve nada que ver, pregúntenle al partido”.

—¿Su hermana le ha contado de algunas donaciones legales que pudieron sustentar esos depósitos?
Todas están informadas a la ONPE y no me voy a sentar a conversar eso con mi hermana, porque ella no respondía a mí durante la campaña, sino a Grados.

—Barata dijo que entregó US$200 mil a Susana de la Puente en el 2011.
Ella lo ha negado, eso tendrá que ser probado. Yo tengo que creer en la palabra de Susana de la Puente y en la de PPK, que nos ha dicho que todas las donaciones fueron legales.

—Hay tantas evidencias de otras entregas de Odebrecht, que...
El hecho de que otros, Fuerza Popular, Apra y PPC, que tenían autoridades y eran preferidos en las encuestas del momento, recibieran no nos hace culpables.

—¿Otros reciben, nosotros no?
Tienes derecho a especular, que se investigue. No pidas que yo sentencie a la señora De la Puente.

—¿Ella era ‘fundraiser’, esa era su función en las dos campañas?
Sí, como amiga de Pedro Pablo siempre estuvo muy cerca de él, siempre estuvo ayudando y probablemente en la parte financiera. Creo que ella misma lo ha dicho y no es un delito. Pero la única persona que puede decir quiénes lo acompañaban en la recaudación de fondos es Kuczynski.

—¿Y cuál era la relación de ella con Grados?
No lo sé, era un gerente de campaña que veía, como él ha dicho en dos entrevistas, tenía la función de ver los ingresos y los egresos. [...] Kuczynski tenía un equipo de levantamiento de fondos, de financiamiento de campaña, él mismo ha estado al frente de eso. Como es un tema muy delicado, la plata, era un equipo de su absoluta confianza.

—¿Usted estaba en ese equipo?
En ese equipo no estábamos quienes veíamos la parte política. También es cierto que la función de Martín Vizcarra, como jefe de campaña, no era la de ver dinero y financiamiento. Que él podría como vicepresidente haber apoyado con algunas gestiones, con algunos contactos, a lo mejor. Pero eso lo sabrá él y lo sabrá Kuczynski, no me corresponde a mí decir ni sí ni no.

—Hubo un caso de corrupción en el gobierno de PPK con la militante Gianina Manrique usando el programa Mi Barrio. Su hermana Giovanna aparece ligada a este personaje en fotos y videos.
Yo no sabía que mi hermana era el centro de esta entrevista.

—Es uno de los temas.
Todos tienen que ser responsables por sus propias decisiones, por sus propios actos. A mi hermana la mencionan y ella no tiene la condición de investigada.

—Aparece en fotos en la zona donde hubo las coimas.
Mucha gente se le acercaba, porque creería que así se podía acercar a mí o a Kuczynski. Es uno de los pasivos que tuvimos que asumir en su momento, estar próximos a Kuczynski. Cuando ocurrió lo de la señora Manrique la separamos. [...] En el Perú existe la imprescriptibilidad de delitos de corrupción porque yo lo propuse y fue aprobado en el Congreso.

—Las revelaciones sobre las campañas van a seguir. Por qué no adelantarse. ¿Algo que contarnos?
En el caso de PpK las aguas van tomando su nivel. Estas discrepancias son en gran parte por el pánico que llevó a que los invitados que tuvieron el manejo de la campaña del 2016 negaran, en un primer momento, los cargos y responsabilidades que tenían, pero ahora ya lo reconocen. A raíz de correligionarios que han dicho que podíamos generar inestabilidad, aquí está la carta de PpK [la muestra] que pide al presidente Vizcarra reunirnos, es del 15 de febrero, antes de los chats. Uno puede tener discrepancias, pero eso no tiene que limitar el diálogo.