El congresista Gilbert Violeta consideró que la Bancada Liberal compite con Peruanos por el Kambio “para tratar de ser más oficialista”. (Foto: Paco Sanseviero / GEC)
El congresista Gilbert Violeta consideró que la Bancada Liberal compite con Peruanos por el Kambio “para tratar de ser más oficialista”. (Foto: Paco Sanseviero / GEC)
Sebastian Ortiz Martínez

El congresista Gilbert Violeta consideró que Peruanos por el Kambio no será un partido de oposición al gobierno, pero sí indicó que debe sentar “una voz crítica” frente a este. Agregó que no cree que esta posición signifique que su bancada en el Parlamento se vaya a quebrar.

— ¿La renuncia del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski a Peruanos por el Kambio marca un punto de quiebre en su partido? ¿De qué tipo?
Creo que marca el desarrollo de una nueva etapa, aunque en realidad Pedro Pablo Kuczynski ya no venía ejerciendo la presidencia del partido desde abril del 2016. Sin embargo, el hecho de tener una renuncia permanente al cargo de presidente nos deja a quienes seguimos en el partido en la necesidad de enfrentar un nuevo reto. Un reto de liderazgo, organización y refundación partidaria. ¿Y por qué digo refundación? Porque el partido tendrá que tomar decisiones sobre el cambio de nombre, de símbolo, de una nueva estructura partidaria y de la revisión del ideario y estatuto. No solo es una cosita, no es un arreglo de maquillaje, del símbolo y punto.

— PPK, en su carta de renuncia, afirma que hubo “un complot” para retirarlo de la presidencia. ¿No cree que esta afirmación puede afectar al gobierno de Martín Vizcarra?
Bueno, Pedro Pablo Kuczynski será la persona que explique mejor los términos de su aseveración, es efectivamente una afirmación fuerte, todos nos quedamos un poco sorprendidos, pero la respetamos porque es su apreciación personal.

— El tono de la carta de PPK no se condice con lo que usted afirma, que se retira aprovechando un tema procedimental, sino que parece estar golpeado y hasta defraudado de su propio partido…
Esa es una apreciación suya y la respeto, pero le puedo alcanzar el documento [del Jurado Nacional de Elecciones]. Este tema nace porque el JNE le dice a PPK que él solicitó licencia de la presidencia de Peruanos por el Kambio, porque iba a asumir la Presidencia de la República, pero que al ya no ser presidente de la República, el motivo que argumentó ya no existe. Por lo tanto, él tenía que acudir nuevamente a la presidencia del partido. Pero está claro que Pedro Pablo, por la situación personal y legal que tiene que atender, no tiene ni tiempo ni cabeza para dedicarse a la conducción del partido, y eso lo lleva a renunciar. Pero también es cierto que a raíz de distintas declaraciones que se dieron por el lado de la bancada y de algunos dirigentes, Pedro Pablo utiliza este momento para hacer una suerte de llamado de atención.

— Precisamente, el ex presidente Kuczynski cuestiona a quienes “con frecuencia declaran, supuestamente a nombre del partido”. Los acusa de ser partícipes de “intrigas políticas”. ¿A quiénes se refería? ¿A algunos integrantes de la dirigencia?
Eso hay que preguntárselo a él, yo tengo una extraordinaria relación con Pedro Pablo, cada vez que puedo me acerco a conversar con él, a intercambiar opiniones sobre lo que pasa en el país.

— El congresista Salvador Heresi agradeció a PPK “por todo lo bueno” que le dio al partido, pero hace unos meses pidió su expulsión…
Saludo que Salvador Heresi haya sabido felicitar y agradecer el trabajo de liderazgo que durante años ha tenido Pedro Pablo frente a Peruanos por el Kambio, porque más allá de las discrepancias y de las denuncias y los dichos de Salvador, lo cierto es que hay que saber tener hidalguía para reconocer el esfuerzo de PPK para organizar el partido desde sus cimientos. Ese es un mérito que nadie se lo va a quitar.

— ¿Peruanos por el Kambio es ya un partido de oposición al gobierno?
No, no lo es. De hecho, en nuestra asamblea nacional tendremos que analizar la coyuntura para hacer un balance sobre los avances del gobierno en estos dos años y medio, tanto en la etapa de PPK y en la de Vizcarra. Seremos autocríticos y sabremos reconocer que se ha logrado avanzar y también asumiremos lo que no se ha hecho.

— ¿No es una contradicción que el partido Peruanos por el Kambio pueda ser oposición y la bancada, oficialista?
Sí, pero esa disyuntiva o diferencia no existe para comenzar y, si existiera, se definirá en su momento. Dejemos que sea la asamblea [del partido] la que defina la posición política y dejemos que la bancada defina su propia posición política, que también tiene derecho a tenerla.

— En el hipotético escenario de que Peruanos por el Kambio defina ser un partido de oposición, esta postura también debe ser asumida por la bancada…
No puedo hablar en nombre de toda la asamblea, pero sí dar mi apreciación personal: no creo que Peruanos por el Kambio vaya a ser un partido de oposición, tiene que ser una voz crítica, pero constructiva. Peruanos por el Kambio tiene que ser la voz que le recuerde a quienes gobiernan –a los ministros y a los funcionarios públicos– que este gobierno se instaló porque hubo un partido político que se comprometió frente a 30 millones de peruanos con un plan. Nosotros tenemos que defender y procurar que ese plan de gobierno se cumpla, esa es nuestra misión, eso no es ser oposición. Y Peruanos por el Kambio tampoco tiene que ser un partido para las tribunas o para llevar portátiles que aplaudan a los ministros, esa no es nuestra obligación.

— Ser una voz crítica, tampoco es ser oficialista.
No necesariamente. ¿Por qué ser oficialista tiene que ser sinónimo de "sí señor"? La política del "sí señor" no le hace bien a nadie, no le hace bien al propio presidente [Martín Vizcarra] ni a los congresistas, porque significa renunciar a la capacidad crítica que todo ser humano tiene para tratar de mejorar las cosas, sino somos un grupo complaciente con todos.

— ¿Hay integrantes de su bancada que aplican la política del "sí señor"?
Hay parlamentarios que renuncian a ser una voz más crítica, pero hay quienes creemos que ser una voz crítica es la mejor manera de ayudar a la gestión [del presidente Vizcarra]. Solo con miradas complacientes no se puede avanzar.

— Si el partido Peruanos por el Kambio decide ser “un voz crítica” al gobierno, ¿esto puede provocar el fraccionamiento de su bancada?
Creo que no, uno cuando vive en democracia tiene que aprender a aceptar que un grupo no tiene que ser monolítico y de pensamiento idéntico. Un grupo debe tener discusión de ideas y posiciones distintas, pero al final de ese proceso de debate y de confrontación una posición debe primar. Eso es lo que importa en una democracia, que las posiciones finalmente concilien para permitir expresarse como un bloque.

— El congresista Jorge Meléndez advirtió que PpK corre el riesgo de convertirse en “un vientre de alquiler”. Agregó que algunos dirigentes toman decisiones a título personal, como la del cambio de nombre…
Jorge Meléndez no solamente es vocero [de la bancada], también es miembro del Comité Ejecutivo Nacional del partido y estuvo invitado a la reunión de la Comisión Política. Espero que sus declaraciones sean expresiones que se han descontextualizado, porque no me imagino a un dirigente con la responsabilidad que tiene Meléndez opinando una cosa así. Sinceramente no lo comparto, me parece que está completamente fuera de lugar.

— ¿Cuáles son los tres principales objetivos de PpK en el Congreso?
El primero es ayudar al desarrollo del plan de gobierno. La ex ministra Claudia Cooper ha escrito hoy [martes] un artículo extraordinario en El Comercio sobre los retos del futuro, entre ellos la formalización, que fue el eje central de nuestra propuesta de gobierno. ¿Cómo podemos renunciar a ese tema? Eso se lo tenemos que recordar a quienes gobiernan. Después, contribuir con la reforma política, judicial y del Parlamento. Y por último, realizar gestiones concretas para cumplir los objetivos en infraestructura.

— ¿Es la Bancada Liberal la nueva bancada oficialista, como lo afirmó el parlamentario Juan Sheput?
La Bancada Liberal hace los méritos y compite con Peruanos por el Kambio para tratar de ser más oficialista y tratar de ganarse la posición. Pero si pueden existir 10 bancadas oficialistas o progobierno, bienvenidas. Nosotros sabremos marcar nuestra posición bajo nuestro estilo. La Bancada Liberal quiere hacer su trabajo a su manera, bueno, es derecho de ellos. Particularmente, no me adscribo a muchas de las cosas que se dicen o se hacen en la Bancada Liberal.

— ¿Ha llegado el momento de que el gobierno entable un ronda de diálogo, a fin de definir una agenda en común? ¿Cuáles serían los puntos?
El presidente Vizcarra prometió hacer una ronda de diálogo con todas las organizaciones políticas, precisamente para hacer una agenda. Luego en el Parlamento se aprobó una comisión multipartidaria para definir una agenda política parlamentaria, pero ni una cosa ni la otra se terminó de implementar. ¿Por qué no somos capaces de generar diálogo, construir consensos y hacer una cosa tan básica como una agenda política para el país? Es increíble, pero eso es porque nos está faltando diálogo político en todos los frentes.

— De acuerdo a la última encuesta de Ipsos, el presidente Vizcarra tiene un respaldo del 63%, pero su gobierno solo es aprobado por el 35%. ¿A qué se debe esta diferencia?
En que la población ha sabido reconocer las decisiones de liderazgo del presidente Vizcarra. Por ejemplo, para enfrentar las reformas constitucionales, pero la población ve que todavía hay metas de gestión que no están marcando la misma dinámica. Entonces, termina reconociendo más la labor del presidente Vizcarra que la de los ministros.