Héctor Valer Pinto había sido nombrado el martes 1 de enero como sucesor de Mirtha Vásquez, quien renunciara tras discrepancias con el presidente Castillo y su entorno. (Foto: PCM)
Héctor Valer Pinto había sido nombrado el martes 1 de enero como sucesor de Mirtha Vásquez, quien renunciara tras discrepancias con el presidente Castillo y su entorno. (Foto: PCM)
Ana Bazo Reisman

El congresista se convirtió este sábado en el primer ministro más breve de los últimos 42 años. Entre su nombramiento y anuncio de renuncia pasaron poco menos de tres días completos, pero se mantuvo despachando mientras aún no se designó a su reemplazo. En conferencia de prensa, el propio Valer hizo pública su carta de dimisión, redactada el 4 de febrero, pero recibida con fecha de hoy. Junto a él, todo el Gabinete de Ministros del presidente entró por tercera vez en crisis total durante este primer medio año de gobierno.

LEE TAMBIÉN: Pedro Castillo cambió más jefes de PCM que otros arranques de gobierno en las últimas cuatro décadas

“He tomado la decisión de recomponer el Gabinete Ministerial, y estos cambios se harán con apertura a las fuerzas políticas y académicas del país”, había informado Castillo la noche del viernes por mensaje a la Nación. Valer Pinto había asumido el cargo la noche del martes, pero su permanencia se tornó insostenible tras la revelación periodística de una serie de denuncias y antecedentes en su contra. No obstante, el mandatario alegó que el cambio se debe a que el Congreso “emitió su negativa” cuando Valer solicitó hoy que se programe para el sábado la presentación para su investidura ante el pleno.

Entre los cuestionamientos a Valer están sus cargos judicializados por violencia familiar, reportes policiales sobre agresión a un vigilante y una investigación fiscal por presunta colusión para beneficiarse de un contrato con una municipalidad en Ucayali. La tarde del jueves, el saliente primer ministro deslizó la antesala de una disolución del Congreso, al sugerir que se convertiría en la primera “bala de plata” si es que este no le otorgaba la confianza.

Valer deja el cargo brevemente después de haber reiterado tener el respaldo del mandatario. Su efímero paso por la PCM supera al de Ántero Flores-Aráoz, quien estuvo en el puesto por seis días hasta la caída del gobierno de Manuel Merino en el 2020. Le siguen las designaciones de Pedro Cateriano (2020), quien permaneció solo 22 días, y de Guido Bellido (2021), quien no llegó a los 70.

El récord de Héctor Valer es también el de Pedro Castillo. Desde que asumió la presidencia del Perú hace seis meses, Castillo Terrones ha cambiado de presidente del Consejo de Ministros en tres ocasiones. Con la nueva remoción, nombrará a un cuarto jefe de Gabinete en este corto lapso.

El paso de Valer no ha sido el más efímero de la historia. Por sobre su récord en cuatro décadas, está el que dejara años antes Miguel Mujica Gallo, jefe de Gabinete designado por Fernando Belaunde Terry en su primer periodo. Mujica juró al cargo el 2 de octubre de 1968, un día antes del golpe militar que retiró a todo el gobierno.

Designación fallida

El jueves, el también congresista encabezó una conferencia de prensa en la que pretendió defenderse de las denuncias que su esposa [fallecida] e hija habían presentado contra él en el 2016. Según Valer, los documentos, incluyendo la resolución judicial que dictó medidas de protección para su esposa, son irregulares. Además, cuestionó la veracidad del examen médico legal que certificó la agresión de Ana Montoya y de los testimonios ingresados en la Comisaría de San Borja.

Valer había señalado que no renunciaría y que sería "un hueso duro de roer" frente a imputaciones "de trasfondo político". (Foto: GEC)
Valer había señalado que no renunciaría y que sería "un hueso duro de roer" frente a imputaciones "de trasfondo político". (Foto: GEC)

En el encuentro frente a periodistas advirtió también que promoverá una investigación contra las autoridades que atendieron la denuncia y el proceso. Su intento de defensa incluyó también la exposición de publicaciones personales de su hija en redes sociales. La presentación de Valer solo suscitó mayor indignación general y el pronunciamiento en protesta de organizaciones feministas y mujeres académicas, además de otras instituciones de la sociedad civil. Ante la crisis política, colectivos ciudadanos anunciaban una movilización para este fin de semana.

Desde la mañana del viernes, algunos integrantes de su propio Gabinete pidieron su renuncia. El primero fue Roberto Sánchez, ministro de Comercio Exterior y Turismo, quien se mantiene en el puesto desde iniciado el gobierno. Luego, se pronunció Hernando Cevallos, titular de Salud que también entró al Ejecutivo en julio. De manera menos directa, hizo lo propio el canciller César Landa, quien juró al cargo junto al fugaz jefe de PCM.

En paralelo, el congresista Valer era rechazado por asociaciones defensoras de comunidades indígenas debido a una iniciativa que promovió en el 2009, cuando era funcionario del Instituto para el Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos (Indepa). De acuerdo con la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (), quiso dividirlos con un proyecto de fondo político que respaldara la acción policial durante el ‘Baguazo’.

La designación de Valer no fue la única cuestionada. José Luis Gavidia, quien juró como ministro de Defensa, registra una denuncia del 2021 por violencia familiar, mientras que Alfonso Chávarry, de la cartera del Interior, cuenta con procesos y denuncias por presuntos abuso de autoridad, tráfico ilícito de drogas y corrupción.

En el ministerio del Ambiente, se designó a Wilber Supo, quien no tendría la experiencia para el sector. Los titulares de la Mujer, la congresista Katy Ugarte, y Cultura, Alejandro Salas, también recibieron críticas por falta de idoneidad y archivo de declaraciones contrarias a las políticas de esos despachos.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO:

Héctor Valer se presenta a las afueras del Congreso

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más