La jefa de la OCMA, Ana María Aranda, renunció a la Comisión de Reforma del Poder Judicial. (Foto: Archivo El Comercio)
La jefa de la OCMA, Ana María Aranda, renunció a la Comisión de Reforma del Poder Judicial. (Foto: Archivo El Comercio)
Redacción EC

La jefa de la Oficina de Control de la Magistratura (), Ana María Arana Rodríguez, señaló que desde su institución no tuvieron un “acceso previo” a los audios que involucran a jueces, fiscales y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) que se produjeron a través de interceptaciones telefónicas legales.

Ana María Arana remarcó que no está dentro de las competencias de su institución realizar “todas las pesquisas para descubrir delitos”, sino que esa es competencia del Ministerio Público, quien es el titular de la acción penal.

“Debemos precisar que los hechos difundidos por los medios han salido a la luz como consecuencia de las investigaciones a una organización criminal, es decir que la OCMA no tuvo acceso previo a este tipo de información, en cuyo caso se coordina con el Ministerio Público”, refirió Aranda a través de un pronunciamiento.

La jefa de la OCMA rechazó los cuestionamientos que se le hicieran porque supuestamente omitió actuar en el descubrimiento de los hechos ocurridos en el sistema judicial.

“Sin embargo, enfatizo en que se trata de presuntos delitos […] que habrían sido cometidos por altas autoridades del Poder Judicial y otros. Recordemos que en estos casos todas las pesquisas para descubrir delitos no son atribuciones de la OCMA sino del Ministerio Público”, refirió.

No obstante, Ana María Arana también precisó que una de las funciones de la OCMA es “imponer sanciones administrativas en casos comprobados, a través de un procedimiento disciplinario, a jueces y auxiliares del Poder Judicial”.

“En el caso de jueces supremos no somos competentes; [le] corresponde al Consejo Nacional de la Magistratura o al Congreso [emitir sanción alguna]”, acotó.

TAGS RELACIONADOS