(Ilustración: Víctor Aguilar / El Comercio)
(Ilustración: Víctor Aguilar / El Comercio)
Alexander Villarroel Zurita

El pleno del aprobó el último miércoles ─por mayoría─ la creación de la Autoridad Nacional de Control del , una entidad que reemplazará progresivamente a lo que hoy se conoce como la Oficina de Control de la Magistratura (), órgano disciplinario de la judicatura peruana.

El texto aprobado por el Parlamento se basa en una de las ocho que el Ejecutivo planteó en agosto del año pasado (Proyecto de Ley N°3160); y que luego de un arduo debate se llegó a un consenso entre las comisiones de Constitución y Justicia del Poder Legislativo.

La autógrafa de la Autoridad Nacional de Control del Poder Judicial, hasta el cierre de este informe, aún no había sido enviada por el presidente del Congreso, Daniel Salaverry, al Ejecutivo para su promulgación o, en todo caso, su observación. 

Sin embargo, desde el Ministerio de Justicia se indicó a este Diario que lo aprobado iría en la línea de lo que plantearon hace meses, por lo que la norma no sería observada sino publicada en el menor tiempo posible para su entrada en vigor.

Como parte del trabajo realizado por el sistema que está vigente a la fecha, podemos mencionar que en todo el 2018 la OCMA y las ODECMAs (unidades descentralizadas) impusieron 4.916 sanciones tanto a jueces como auxiliares. Más del 50% de ellas, no obstante, son solo amonestaciones: 2.923.

Asimismo, en lo que va del presente año, suman 974 las sanciones administrativas interpuestas por el órgano de control del Poder Judicial. Son 710 auxiliares los sancionados y 264 los magistrados en funciones. Nuevamente se impone, ante una falta detectada, la amonestación.

1. ¿Cuál será la función de la Autoridad Nacional de Control del Poder Judicial?
Según el texto admitido, este órgano tendrá a su cargo “el control funcional de los jueces” de todos los niveles salvo los supremos. En este último caso, ellos deberán ser sometidos a la Junta Nacional de Justicia (JNJ) por alto rango.

También estarán bajo la jurisdicción de esta nueva autoridad, y por tanto a todas sus acciones, investigaciones y sanciones, el personal auxiliar jurisdiccional de la institución.

¿Pero qué significa el “control funcional”?

La Autoridad Nacional de Control, una vez que entre en vigencia, podrá realizar investigaciones administrativas disciplinarias respecto a hechos u omisiones realizadas por los jueces o su personal.

Las responsabilidades en estos hechos podrán ser sancionados con amonestación (verbal o escrita), multa, suspensión y/o recomendar su destitución, en conformidad con Ley de Carrera Judicial. No obstante, el control funcional también abarca medidas preventivas y correctivas.

En ese marco, esta nueva autoridad realizará acciones preliminares para obtener indicios o evidencias que permitan iniciar un proceso disciplinario respecto a un determinado caso.

El ex juez superior Walter Ríos permanece con prisión preventiva por su presunta vinculación a denominada organización criminal Los Cuellos Blancos del Puerto. (Foto: El Comercio / Video: Panamericana TV)
El ex juez superior Walter Ríos permanece con prisión preventiva por su presunta vinculación a denominada organización criminal Los Cuellos Blancos del Puerto. (Foto: El Comercio / Video: Panamericana TV)

Como parte de sus acciones, la Autoridad Nacional de Control del Poder Judicial está habilitada para solicitar reportes migratorios periódicos de los jueces y del personal; así como establecer mecanismos de información con otras instituciones.

Es decir, podrá realizar investigaciones conjuntas con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), la Policía Nacional, el Ministerio Público y la Autoridad Nacional de Control del Ministerio Público (esta entidad a cargo del sistema fiscal aún no es aprobada en el Congreso).

Pero para poder realizar toda esta labor preventiva y fiscalizadora, se crea una “especialidad de control disciplinario judicial”. Y es que esta nueva autoridad contará con jueces especializados que, elegidos por concurso público, llevarán a cabo los procedimientos administrativos contra los malos funcionarios.

Este juez de control, obligatoriamente, tendrá que haber aprobado previamente un programa de especialización en la Academia de la Magistratura, el cual le permitirá desarrollar mejor su labor.

2. ¿Y quién dirigirá la Autoridad Nacional de Control del Poder Judicial?

Actualmente, el jefe de la OCMA es elegido por la propia Sala Plena de la Corte Suprema. Es decir, es un juez supremo quien lidera el órgano disciplinario judicial.

Con la propuesta aprobada, la nueva autoridad estará a cargo también de un jefe, pero ahora se establecen ciertos requisitos fundamentales (ver cuadro).

(Fuente: Congreso de la República)
(Fuente: Congreso de la República)

Bajo esta premisa, el jefe de la Autoridad Nacional de Control del Poder Judicial ya no será necesariamente un juez sino alguien externo a la institución. En todo caso, un magistrado también podría postular al cargo, pero debe haber transcurrido mínimo cinco años desde el cese de sus funciones.

Este jefe será nombrado por la Junta Nacional de Justicia ─a través de un concurso público de méritos─ por un periodo de cinco años, el mismo que no podrá ser ampliado.

3. ¿Qué tanto cambió el Congreso la propuesta realizada por el Ejecutivo? ¿Qué nuevos ajustes trae esta nueva autoridad que reemplazará a la OCMA?

El viceministro de Justicia, Fernando Castañeda, destacó lo aprobado por el Congreso toda vez que no modifica la esencia de la fórmula del Ejecutivo y responde a la necesidad de una reforma del sistema de administración de justicia

Entre las novedades que tiene esta nueva entidad respecto a la OCMA, Castañeda resaltó que ahora se contará con la “suficiente autonomía funcional y objetiva” que se requiere para hacer esta labor disciplinaria tan importante.

“El control ya no está en manos del propio Poder Judicial sino más bien ya es un externo quien podría postular a ser jefe de la Autoridad de Control, lo cual nos parece importante”, refirió a El Comercio.

También subrayó la creación de la especialidad de control disciplinario, puesto que el actual sistema no ha venido trabajando con algo similar. De lo que se trata ─sostiene el viceministro─ es de reconocer la necesidad de especializar y brindar estabilidad a quienes, por concurso público, ejerzan “esta delicada labor”.

El viceministro Fernando Castañeda ha participado de las mesas de trabajo que se realizaron en el Congreso por las reformas judiciales. (Foto: Congreso)
El viceministro Fernando Castañeda ha participado de las mesas de trabajo que se realizaron en el Congreso por las reformas judiciales. (Foto: Congreso)

“Los jueces que integran actualmente la OCMA no tienen que pasar por ningún curso ni programa ni especialización específica sino que van con los conocimientos que tienen por el ejercicio de su función ordinaria”, comentó.

Fernando Castañeda resaltó que la nueva autoridad iniciará de forma regular acciones preliminares (y no esperar a una denuncia como se hace actualmente) para anticiparse a casos de corrupción.

En esa línea, mencionó que como parte de su labor deberá ahora identificar posibles conflictos de intereses de jueces y personal auxiliar; así como generar mapas de riesgos de corrupción dentro del sistema del Poder Judicial.

4. ¿Por qué es importante esta propuesta?
Tras un análisis del texto aprobado el último miércoles, el director ejecutivo de Proética, Samuel Rotta, sostuvo que el mismo asegura dos principios fundamentales que han sido reclamados largo tiempo a la OCMA.

“Ahora se va a tener jueces especializados en controlar jueces. Entonces va a haber una posibilidad de mayor eficiencia, en primer lugar, y en segundo mayor autonomía”, dijo.

Sobre este último punto, Rotta aseveró que los jefes de la OCMA suelen ser cesados cada vez que se cambiaba de presidentes del Poder Judicial; así como en el caso de las ODECMAs, cuando había cambios en las cortes superiores.

“Ahora lo que tenemos es un concurso público con meritocracia y por lo menos cinco años en el puesto. Eso ya hace poco más de estabilidad y de autonomía, no se le puede remover tan fácilmente. Eso es positivo”, puntualizó.