(Foto: Facebook/Guillermo Bermejo)
(Foto: Facebook/Guillermo Bermejo)
Karem Barboza Quiroz

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El virtual congresista de (PL), , cuyo juicio oral por presuntos vínculos con la organización terrorista () comenzó esta semana, afirmó que las en su contra son “fantasías” del Ministerio Público y que no existe pruebas en su contra.

MIRA: Guillermo Bermejo: Las razones de la fiscalía para pedir 20 años de prisión por afiliación al terrorismo

Sin embargo, la acusación que será cometida al debate por parte del Poder Judicial -a la que accedió El Comercio- considera que existen suficientes elementos de convicción que probarían su responsabilidad por haber integrado dicho grupo terrorista y que los testigos han señalado de manera “uniforme” haberlo visto en los campamentos subversivos. La fiscalía pide para Bermejo, 20 años de cárcel.

MIRA: ¿Quién es Guillermo Bermejo, el electo congresista de Perú Libre que habla de “no dejar el poder”?

Son una serie de fantasías por las cuales yo ya salí absuelto la última vez ¿no? Para acusar a alguien debe haber pruebas y no existen ninguna prueba”, dijo en.

MIRA: Guillermo Bermejo sobre audio: “Existe la posibilidad de que un aprtido llegue al gobierno y continúe en el poder”

En otro momento, cuestionó a los colaboradores eficaces indicando que duda de sus testimonios puesto todos tenían el mismo señalamiento en su contra. Y que, Wilder Satalaya -condenado por terrorismo y uno de los colaboradores identificados por decisión judicial- declaró por presión policial.

¿Es cierto lo que alega el procesado por terrorismo Guillermo Bermejo?

Según la acusación que obra en manos de El Comercio, entre los hechos se resalta que las personas que figuran como colaboradores eficaces hicieron su declaración en el marco de la Ley 30077 que ofrece beneficios a las personas que tienen información sobre mandos e integrantes de las organizaciones terroristas.

En ese contexto fue que se tuvo información sobre el “Che” para quien se le dictó una orden de captura en el 2016. Ello, en alusión a Guillermo Bermejo.

Y, de las investigaciones que se realizaron, existían elementos o indicios que señalaban al “Che” como “integrante de la organización terrorista Sendero Luminoso del VRAEM (Valle del Río Apurímac, Ene y Mantaro) quien, de manera consciente y voluntaria, se habría desplazado en varias oportunidades a campamentos terroristas con el fin de sostener reuniones clandestinas con Víctor Palomino Quispe, alias ‘José’ y Jorge Quispe Palomino, alias ‘Raúl’”.

Los relatos

El documento indica que durante la investigación se obtuvo medios probatorios y elementos de convicción que se sustentan con las declaraciones de los colaboradores eficaces.

Wilder Satalaya Apagueño, el colaborar identificado judicialmente, señaló que en el 2009 viajó con Sergio Gonzáles Apaza, Richard ‘El profe’ y el entonces presidente de defensa de Tingo María, Guillermo Bermejo, y otros tres profesores a un campamento terrorista donde recibió documentos de carácter terrorista.

Durante su presencia en el campamento subversivo, con ‘José’ y ‘Raúl’ hablaron de Sendero Luminoso y que “las razones de su presencia” era por la erradicación de las plantaciones de hoja de coca que se venía realizando en Tocache-San Martín.

El segundo colaborador CDT-2205, en un acta de reconocimiento del 2014 identificó a Guillermo Bermejo como el “Che” y como la persona que en el 2009 viajó con él junto a Sergio González, Wilder Satalaya, Richard Laurenciao del Valle y otras personas.

“Se desplazaron a la ciudad de Huancayo-Junín para posteriormente viajar en vehículo hasta un lugar conocido como Panti y proseguir su camino, resguardado por una guerrilla”, dijo.

Al llegar al campamento, narró el colaborador, “El Che” sostuvo reuniones con los cabecillas terroristas ‘José’, ‘Raúl’ y otros integrantes del Comité Central de Sendero Luminoso del Vraem.

Allí, dijo, el hoy virtual congresista recibió adoctrinamiento ideológico y político por parte de los mandos de la OT-SL y adiestramiento militar en el uso, mantenimiento y prácticas de tiro de arma de fuego.

“Declara además que el desplazamiento del procesado (Guillermo Bermejo) fue de forma voluntaria, toda vez que llegó solo a la ciudad de Huancayo donde se reunió con otras personas que laboraban como profesores (…) (y) que era conocido en el lugar por ser estudiante universitario”, se señala.

El colaborador eficaz CDTSA-1969 -en un acta del 20 de agosto del 2014- también realizó el reconocimiento fotográfico de Bermejo y señaló que su presencia en el “campamento terrorista fue voluntario”.

Narró, según la acusación, que entre febrero y marzo del 2009 el “Che” viajó junto con Sergio González, Wilder Satalaya y otros. Que fueron resguardados en el camino por los terroristas ‘Antonio’ y ‘Lucio’ y que fueron recibidos en el campamento terrorista por los cabecillas ‘José’, ‘Raúl’ y ‘Olga.

Indicó que el “Che” recibió la tarea de “contactarse con organizaciones terroristas del extranjero y efectuar acciones de agitación y propaganda a favor del partido”.

El colaborador eficaz 1FPSPA 3024 sostuvo que conoció a Guillermo Bermejo en febrero del 2009, cuando asistió al campamento terrorista en el Vraem, habiéndose reunido previamente con otras personas en Huancayo.

Según este colaborador, en el campamento terrorista donde se encontraban ‘José’, ‘Raúl’ y ‘Alipio’, Bermejo redactó un “acta de sujeción” donde se comprometía a realizar trabajo y tareas a favor de Sendero Luminoso.

“Se tiene como resultado de las diligencias de reconocimiento fotográfico y físico, la persona de Guillermo Bermejo ha sido identificado plenamente”, se explica en el documento fiscal.


El colaborador eficaz 1FPSPA 3022 sostuvo que conoció al “Che” en febrero del 2009, cuando le fue encargado recoger a unos “amigos importantes del cabecilla Marco Antonio Quispe Palomino, provenientes de la zona de Huallaga y trasladarlos a la zona de Huancayo”.

“Que la orden era llevarlos hasta un campamento de la OT-SL- del Vraem donde los estaban esperando los miembros del Comité Central de la organización, que en las diligencias de reconocimiento fotográfico y físico, la persona conocida como ‘Che’ ha sido identificado como Guillermo Bermejo Rojas”, se anota en el documento.

En cuanto al sexto colaborador eficaz 1FPSPA 3018, durante sus declaraciones del 12 y 18 de mayo y 9 de junio del 2010, se llevó a cabo el reconocimiento fotográfico de Guillermo Bermejo. Aseveró que en febrero del 2009, viajaron junto con Wilder Satalaya, Sergio González Richard Laurencio y los profesores “Niko” y “Galeano”. Y que, Bermejo llegó desde Lima hasta la zona de Huachicnapata donde los mandos de SL, “le hacen entrega de mil dólares americanos a uno de los asistentes con el fin de entregárselos a Guillermo Bermejo”. Agregó que el viaje a ese campamento fue a propuesta del mando terrorista Ulser Pillpa Paytán.

Cada una de estas declaraciones coinciden, agregan fuentes vinculadas al caso, pero aportan diversos aspectos y detalles sobre los viajes que presuntamente habría tenido Guillermo Bermejo al VRAEM.

Por tanto, según el documento fiscal, se han obtenido elementos de convicción de la presunta comisión del delito de terrorismo, estableciéndose que habría tenido la condición de “colaborador” del denominado Comité Central de Sendero Luminoso en el Vraem.

Se advierte de manera uniforme que los colaboradores eficaces de clave 2205, colaborador CDTSA-1969, colaborador de clave 1FPSPA3022, colaborador 1FPSPA3034 y Wilder Satalaya han reconocido fotográficamente (tanto a nivel preliminar como en etapa de instrucción) al procesado Guillermo Bermejo Rojas en su imagen obtenida en su ficha Reniec, sindicándolo como un integrante de la organización terrorista Sendero Luminoso como ‘Che’”


Acusación fiscal

Guillermo Bermejo durante su detención en 2017. (Foto: Difusion)
Guillermo Bermejo durante su detención en 2017. (Foto: Difusion)

¿Colaboradores con varias claves?

Durante la entrevista con Radio Exitosa el virtual congresista Guillermo Bermejo sostuvo que lo único que tiene la fiscalía en su contra son “testigos sin rostro” y que se trata de personas que han sido comprometidas con el senderismo y que han “acusando a todo el mundo”.

Afirmó entonces que los seis colaboradores eficaces que lo acusan son en realidad de “dos o tres personas que tiene hasta triple código. Es decir que quieren hacer pasar a una persona como tres o cuatro”.

Según el abogado penalista Carlos Caro, la multiplicidad de claves para un colaborador eficaz “es imposible” dentro de un juicio oral.

Recordó que la legislación de la figura de colaboración y arrepentimiento es de la época antiterrorista; y que incluso hoy se usa para perseguir actos de corrupción y lavado de activos.

Explicó que la codificación es un proceso interno que realiza la fiscalía, la misma que posteriormente se actúa ante el juez, el fiscal superior de terrorismo -en este caso-, la fiscalía de la Nación y hasta la Procuraduría.

“Las claves la maneja el fiscal, el nombre de la clave la conoce el juez el día que aprueba la sentencia de colaboración eficaz, como por ejemplo sucedió en el caso de Odebrecht; donde la jueza conoció y aprobó (la colaboración). Entonces, el secreto para el juez no existe, tampoco para la Procuraduría, pues cuando hay colaboración esta entra para reclamar la reparación. Entonces, tienes el control del procurador, del juez y de la misma fiscalía por lo que todos tendrían que estar coludidos para duplicar número de clave”, sostuvo.

Incluso ahora, dijo, con el Nuevo Código Procesal del 2004, los fiscales le dan a los colaboradores eficaces la opción de renunciar a la reserva de identidad, “en cuyo caso ese argumento de que se duplica el código, es imposible”.

Volviendo al caso del procesado Guillermo Bermejo, Caro Coria indicó que los colaboradores serán llamados a declarar en el juicio de manera abierta, o si el fiscal alega que sus vidas corren peligro, podrán hacerlo en reserva desde otro lugar y hasta distorsionando su voz.

PJ fijó fecha de juicio a su pedido

Bermejo Rojas es sometido a un segundo juicio oral por presunto terrorismo luego que la Corte Suprema, en el 2018, anuló el fallo que lo absolvió y dispuso que un nuevo tribunal lo vuelva a juzgar tomando en consideración material probatorio que fue dejado de lado.

Según la explicación del virtual congresista de Perú Libre, durante el primer juicio la fiscalía dijo tener pruebas que nunca presentó, como un video y un acta de sujeción.

Agregó que, “el fiscal, ahora que ha reaperturado el juicio; curiosamente, en medio de la segunda vuelta, no los ha presentado como prueba”.

Lo cierto es que, quien dispuso volver sentarlo en el banquillo de los acusados fue el Poder Judicial y no la Fiscalía. Ello, atendiendo a lo que ordenó el fallo de la Corte Suprema.

Guillermo Bermejo, candidato al Congreso por Lima con Perú Libre, tiene pendiente un juicio oral por terrorismo. La fiscalía lo vinculó a Sendero Luminoso. (Captura: Poder Judicial)
Guillermo Bermejo, candidato al Congreso por Lima con Perú Libre, tiene pendiente un juicio oral por terrorismo. La fiscalía lo vinculó a Sendero Luminoso. (Captura: Poder Judicial)
Guillermo Bermejo, candidato al Congreso por Lima con Perú Libre, tiene pendiente un juicio oral por terrorismo. La fiscalía lo vinculó a Sendero Luminoso. (Captura: Poder Judicial)
Guillermo Bermejo, candidato al Congreso por Lima con Perú Libre, tiene pendiente un juicio oral por terrorismo. La fiscalía lo vinculó a Sendero Luminoso. (Captura: Poder Judicial)


Vladimir Cerrón fue condenado

En otro momento, Guillermo Bermejo afirmó que el fundador del partido Perú Libre, Vladimir Cerrón, es inocente y que la condena que le impuso por negociación incompatible de cuatro años suspendida en su actuación como presidente regional de Junín, era “un error de la justicia”.

Sin embargo, las resoluciones en primera y segunda instancia que condenaron a Cerrón Rojas indican este en su condición de presidente regional de Junín suscribió una carta para reconocer y disponer dinero de la región que reclamaba el consorcio Altiplano para solventar las ampliaciones del proyecto “Mejoramiento y Ampliación del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de la Ciudad de la Oroya”. Esto, causó mayores gastos generales al gobierno regional por la suma de S/. 850,000.00.

Según se concluyó, esta disposición se hizo pese a que inicialmente, existieron informes que indicaban que no procedía los pagos de ampliación y gastos generales.

La condena, incluso, tuvo un análisis de forma en la Corte Suprem que rechazó todos sus argumentos que apuntaban a anular la pena y cuestionar los actos probatorios de su juicio oral a través de un recurso de casación.

“En principio cabe precisar que la citada sentencia casatoria no tiene carácter vinculante y, por lo demás, la Sala Superior no ha citado argumentos de la referida sentencia casatoria ni ha utilizado un razonamiento contrario a ella, máxime si no se le atribuye la consecuencia de la conducta de otros funcionarios, sino un acto propio como lo fue firmar la carta de requerimiento de pago, pese a que ya se había negado en dos oportunidades previas”.


Además, precisó la suprema, que la sala que ratificó su condena no es que válidamente interpretó que lo sancionado no era “el interés per se, sino la intervención indebida e interesada, orientada a la consecución de un provecho propio o de terceros”.