Nadine Heredia, Carlos Paredes y Ollanta Humala están involucrados en la presunta recepción de sobornos. En el 2012, participaron en la inauguración de una carretera en Moquegua. (Foto: Heiner Aparicio/ Archivo GEC)
Nadine Heredia, Carlos Paredes y Ollanta Humala están involucrados en la presunta recepción de sobornos. En el 2012, participaron en la inauguración de una carretera en Moquegua. (Foto: Heiner Aparicio/ Archivo GEC)
Graciela Villasís Rojas

Nuevos hallazgos en la investigación sobre el –a los que El Comercio tuvo acceso en exclusiva– revelan el conocimiento y beneficio económico que habrían recibido el expresidente y su esposa a cambio del otorgamiento de licitaciones a un grupo de empresas durante su gobierno. Obras que, según varios testigos, tuvieron como intermediarios para la recepción de los sobornos a dos personas de la entera confianza del exmandatario: José Paredes Rodríguez, su amigo y compañero de promoción de la Escuela Militar de Chorrillos y, el hermano de este, , ex titular del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

“En una reunión llevada a cabo en Palacio de Gobierno, José Paredes le comunicó a Ollanta Humala Tasso lo conversado con [Carlos] García Alcázar [exfuncionario del MTC y operador del ‘club de la construcción’]” sobre el 3% de soborno de cada obra ganada que estaban dispuestas a entregar las empresas del ‘club’ para repartirse los proyectos. “Carlos García comentaba que los porcentajes para las partes involucradas como beneficio sería del 3% que se distribuirían entre los involucrados, de los cuales hasta 2% correspondería a Ollanta Humala, el saldo sería una comisión para José Paredes con su hermano Carlos Paredes”, dice el documento.

El expresidente, antes de darle una respuesta, le dijo que primero debía consultarlo con su esposa. “Siempre hacía participar a Nadine Heredia manifestando que ella era su mejor primer ministro, por lo que debía tener su opinión”, indicó el colaborador N° 04-2019 al fiscal del equipo especial Lava Jato Germán Juárez.

El 7 de octubre del 2011, en Palacio de Gobierno, Humala le comunicó a José Paredes que Heredia había aceptado la propuesta, según los testimonios. Eso sí, siempre y cuando ella revisara “el avance de la adjudicación de las obras para tener control”, agregó el colaborador N° 09-2019.

Un mes y medio después, el 21 de noviembre de ese año, se realizó el primero de muchos pagos que se hicieron a Ollanta Humala, por US$500 mil en Palacio de Gobierno.

Según el pedido de formalización de una investigación preparatoria contra Humala y Heredia por este caso, “la comisión estimada de acuerdo a las obras licitadas, vinculada a la labor de intermediación que realizó José Paredes con Carlos García Alcázar y Ollanta Humala, osciló entre los 16 y 18 millones de dólares”, aunque una comisión de ese dinero se habría quedado en manos de algunos operadores del ‘club’. Este documento deberá ser revisado por la fiscal de la Nación y remitido al Congreso para el levantamiento de su inmunidad.

“Todas las entregas de dinero a Ollanta Humala se hicieron en la noche en su oficina de Palacio previa coordinación por teléfono con su persona, con su secretaria Cynthya Montes” o con los encargados de su seguridad “Jaime Herrera, Percy Reyes o Hermógenes Pérez. El dinero era ingresado en un maletín que contenía sobres manila y bolsas con fajos de US$10 mil”. Según el documento fiscal, Humala trasladaba ese dinero a otro maletín.

“En algunas oportunidades, Humala le entregaba a Nadine Heredia el maletín que contenía el dinero y le pedía que lo guarde”, indicó el colaborador eficaz N° 04-2019.

El negocio del ‘club de la construcción’ siguió operando hasta fines del 2013 bajo las reglas que se habían pactado con Palacio de Gobierno. Por esa época, Humala citó a José Paredes para expresarle el malestar de su esposa sobre los montos recibidos. “Nadine ha conversado con los representantes de algunas empresas constructoras y estas le habían mencionado que estaban cumpliendo con pagar el 3% de las obras”, refiere el testigo. Esto motivó que Humala le pidiera a Paredes que reclamara por qué no estaba llegando todo el dinero, según lo acordado.

La versión del colaborador N° 04-2019 sobre las entregas de dinero realizadas por su compañero de promoción se corroboraría con el testimonio brindado por Lola Consuelo Amelia Castro Rodríguez, quien fue asistente del despacho presidencial entre el 2011 y el 2016. Castro indicó al Ministerio Público que “vio en diversas oportunidades a Carlos Paredes en reuniones ministeriales, y en tres o cuatro oportunidades [al hermano de este] José Paredes, que acudía de noche, a las 11 p.m. aproximadamente a [Palacio]”. Agregó que ella llamaba a José Paredes por encargo de su entonces jefe.

Según los relatos de varios colaboradores, Paredes llegaba en un auto alquilado, no registraban su visita y esperaba a ser atendido por Humala, en la oficina de Percy Reyes Perea, oficial del Ejército que trabajó en la Casa Militar de Palacio los cinco años que duró ese gobierno. “Algunas veces, Reyes salía al estacionamiento posterior para hacer ingresar a José Paredes; otras les daba alcance cuando este ya estaba dentro de Palacio”, indicó uno de los testigos.

Para el Ministerio Público, existen evidencias de la participación que habrían tenido Humala y Heredia en este caso, lo que permitiría acusarlos por los delitos de cohecho pasivo, colusión y asociación ilícita para delinquir.

- El rol de Heredia frente a OAS -

El equipo especial Lava Jato también indica, de acuerdo a sus pesquisas, que Humala Tasso “participó y fue integrante de la organización criminal” denominada “club de la construcción. Para ello, agrega, delegó funciones en Carlos Paredes y García Alcázar, “quienes debían asegurar que los acuerdos se cumplan y de esa manera beneficiarse económicamente con el dinero” que José Paredes “le entregaba”.

También, según el testimonio del colaborador eficaz N°130-2019, la empresa OAS “contribuyó” a la campaña presidencial de Humala Tasso en el 2011, a través de Valfredo de Assis y César Uzeda, directivos de la firma brasileña en el Perú en ese momento.

De Assis y Uzeda le solicitaron en el 2014 a Valdemir Garreta, quien asesoró al nacionalista durante la referida campaña, “arregle una reunión” con el jefe de Estado y su esposa, con el objetivo de que le presenten a Leonardo Fracassi. Esta persona iba a asumir la dirección de OAS en el país.

Esta cita se concretó entre abril y mayo de ese año en Palacio de Gobierno.

Una vez culminada la reunión, Fracassi recibió una llamada de Garreta “para decirle que regrese” a la Casa de Pizarro, pero solo.

“Cuando volvió Nadine Heredia estaba sola y le preguntó si estaban haciendo algún tipo de pago indebido a una determinada persona, que era Carlos Paredes, el ministro de Transportes y Comunicaciones, que coordinaba las obras en Perú para el club de la construcción (carretera Quilca-Matarani y Lima-Canta), a lo que respondió que desconocía, pero que averiguaría y le contaría”, refirió.

Heredia Alarcón, señaló el testigo, le mencionó que si “hubiera algún pago ilegal se suspendiera y que ”.

El Ministerio Público determinó que la ex primera dama habría solicitado a Fracassi “participar directamente de los acuerdos del club para los pagos, sin intermediarios”.

“Se debe tener presente que la conducta de Nadine Heredia era importante en el desarrollo de las actividades de la organización criminal, al ser la persona que Ollanta Humala Tasso habría hecho partícipe de sus decisiones y además entregado el dinero recaudado producto del cobro de dinero ilícito a los empresarios de la construcción, participando así de la organización criminal”, subraya el documento.

-“Esto es un complot sistemático”-

A través de su cuenta de Twitter, el expresidente Ollanta Humala rechazó que esté involucrado en actos de corrupción. Señaló que un aspirante a colaborador eficaz “pretende lograr beneficios con falsa información”.

“Rechazo cualquier acto de corrupción en el Club de la Construcción o en cualquier otra circunstancia. Un aspirante a colaborador habría admitido que él cometió un delito, y ahora pretende lograr beneficios con falsa información. Más de lo mismo”, escribió el exmandatario.

Wilfredo Pedraza, su abogado, dijo que José Paredes fue amigo del expresidente y lo ha visitado en Palacio, pero no para entregarle dinero. “Esto es un complot sistemático contra Ollanta Humala y Nadine Heredia por parte de quienes utilizan la colaboración eficaz y se aprovechan de medias verdades y visitas ocasionales”, sostuvo.

Cynthya Montes, exsecretaria de prensa de Ollanta Humala niega imputaciones de la fiscalía contra el ex mandatario. Dijo a este Diario que es posible que José Paredes haya visitado el Palacio de Gobierno. Indica que fue llamada para declarar ante la fiscalía sobre ese asunto, pero enfatiza que no se habló nada de dinero. “Nunca me preguntaron cuántas veces ingresó José Paredes o a qué hora ingresó, así que si la fiscalía afirma que yo señalé en mi declaración que fue “en diversas ocasiones” y “yo vi ingresar a José Paredes en horas de la noche” todo eso es mentira. No dije eso en mi declaración”.

Montes dice que espera que el aspirante a colaborador eficaz “muestre sus pruebas, pues lo que importan son las pruebas”.

En tanto que el abogado de los hermanos Carlos y José Paredes, Miguel Choquehuanca, indicó que no tenía autorización para dar información, pues ellos están en proceso de investigación.