Susana Villarán cumple 18 meses de prisión en el penal Anexo de Mujeres de Chorrillos. (Foto: GEC)
Susana Villarán cumple 18 meses de prisión en el penal Anexo de Mujeres de Chorrillos. (Foto: GEC)

La Corte Superior de Lima rechazó el hábeas corpus presentado por la exalcaldesa de Lima contra representantes del Poder Judicial y del Ministerio Público como parte de las investigaciones que se le siguen por recibir dinero de las empresas brasileñas y .

Dicho recurso había sido presentado contra el juez Jorge Chávez Cotrina, del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria, que dictó prisión preventiva contra la exalcaldesa; y contra los jueces Ramiro Salinas, Juan Guillermo Piscoya y Víctor Enríquez Sumerinde, de la Primera Sala Penal de Apelaciones Nacional Permanente Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios.

Asimismo, contra los fiscales Carlos Puma Quispe y Germán Juárez Atoche, del equipo especial Lava Jato, quienes dispusieron la acumulación y ampliación de la formalización de la investigación preparatoria contra Susana Villarán.

El juez supernumerario Ángel Román, del Juzgado Especializado en lo Penal de la Corte Superior de Lima, determinó que la demanda sea derivada al Sexto Juzgado Especializado en lo Penal de Lima, a fin de ser notificada del fallo.

Cabe indicar que el pasado 14 de mayo el Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria Especializado en Delitos de Corrupción dictó 18 meses de prisión preventiva contra Villarán de la Puente.

Susana Villarán es investigada por el Ministerio Público por los presuntos delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo propio y lavado de activos por presuntamente recibir dinero de las empresas brasileñas Odebrecht y OAS.

Los ilícitos habrían sido cometidos luego de que Villarán y sus allegados recibieran 10 millones de dólares de ambas empresas para financiar la campaña contra la revocatoria en el 2013 y a favor de la reelección, en 2014.

Incluso, la propia exalcaldesa admitió que siempre supo de los aportes de ambas empresas brasileñas, los cuales aceptó para evitar que la ciudad de Lima “cayera en manos de la mafia” que según su versión estaba detrás de la revocatoria.