José Miguel Castro es investigado por los presuntos delitos de asociación ilícita para delinquir, cohecho pasivo propio y lavado de activos. (Foto: GEC)
José Miguel Castro es investigado por los presuntos delitos de asociación ilícita para delinquir, cohecho pasivo propio y lavado de activos. (Foto: GEC)
Sebastian Ortiz Martínez

Periodista

sortizm@comercio.com.pe

Cinco semanas después de haber dejado el penal Castro Castro para cumplir arresto domiciliario, el exgerente general de la Municipalidad de Lima fue interrogado por el equipo especial Lava Jato del Ministerio Público. En su declaración, a la que El Comercio tuvo acceso, el aspirante a colaborador eficaz ofreció detalles de las entregas de dinero que se hicieron con fondos de Odebrecht y OAS a políticos cercanos a la administración de Susana Villarán en la capital, en el contexto de la campaña por el No a la revocatoria.

Castro- investigado por los presuntos delitos de organización criminal y cohecho pasivo en agravio del Estado- afirmó, por ejemplo, que la excongresista Anel Townsend, quien fue portavoz del No a la revocatoria, recibió US$20.000 en dos armadas. Los primeros US$10.000 fueron recursos destinados para su movilidad y para compensar algunos gastos de publicidad que ella había realizado.

Según el testimonio, la entrega de los US$10.000 restantes se realizaron una vez que término la campaña y bajo el concepto de “bono de éxito”.

Estos pagos- de acuerdo a la declaración de Castro, a la cual accedió El Comercio- surgieron después de un almuerzo al que Villarán de la Puente convocó en su casa, en Jesús María. En esta reunión, en enero de 2013, participó la exparlamentaria.

El exfuncionario edilicio, al que Odebrecht asignó el codinome ‘Budian’, dijo, además, que Townsend fue contratada por la Municipalidad de Lima, a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por un semestre para ejecutar trabajos en el área de Participación Ciudadana de la comuna.

La delación de Castro también menciona a dos regidoras de la administración Villarán, que terminaron siendo revocadas: Marisa Glave y Zoila Reátegui. “Ambas visitaron entre seis y ocho veces la oficina de la Gerencia Municipal para coordinar acciones de cierre de campaña. Ambas se encargaron de contratar la producción, movilidad y estrados”, refirió.

Por ello, autorizó a Luis Gómez Cornejo, tesorero de la campaña, que entregara a Glave y Reátegui la suma de S/60.000.

Gómez Cornejo- quien actualmente se encuentra prófugo de la justicia, luego de que el Poder Judicial ordenara prisión preventiva en su contra- le confirmó que la entrega había sido concretada, “dado que ese día [cuando se realizó uno de los últimos mítines] había recibido recursos de Alexandre Alves de Mendonca, de OAS”.

Castro señala que ambas regidoras, según lo que le contó Gómez, firmaron recibos para dejar constancia de la recepción del dinero. En el documento al que este Diario tuvo acceso no figuran copias de dichos recibos.

Glave señaló a El Comercio que Castro "está mintiendo", porque "jamás" le dijo que él había recibido dinero de Odebrecht para financiar la campaña del No.

“Jamás me dio dinero ni directamente ni por intermedio de nadie. Si esto es lo que quiere presentar como colaboración eficaz va a a estropear el trabajo de la fiscalía, porque les está mintiendo. No me dio dinero ni él ni por medio del señor Gómez”, añadió en diálogo con El Comercio.

Reátegui, por su parte, indicó que “como militante de Fuerza Social participé activamente en la campaña del No, pero no recibí ese monto ni ningún dinero para gastos de campaña”. Añadió que ella no firmó ningún recibo ni a Castro ni a Gómez.

La exministra de la Mujer Anel Townsend dijo, en mayo de 2019, que ella no tuvo ninguna participación "en la recaudación de fondos, ni en la contratación de publicidad radial, televisada, impresa, de paneles o de cualquier índole” de la campaña por el No. (Foto Percy Ramirez  | Archivo El Comercio)
La exministra de la Mujer Anel Townsend dijo, en mayo de 2019, que ella no tuvo ninguna participación "en la recaudación de fondos, ni en la contratación de publicidad radial, televisada, impresa, de paneles o de cualquier índole” de la campaña por el No. (Foto Percy Ramirez | Archivo El Comercio)

Las asesorías de Nieto

El exgerente general de la Municipalidad de Lima, en otra parte del interrogatorio, contó que la constructora brasileña OAS le pagó al sociólogo Jorge Nieto Montesinos US$60.000 por una deuda pendiente que le tenía Villarán de la Puente por las asesorías de corte político que este le brindó durante “varios períodos” en los dos primeros años de su gestión.

Castro detalló que, tras hacer una coordinación con la entonces alcaldesa de Lima, decidió hablar con Valfredo de Assis, ex jefe de OAS en el Perú, “para que le pagará” al exministro de Defensa. “A los pocos días, ambos confirmaron que esto se había producido”, añadió.

Pero las consultorías de Nieto Montesinos continuaron en el 2013. El exfuncionario municipal señaló que este lo llamó en abril de ese año para felicitarle por haber superado la revocatoria y ofrecer sus servicios. Y tras coincidir en un viaje a Argentina, Castro decide contratarlo usando la misma forma de pago: entregas “en efectivo a través de OAS”.

“Esta vez Nieto recibió pagos mensuales por US$10.000 [entre mayo y noviembre de 2013]”, complementó.

El exministro de Defensa reconoció que brindó asesorías a Villarán en el 2011 y 2013, pero sostuvo que estas no le fueron remuneradas.

“Tuve una relación con Villarán en el primer momento de su campaña [en el 2010], también en el inicio de la alcaldía, venía de México, ellos pagaban los pasajes, pero nunca recibí [dinero de OAS]. No conozco al señor De Assis. Y después de la revocatoria tuve una breve relación que no se formalizó en un contrato”, mencionó a El Comercio.

Jorge Nieto fue ministro de Cultura y también de Defensa durante el gobierno de PPK. Actualmente, busca fundar el Partido del Buen Gobierno de cara a las elecciones de 2021. (Foto: GEC)
Jorge Nieto fue ministro de Cultura y también de Defensa durante el gobierno de PPK. Actualmente, busca fundar el Partido del Buen Gobierno de cara a las elecciones de 2021. (Foto: GEC)

El exgerente municipal reveló que, entre diciembre de 2012 y febrero de 2013, Odebrecht pagó “directamente” a Giovanna Peñaflor, directora de Imasen, para que realice encuestas y focus group “con el objetivo de medir la opinión pública respecto al proceso de revocatoria”. Estos primeros contratos fueron por US$30.000 y US$40.000.

“Recuerdo claramente que en una reunión del equipo de la campaña en el Club La Unión (al costado de la municipalidad), Peñaflor dijo públicamente que a ella ‘no le importaba el resultado de la revocatoria porque a ella le pagaba Odebrecht”, manifestó Castro, quien agregó en que esa cita también estuvieron Glave y Townsend.

Peñaflor, de acuerdo al testimonio de Castro, también realizó el servicio de “tracking” durante el último mes y medio de la campaña. “Media la evolución de la opción del No, diariamente, este contrato costó entre US$80.000 y US$110.000”, subrayó.

En comunicación con este Diario, la directora de Imasen dijo que su empresa solamente realizó estudios para Odebrecht sobre el impacto del proyecto Rutas Nuevas de Lima. Negó que haya trabajado para la campaña del No a la revocatoria.

“Tuvimos un contrato con Odebrecht para evaluar Rutas de Lima, fueron estudios que se presentaron y que fueron recibidos por la empresa. El señor [Castro] está equivocado. Y sí, hicimos un ‘tracking’, pero para consumo de nuestra empresa, lo compartimos y comentamos, pero no fue pagado por Odebrecht”, manifestó.

Salinas, ¿el puente al PPC?

Castro, durante el interrogatorio ante el equipo especial Lava Jato del Ministerio Público, dijo que, a Jaime Salinas, regidor de Unidad Nacional durante la administración Villarán, se le hizo un pago de US$120.000 en cuatro partes de aproximadamente US$30.000. “Las entregas se hicieron porque Salinas se arrogó el apoyo político del PPC durante la campaña del No”, expresó.

El exgerente general de la Municipalidad de Lima indicó que las entregas a Salinas fueron hechas y coordinadas, a través de Gómez Cornejo, en el Café 21, de Miraflores.

“Estos aportes comenzaron, luego de una reunión convocada por Susana Villarán en su oficina en diciembre de 2012”, relató Castro, quien, agregó que en esta cita participaron, además, de la alcaldesa y él, Glave y Salinas.

Glave negó que ella haya participado en este encuentro, pero mencionó que Salinas estuvo “interesado” en apoyar la campaña por el No. “Pero no sé el detalle respecto a qué pueden haber quedado Susana Villarán, Castro y él”.


Jaime Salinas fue regidor de la Municipalidad de Lima, entre el 2010 y 2018. Primero por Unidad Nacional y luego por Perú Patria Segura. En el 2018 fue candidato a la alcaldía de Lima por APP. (Foto: GEC)
Jaime Salinas fue regidor de la Municipalidad de Lima, entre el 2010 y 2018. Primero por Unidad Nacional y luego por Perú Patria Segura. En el 2018 fue candidato a la alcaldía de Lima por APP. (Foto: GEC)

El exregidor Salinas, en diálogo con El Comercio, rechazó las declaraciones hechas por Castro ante el Ministerio Público, al sostener que no solicitó ni recibió dinero de la campaña del No. Agregó, desde Francia, donde reside hace dos años, que él fue opositor a la administración de Villarán desde el inicio hasta el final de esta.

“Nunca he sido puente del PPC para nada. Yo no participé en la campaña del No [a la revocatoria]. Tampoco estuve a favor del Sí, me abstuve, como lo hizo otro regidor. Y nunca me detuvo en mis críticas y denuncias. Me da lástima que Castro recurra a mentiras para salvar su responsabilidad, espero que todo el peso de la justica caiga sobre él”, remarcó.

Añadió que “jamás” se reunió con Villarán de la Puente en el marco del proceso de revocatoria y negó conocer a Gómez.

Salinas, al ser consultado por este Diario, indicó que está dispuesto a colaborar con las investigaciones, porque “confío en la justicia siempre y cuando se muestra objetiva y basada en hechos y no en la palabra de cualquiera”.

La lideresa del PPC, Lourdes Flores Nano, señaló a El Comercio que Salinas no tuvo ningún rol ni influencia en la decisión de su partido de respaldar el No a la revocatoria.

Este Diario intentó comunicarse con Townsend, pero no respondió a nuestras llamadas.

Más información

Castro informó que el local de partidario de Villarán, que funcionó ente agosto de 2013 y mayo de 2015, ubicado en la cuadra 3 de la calle Estados Unidos, en Jesús María, fue alquilado e implementado “con los saldos de la campaña de revocatoria”, cuyo financiamiento había corriendo por cuenta de OAS y Odebrecht.

El local, que tenía cuatro pisos, costaba aproximadamente S/10.000 al mes y ahí funcionaba un equipo, cuya planilla bordeaba los S/20.000, según refirió el aspirante a colaborador eficaz.

Castro cumple desde quincena de mayo último arresto domiciliario. El Poder Judicial levantó su prisión preventiva por la pandemia. (Foto: GEC)
Castro cumple desde quincena de mayo último arresto domiciliario. El Poder Judicial levantó su prisión preventiva por la pandemia. (Foto: GEC)

Durante el tiempo de la campaña de reelección, en el 2014, hubo personas dedicadas a manejar las redes sociales “que incrementaron el presupuesto”, refiere el ex hombre de confianza de la exalcaldesa de Lima.

También indicó que hubo costo para implementar un departamento para Villarán de la Puente en el cuarto piso del referido local, que sumaron US$15.000. “En total, los costos durante ese período sumaron aproximadamente US$300.000”, acotó.

Nota de edición: Esta nota fue actualizada a las 4:06 p.m. del 14 de julio a fin de incluir la declaración del señor Jaime Salinas quien en un primer momento no atendió nuestros llamados.

Te puede interesar