Luis Galarreta indicó que Kenji Fujimori “tiene el derecho de desconfiar” de la seguridad del Congreso, luego de haber encontrado su oficina lacrada este lunes. (Foto: Archivo El Comercio)
Luis Galarreta indicó que Kenji Fujimori “tiene el derecho de desconfiar” de la seguridad del Congreso, luego de haber encontrado su oficina lacrada este lunes. (Foto: Archivo El Comercio)
Redacción EC

El presidente del Congreso, , dijo esperar que se produzca “un análisis legal” de la situación de los parlamentarios no agrupados Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel cuando el pleno debata este miércoles el pedido de desafuero en contra de ellos, a raíz de los videos grabados por Moisés Mamani (Fuerza Popular).

“Espero que [el miércoles] haya un análisis legal. Quienes consideren que no debe [haber sanción], votarán en contra y los que sí, a favor”, dijo.

Según denunció Fuerza Popular,  Fujimori Higuchi y los otros dos congresistas mencionados ofrecieron prebendas a Mamani para que vote en contra del segundo pedido de vacancia del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski. 

En declaraciones a la prensa, Galarreta precisó que los parlamentarios que no votaron a favor del informe que recomienda la destitución de Fujimori Higuchi, Ramírez y Bocángel, lo podrán hacer en el pleno. Añadió que existen otros antecedentes en esa línea.

El titular del Parlamento, además, señaló que cuando los ‘vladivideos’ salieron a luz, no hubo tanto debate como en el caso de los autodenominados “avengers”.

“Recuerdo que cuando salieron los ‘vladivideos’ no había este análisis tanto con Beto Kouri o con los que estaban en los videos, de frente se tomó una decisión”, remarcó al recordar la destitución del ex parlamentario, quien fue desaforado y luego sentenciado por el Poder Judicial por pasarse a la bancada fujimorista en el 2000 a cambio de dinero.

De otro lado, Luis Galarreta indicó que Kenji Fujimori “tiene el derecho de desconfiar” de la seguridad del Congreso, luego de haber encontrado su oficina lacrada este lunes.

Galarreta consideró que el personal de seguridad del Parlamento debió avisarle la misma noche del sábado que su oficina no estaba cerrada en vez de esperar hasta hoy.