Si los actores políticos no creen que la democracia sea el único juego posible (“the only game in town”), está condenada a ser cosa del pasado y nunca terminar de hacer la transición de postiza a consolidada.
Si los actores políticos no creen que la democracia sea el único juego posible (“the only game in town”), está condenada a ser cosa del pasado y nunca terminar de hacer la transición de postiza a consolidada.
Omar Awapara

Director de la carrera de Ciencias Políticas de la UPC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

¿Qué es el ‘kitsch’?, se pregunta Javier Cercas, en medio de ese gran relato real o novela sin ficción que es “El impostor”, donde, casualmente, hay una participación breve pero detonante de en sus páginas iniciales. Lo ‘kitsch’, se responde, es una “virtud postiza”, y “del mismo modo que el ‘kitsch’ estético es una mentira estética –un arte que en realidad es un arte falso–, el ‘kitsch’ histórico es una mentira histórica –una historia que en realidad es una falsa historia–”.

Si en lo artístico hablamos de una falsificación del arte verdadero, en política tendríamos que hablar de un remedo del poder real, pero con pretensiones de pasar por verdadero. En ese sentido, esta elección demuestra que vivimos una democracia ‘kitsch’, amenazada por un golpe ‘kitsch’ alentado por políticos ‘kitsch’, que cuentan con los altavoces de una prensa ‘kitsch’, todo bajo la anuencia de una élite ‘kitsch’. Como en la lista que pasa Cercas en los primeros capítulos de ese otro gran relato real o novela sin ficción que es “Anatomía de un instante”, hay muchos lados conspirando contra la democracia en estos momentos.

MIRA: Resultados ONPE al 100% de actas contabilizadas: Pedro Castillo 50.125% y Keiko Fujimori 49.875%

Conspira la clase política, que entretiene escenarios sobre la base de falsos paralelos históricos mientras espera ver de qué lado cae la moneda de manera oficial, a sabiendas de cuál ha sido el resultado en la cancha. Peor aún, que amenaza a los organismos electorales con una cacería de brujas porque los resultados no se dieron como esperaban, y llega incluso a proponer que se desconozca todo el proceso electoral.

Conspira la prensa, al dar tribuna en horario estelar dominical a esas voces, reforzando la completa falta de pluralidad y objetividad que mostraron en la segunda vuelta, o que da cabida a la desinformación, la propaganda, los ‘fake news’ en fin, como modelo periodístico, con pocas pero honrosas excepciones. Ello incluye minimizar y no denunciar enfáticamente el golpe ‘kitsch’ en cámara lenta que venimos presenciando.

Conspiran las élites, el establishment o como sea que quieran decirle, por dejar que una narrativa que se inició a menos de 24 horas de las elecciones, tras el conteo rápido de Ipsos, siga escalando incontestada, sin que una semana después haya menguado y se cierna amenazante ya no como excusa para una oposición desleal en el , sino para deslegitimar toda la elección.

Conspiran los garantes, que vienen permitiendo un comportamiento reñido con proclamas y declaraciones que muchos vieron con recelo, un recelo que los últimos días han confirmado. Hasta el lunes y el pedido de auditoría de digitalización de actas electorales a la va quedando meridianamente claro que Fuerza Popular no va a reconocer los resultados finales.

Con todo esto, a quien no les han dado tiempo de conspirar es a , a Perú Libre, a Cerrón o su plan de llegar a una asamblea constituyente atropellando la misma institucionalidad que los puede poner en Palacio el 28 de julio y que ya les dio la primera bancada en el Congreso. Solo que, de llegar a ocurrir, ahora habrá menos legitimidad y autoridad moral para acusarlo de algo que se viene haciendo incluso desde antes del 6 de junio.

En instancias como esta, poco importan los factores históricos, estructurales, económicos, culturales. Como ya señalaron varios, si los actores políticos no creen que la democracia sea el único juego posible (“the only game in town”), está condenada a ser cosa del pasado y nunca terminar de hacer la transición de postiza a consolidada.

VIDEO RECOMENDADO:

Jorge Luis Salas Arenas, presidente del JNE, rechazó que se hable de fraude en las decisiones del ente electoral. (Fuente: JNE)
Jorge Luis Salas Arenas, presidente del JNE, rechazó que se hable de fraude en las decisiones del ente electoral. (Fuente: JNE)