Pedro Cateriano y los integrantes de su Gabinete abandonaron el hemiciclo a las 5:35 de la mañana de este martes. (Foto: PCM)
Pedro Cateriano y los integrantes de su Gabinete abandonaron el hemiciclo a las 5:35 de la mañana de este martes. (Foto: PCM)
Sebastian Ortiz Martínez

Periodista

sortizm@comercio.com.pe

El jefe del Gabinete Ministerial, , no recibió el voto de confianza de parte del Congreso, cuyos integrantes no solo cuestionaron su respaldo a la minería formal, sino también a la continuidad de los ministros Martín Benavides (Educación) y María Antonieta Alva (Economía y Finanzas). Los dos tienen pendientes interpelaciones.

Antes de retirarse del hemiciclo, Cateriano hizo uso de la palabra por última vez en una sesión de más de 20 horas.

“Respecto a mis posturas en materia económica, no quiero que se repita en mi país la experiencia histórica que propició la hiperinflación por el manejo dadivoso del dinero del Estado, ni que se repita la historia de quiebra económica del Estado. Respeto las posiciones opositoras a mi manera de pensar, pero lo que no acepto es que se me conmine o amenace, a mí nadie me puede amenazar públicamente, no solo porque soy el presidente del Consejo de Ministros, sino que esa es una actitud que no se condice con las prácticas parlamentarias y de respeto a la autoridad”, remarcó.

Cateriano dijo que se fue advertido de que no había consenso en el Parlamento sobre la ratificación de Benavides.

Sin embargo, agregó que cuando armó el Gabinete, junto al presidente Martín Vizcarra, decidieron que Benavides continúe como “un mensaje político de apoyo a la reforma universitaria”.

“A mí se me advirtió, señor presidente [del Congreso, Manuel Merino], que no había consenso respecto a la ratificación del ministro de Educación y, por lo tanto, iba a ser difícil que se me extienda el voto de confianza. Desde el punto de vista político, cuando armamos el gabinete considerábamos que esta ratificación era un mensaje político de apoyo a la reforma universitaria”, exclamó.

Esta fue la última intervención de Pedro Cateriano antes de abandonar el Congreso

Durante un momento de su exposición, el primer ministro consideró que la reforma universitaria se encuentra en su tramo final. “Se han cerrado y sancionado a 13 falsas universidades, 73 programas y 52 establecimientos no autorizados”, refirió ante el hemiciclo, donde el último viernes el pleno aprobó interpelar a Benavides.

El jefe del Gabinete Ministerial, además, recordó que, tras su juramentación, inició una ronda de diálogos “como un mecanismo para solucionar los problemas”.

“He venido a cooperar en un momento dramático para el país y creo que estoy obligado, como lo dije en la mañana [del lunes] a hablar con la verdad. No puedo, por acomodos políticos variar mis puntos de vista, tranzar o conciliar en un contexto tan grave”, subrayó.

Cateriano hizo un breve resumen de su discurso, donde uno de los temas capitales, según mencionó, fue la minería.

“No porque tenga contenido ideológico o político, sino porque considero que es el motor del desarrollo nacional y que bloquear la operación de empresas mineras constituye, desde el punto de vista económico, algo dañino. No estoy justificando la conducta de las empresas mineras, ni mucho menos, hay empresas que por su mala operación generaron esta campaña en contra de la actividad minera”, manifestó.

Sobre el proyecto del teleférico de Choquequirao, el primer ministro indicó que “en ningún momento” dijo que él iba a dejarlo construido, pero añadió que el tiempo que resta de gobierno sí le alcanzaba para ponerlo en marcha.

Cateriano, además, recordó que cuando asumió el cargo de primer ministro era “absolutamente consciente de lo complicada que iba a ser la labor”, sobre todo porque el contexto post conflicto de poderes del Estado que “culminó en la disolución” constitucional del Congreso anterior, que estaba dominado por Fuerza Popular.

“[Fue un Parlamento] que públicamente yo combatí por violar el orden constitucional y llevar a un proceso de inestabilidad política. Cuando el presidente me convocó consideré una obligación cívica cooperar con él en una difícil circunstancia”, señaló.

Pedro Cateriano dijo que acatará lo que decida la mayoría del Parlamento. “De no recibir la confianza regresaré a mis labores con la conciencia tranquila del deber cumplido con intensidad en estos días”, acotó.

El pleno del Congreso decidió negar la confianza a Cateriano Bellido. Fueron 37 votos a favor, 54 en contra y 34 abstenciones. El Gabinete Ministerial había jurado al cargo el 15 de julio y, según la Constitución, requería el aval del Parlamento para seguir en funciones.

A favor de la confianza se mostraron las bancadas del Partido Morado y Somos Perú, en contra Podemos, Unión por el Perú, Frepap y Frente Amplio. Los legisladores de Fuerza Popular, al igual que los de Acción Popular votaron divididos. Mientras que el bloque de Alianza para el Progreso se abstuvo.

Te puede interesar