El procurador anticorrupción Amado Enco, de acuerdo a fuentes de El Comercio, ha solicitado a la Contraloría remitir el informe sobre las presuntas irregularidades en desembolso de recursos para el hospital de Moquegua. (Foto: GEC)
El procurador anticorrupción Amado Enco, de acuerdo a fuentes de El Comercio, ha solicitado a la Contraloría remitir el informe sobre las presuntas irregularidades en desembolso de recursos para el hospital de Moquegua. (Foto: GEC)
Sebastian Ortiz Martínez

La procuraduría anticorrupción, a cargo de , se encuentra recopilado “toda la información necesaria para poder impulsar acciones a nivel fiscal” sobre el pago de S/41.8 millones que hizo el Gobierno Regional de Moquegua en el 2014, en el último día de la administración de , a favor de un consorcio integrado por ICCGSA –empresa investigada por el caso del ‘club de la construcción’– por la construcción del hospital de la región.

Fuentes de la procuraduría anticorrupción indicaron a El Comercio que le han solicitado a la contraloría remitir el informe, en el que esta institución advierte que la transferencia a favor de Consorcio Hospitalario Moquegua, fraccionada en 133 comprobantes de pago, fue irregular.

Este desembolso fue autorizado por el actual ministro de Transportes y Comunicación, Edmer Trujillo, quien en ese entonces era el gerente general del Gobierno Regional de Moquegua.

Según informó la Unidad de Investigación de este Diario, la procuraduría de la contraloría presentó, el 9 de octubre, una denuncia por los delitos de negociación incompatible y aprovechamiento del cargo contra 14 exfuncionarios del Gobierno Regional de Moquegua y los que resulten responsables por el caso del hospital.

Esta esta acusación no están incluidos ni Trujillo ni Vizcarra.

Las mismas fuentes indicaron que si hay algún exfuncionario, sin importar el cargo que ocupe ahora, que no haya sido comprendido en esta denuncia, la defensa del Estado se encargará de complementar estas acciones legales si el informe evidencia que tienen responsabilidad de carácter penal.

—Pago ‘express’—

El 18 de diciembre del 2013, el Gobierno Regional de Moquegua (GRM) suscribió un contrato por S/123’456.590 con el Consorcio Hospitalario Moquegua para la construcción del hospital. Según las bases del concurso público, a cargo de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, la obra debía concluirse en un plazo de 530 días, aproximadamente a mediados del 2016. Sin embargo, recién se inauguró el 22 de noviembre del 2019, más de tres años después del plazo original.

Vizcarra fue gobernador entre el 2011 y el 2014. Un día antes de que dejara el cargo, el 30 de diciembre del 2014, el hoy mandatario suscribió un convenio con el Programa de Apoyo a la Reforma del Sector Salud del Ministerio de Salud por el “financiamiento de la ejecución y supervisión” de la obra, para que esta se continuara con recursos del GRM, pero supervisada por el Minsa.

Ese mismo día, el 30 de diciembre, se iniciaron las comunicaciones y trámites entre el consorcio y Trujillo, quien como gerente general del GRM autorizó el pago del adelanto por S/41’869.086, según documentación a la que este Diario accedió.

El primer documento fue una carta enviada por Asesores Técnicos y Asociados S.A. (ATA), la supervisora contratada para la obra, que cobró más de S/7 millones. El dueño de esta compañía es José Manuel Hernández, ministro de Agricultura durante el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski. En la carta, enviada a la 1:30 p.m., ATA solicita a Vizcarra y Trujillo el “otorgamiento del adelanto para la adquisición de materiales” para el consorcio.

Diez minutos después, en una segunda carta, el consorcio se dirigió a Trujillo para pedirle “el adelanto de materiales”. Estos requerimientos se atendieron de inmediato.

Luego, Trujillo le remitió un memorándum a la entonces directora regional de Administración, que autorizaba el trámite del pago. “Expresamente, considera procedente la solicitud de dicho contratista, motivo por el cual sírvase a tramitar el pago de lo solicitado, previo cumplimiento de las normas pertinentes”, señaló Trujillo en el documento.

Este Diario comprobó que el 31 de diciembre, en la víspera del Año Nuevo, el Gobierno Regional de Moquegua autorizó el desembolso al consorcio por S/41’869.086. Pero no se hizo en un solo abono, sino a través de 133 comprobantes de pago girados el mismo día: 131 por montos de S/310.000 cada uno, uno por S/256.217 y otro por S/31.000. Adicionalmente, se emitieron otros comprobantes de pago por un total de S/971.868.

Para Yván Montoya, exprocurador anticorrupción y exintegrante del Tribunal Superior de Responsabilidades Administrativas de la contraloría, es evidente que “las órdenes de pago han sido fraccionadas”.

“Todos [los pagos] tienen el mismo monto y la misma fecha. Lo que me sorprende es que no haya un cuadro de compras y de adquisiciones que la empresa ha tenido que presentar porque no se puede hacer la compra en un solo día”, declaró a El Comercio.

Emilio Salas, el fiscal coordinador de Moquegua que en el 2014 recibió las primeras denuncias sobre la construcción del hospital, afirmó que “los trámites se hicieron de manera célere”.

“Entre el 30 y el 31 de diciembre se llegaron a pagar S/41 millones al consorcio por adelantos, cuando [el trámite] normalmente demora varias semanas”, dijo.

Salas explicó que un pedido de pago de adelantos hecho por un contratista tiene que pasar por varias oficinas antes de su desembolso. Agregó que la solicitud es evaluada “por una oficina de supervisión y liquidación de obras, por la gerencia de obras, la de infraestructura. Tiene que llegar al área de logística, contabilidad y tesorería para poder efectuar los pagos”. Sin embargo, según los documentos, estos trámites no se realizaron.