Juan José Salmón, gerente general de LAP.
Juan José Salmón, gerente general de LAP.

Pese a ser uno de los sectores más afectados por la pandemia, en Lima Airport Partners (LAP) estaban preparados para cualquier contingencia: al día siguiente de anunciada la cuarentena, ya estaban trabajando de manera remota y, en junio, reanudaron las obras de ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. Ante el actual contexto de incertidumbre, LAP y la comunidad aeroportuaria continúan adaptándose y trabajando en la recuperación del sector. Juan José Salmón, gerente general de LAP, explica cómo fue el impacto durante el año pasado y qué planes tienen para este 2021.

  • Al término del 2020, ¿cuál fue el impacto que dejó la pandemia en el aeropuerto?

El 2020 ha sido un año muy duro, fue el primero en que el aeropuerto dejó de operar por un tiempo determinado. Esto no había ocurrido nunca. De una expectativa de 25 millones de pasajeros, logramos apenas 7 millones: una caída de casi 72% en el volumen. A nivel mundial la caída del sector fluctúa entre el 60 y 75%.

  • ¿Cuál es la proyección de vuelos y pasajeros para este año?

La industria aeroportuaria manejaba proyecciones basadas en indicadores como el PBI de los países, las tasas de crecimiento, etc. Hoy, la industria está manejando escenarios porque ya no hay proyecciones, ante la gran incertidumbre sobre el desarrollo e impacto de la pandemia. Hace unos días, por ejemplo, el Reino Unido ha cerrado sus fronteras a todos los países de Sudamérica y Panamá.

  • ¿Qué escenario están manejando?

El escenario que tenemos ahora lo cerramos a diciembre del 2020 y nos dice que este 2021 podríamos llegar a 10 millones de pasajeros, con un movimiento de aeronaves cercano a los 39 mil vuelos, equivalente a lo que el aeropuerto movió en el 2008-2009.

  • ¿Cómo se está preparando LAP para este año?

Cumplimos todos los protocolos sanitarios y esperamos implementar, para finales de año, una experiencia con tecnología biométrica que permita a los pasajeros pasar por los procesos del aeropuerto sin necesidad de mayor contacto físico. Asimismo, trabajamos mucho con los colaboradores para que mantengan el espíritu de resiliencia y compromiso con el servicio.

  • ¿En qué estado se encuentran las obras de ampliación del aeropuerto?

El primer paquete, que consta de los trabajos de movimiento de tierra, se culminó en diciembre del 2020. El segundo paquete, la construcción de la nueva torre de control, concluyó los trabajos de concreto y ahora se está armando la cabina. Asimismo, la construcción de la segunda pista de aterrizaje continúa en ejecución.

Gracias al financiamiento por USD 450 millones de dólares, que pudimos obtener el año pasado, se logró continuar con las obras de la segunda pista y nueva torre de control. Esto en sí fue un hito, que lo obtenga uno de los sectores más golpeados por la crisis fue un gran logro y evidencia de confianza en el proyecto.

  • Respecto a su gestión social, ¿cuál fue el impacto en el 2020 y qué planes tienen para este año?

Otra consecuencia de la pandemia fue la rápida adaptación de nuestros programas de gestión social a la coyuntura de la pandemia. Uno importante fue “Salud en Casa”, que realizó 8 mil atenciones médicas gratuitas a domicilio. Nosotros estamos comprometidos al 100% con la comunidad alrededor del aeropuerto y nuestro impacto ambiental.

  • ¿Cuáles son las fechas de entrega de las obras del Proyecto de Ampliación?

Para fines del 2022 el Estado peruano recibirá la nueva torre de control y la segunda pista culminada. Asimismo, esperamos que la licitación del nuevo terminal de pasajeros se inicie en febrero de este año y se adjudicará en el tercer trimestre del 2021. La entrega del nuevo terminal de pasajeros será en el primer trimestre del 2025.

Como un hito importante para este año podemos señalar la entrega de la torre de control a Corpac para que proceda con su equipamiento y posterior operación.

  • ¿Ya se tiene el diseño del nuevo terminal de pasajeros?

Referente al diseño del nuevo terminal, la pandemia del Covid-19 nos llevó a replantear el diseño. Se optimizó para adecuarlo a la nueva realidad de la aviación post pandemia. Este nuevo diseño está pensado para garantizar una máxima eficiencia de las operaciones, contempla una operación simultánea del terminal nuevo y existente, que nos permita dar la mejor atención a todos los usuarios.

PUBLIRREPORTAJE