Desde hace 25 años, la compañía Red Hat sabe que los grandes logros nunca son individuales. Surgida al alero de las comunidades de desarrolladores de código abierto, esta empresa global con base en Carolina del Norte, Estados Unidos, prefiere trabajar silenciosamente y hablar a través del éxito de sus clientes. Su modelo de negocio —único en la industria— rentabiliza los desarrollos open source más requeridos por las empresas, lo que convierte a este software en un producto con soporte garantizado.

Hoy las tecnologías de Red Hat sustentan los sistemas informáticos que constituyen la base de cualquier economía moderna, desde plataformas de transporte hasta grandes sistemas financieros o de asignaciones estatales. De hecho, más del 90% de las firmas en la lista emplean tecnologías de Red Hat.

A pesar de que la pandemia también ha contraído al sector informático, esta industria se mantiene optimista, pues la digitalización acelerada de la economía que trajo consigo marca una tendencia que llegó para quedarse. Afortunadamente, no se reagendó el desembarco de la representación legal de Red Hat en Perú, que se formaliza hoy con un evento virtual, como todas las operaciones de esta compañía en América Latina desde el 13 de marzo.

NUBE A LA MEDIDA

Desde su responsabilidad como Country sales lead de Red Hat Perú, el ejecutivo Humberto Ballesteros será el encargado de liderar este proceso. “Red Hat ofrece no sólo las tecnologías necesarias para desplegar, operar y escalar la capacidad de sus aplicaciones sobre cualquier entorno de nube. También ofrece servicios de soporte, asesoría y entrenamiento, para que nuestros clientes puedan desarrollar una infraestructura digital a la medida de sus objetivos”.

Pero más allá de profundizar en torno a productos y soluciones, en la ocasión se entregaron más detalles de la visión que esta compañía busca ofrecer al mercado peruano acerca del rol que desempeña la tecnología en la economía del siglo XXI. Las tecnologías de la nube contribuyen a equiparar las diferencias entre empresas grandes y pequeñas, ya que ofrecen la oportunidad de mover cargas de trabajo libremente, y lanzar nuevas aplicaciones en semanas o días para responder a las demandas del mercado.

La pandemia evidenció que ninguna institución o empresa está exenta de sufrir brechas en la infraestructura crítica que la conecta con su ecosistema y, más importante aún, con sus clientes. A medida que los microtransistores alcanzan su mínima expresión posible, el software pasa a ser el principal elemento diferenciador en el mercado.

CÓDIGO ABIERTO: INNOVACIÓN

La crisis ha impulsado transversalmente las tecnologías de la nube en Latinoamérica. En una cultura que valora especialmente la interacción personal, muchas empresas tuvieron que rediseñar gran parte de sus estrategias para llegar al cliente.

Estudios de IDC afirman que, durante el 2020, el 44% del presupuesto tecnológico de empresas medianas y grandes será dirigido a la nube. De acuerdo con Ballesteros, una correcta planificación de los recursos digitales no puede dejar de considerar tanto invertir en la nube, como habilitar a los equipos para desempeñarse de manera óptima en este nuevo entorno.

Hace algunos días, el CEO de Red Hat Paul Cormier que “la visión de nuestra empresa se ha convertido en la visión de la industria”. Para Ballesteros, “esta visión de innovación abierta atiende directamente a las principales limitantes de la innovación tecnológica: un bajo costo de entrada fomenta experimentar con nuevas tecnologías, mientras que la cultura del mundo open source fomenta la innovación en las personas, liberando su potencial a través del trabajo colaborativo”.

REPORTAJE PUBLICITARIO

TAGS RELACIONADOS