Debido a la crisis económica que atraviesa el país, miles de estudiantes a nivel nacional han tenido que abandonar sus estudios por falta de recursos. De hecho, según cifras del Ministerio de Educación, 6 de cada 10 jóvenes dejaron sus estudios superiores a causa de la pandemia. Si a esta situación le sumamos que antes de la crisis sanitaria solo el 30% de los jóvenes continuaban sus estudios, la realidad se torna aun más crítica.

Por eso, con la finalidad de acortar las brechas educativas, hace más de seis años nace el programa Becas BCP, una iniciativa que facilita el acceso a educación superior y técnica de calidad a jóvenes talento con escasos recursos económicos. De esta manera, se busca que estos jóvenes mejoren su calidad de vida y la de sus familias, contribuyendo con el desarrollo sostenible del país. A través de este programa puedes optar por carreras universitarias o carreras técnicas. Así, muchos han logrado ser profesionales líderes e innovadores que impactan positivamente en la sociedad.

BECARIOS QUE INSPIRAN

Margareth Velazco es de Puno y estudió allá hasta segundo de secundaria. Gracias a su talento, los últimos tres años los hizo en el Colegio Mayor Secundario Presidente del Perú (COAR), en Lima. Aunque tiene una gran capacidad intelectual, postular a una universidad, sin la ayuda de una beca, no habría sido una posibilidad porque no contaba con los recursos económicos necesarios. Sin embargo, gracias a la Beca BCP, logró seguir la carrera de Administración en la Universidad del Pacífico.

“Esta carrera me enseñó mucho en el área de gestión, que es en la que ahora me desempeño. Yo siempre estaré muy agradecida con el banco por la iniciativa. Creo que desde el sector empresarial se puede hacer mucho por el país”, menciona la becaria, que hoy se desarrolla como consultora de políticas sociales.

Margareth considera que uno de los beneficios más importantes que le otorgó esta beca fue el acompañamiento psicopedagógico. “Este soporte tenía un componente en términos académicos, pero también un componente personal: te preguntaban cómo estabas o cómo podían ayudarte en caso estés pasando por momentos difíciles e incluso en términos de salud. Creo que eso es esencial para poder tener un buen desempeño en la vida universitaria”, asegura.

Una historia similar es la de Miluska Inocente, una joven de Huarochirí que estudió en el colegio Fe y Alegría 148, del distrito de San Antonio. Ella estaba entre los 10 primeros puestos de su colegio y, luego de una selección, se le otorgó la beca y decidió estudiar Economía en la PUCP. “La beca abrió mi gama de oportunidades. Con las dificultades que mi familia y yo teníamos, no iba a poder acceder a estos estudios y probablemente habría tenido que trabajar primero”, asegura.

Hoy, Miluska trabaja como asistente en la Unidad de Planificación y Presupuesto del Minedu y siente satisfacción de trabajar en lo que le apasiona. “Contribuir a la educación es un tema clave para el desarrollo del país. Poder generar políticas adecuadas y estar al tanto de la vida de tantos estudiantes es algo muy satisfactorio. Al menos, con el trabajo que realizo, puedo poner un granito de arena y que las cosas mejoren para todos los peruanos”, sostiene con firmeza.

Estos son solo un par de testimonios de los cientos de jóvenes a los que el BCP ha apoyado. “A veces dicen ‘tú con esfuerzo lo puedes lograr’ y esto en realidad no es tan cierto. En casos como el mío puedes poner mucho esfuerzo para salir adelante, pero en el camino necesitas de otros actores que apuesten por el cierre de brechas”, finaliza Margareth Velazco. Si deseas ser uno de los próximos becarios, conoce más sobre esta iniciativa .

REPORTAJE PUBLICITARIO