“Desde que empezó la emergencia sanitaria no abrazo a mis hijos”, cuenta la doctora Olenka Zavala Espinoza. Sabe que ella puede llevar el virus a casa y ser un agente de contagio para los que más quiere. Tampoco puede ver a su madre y su cuarto está aislado de su familia. Su vida ha cambiado por completo desde que comenzó la emergencia sanitaria por la COVID-19, pero ella sigue firme en la primera línea de combate.

La doctora Zavala es la jefa del servicio de medicina interna COVID-19 del hospital Honorio Delgado de Arequipa. Ve a muchos pacientes llegar a Emergencias en estado crítico, pero es muy complicado atenderlos a todos. No hay suficientes ventiladores mecánicos, no hay suficiente personal. “Es muy frustrante”, dice.

Arequipa vivió en julio sus peores días en la lucha contra el nuevo coronavirus. Por tres meses los contagios se habían mantenido controlados, pero de pronto se multiplicaron y el sistema sanitario colapsó. Al gobierno se sumó el apoyo del sector privado: una planta de oxígeno donada por Cerro Verde al hospital Honorio Delgado mejoró la capacidad del nosocomio, gracias a su producción de 720 m3 de oxígeno por día. Es como un respiro en las atenciones de mayor gravedad.

Dato. Cerro Verde también donó 120 cilindros de oxígeno con válvulas y reguladores a Essalud, Hospital Honorio Delgado y Hospital de la Policía. Así como equipos de bioseguridad e insumos de limpieza y desinfección.


Vocación por la salud

La doctora Zavala no ha dejado de tener miedo de contagiarse, pero su vocación de servicio está primero. “Tengo que trabajar, servir a mi pueblo, a mi ciudad”, dice en una pausa de sus labores, en una jornada que a veces parece nunca acabar.

No hay que bajar la guardia frente a la COVID-19. “Cada uno es responsable de su vida y la de su familia”, es el mensaje de la doctora Olenka Zavala, pues partiendo de esto se protege a los demás. Ella insiste: hay que llevar siempre la mascarilla, no subir si un bus está lleno, evitar salir a la calle y no reunirse con amigos ni visitar parientes. Si esto se cumple, cada uno de nosotros se convertirá en un héroe en la batalla contra el coronavirus.

PUBLIRREPORTAJE