El Instituto recibió estas certificaciones gracias a su metodología "Aprende Haciendo".
El Instituto recibió estas certificaciones gracias a su metodología "Aprende Haciendo".

ESPACIO ISIL 

Creado en 1983, el Instituto San Ignacio de Loyola () se ha convertido en menos de cuatro décadas en el instituto educativo con mayor respaldo académico del país. A las acreditaciones internacionales ABET, que certifica a las carreras de tecnología; ACBSP, para las carreras de Negocios; y a la acreditación hotelera ACPHA, se sumaron este mes de enero la acreditación del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace) en ocho de sus carreras. Entre ellas figuran Comunicación Integral, Publicidad y Medios Digitales, Diseño Gráfico, Periodismo Deportivo, Redes y Comunicaciones, Sistemas de Información, Desarrollo de Software, y Diseño y Desarrollo de Videojuegos.

De esta manera, se coloca como la única institución de educación superior con 22 acreditaciones a nivel nacional e internacional, tarea que inició en 2014. Esto obedece a la filosofía de innovación y calidad que mantiene ISIL desde su fundación. Daniel San Román, gerente de Márketing de la institución, señala en esta entrevista que estas certificaciones son el resultado de una propuesta educativa diferente: la metodología “Aprende Haciendo”.

¿A qué atribuyen los reconocimientos recibidos por ISIL?
Las acreditaciones son reconocimientos a la excelencia académica, a la propuesta educativa y, en nuestro caso, consecuencia de nuestra historia de innovación y calidad en el mercado de educación superior.

"Aprende haciendo" no solo es su eslogan, sino también su sistema de enseñanza. ¿En qué consiste?
“Aprende Haciendo” es nuestra filosofía académica, mediante la cual apostamos por el aprendizaje vivencial de los alumnos. Así, nuestros estudiantes simulan, durante sus tres años de estudios, situaciones propias de sus carreras en ambientes especialmente condicionados y similares a los que enfrentarán en su día a día laboral. “Aprende haciendo” no es solamente una manera de aprender, sino de estar preparado para destacar en circunstancias del mundo laboral, con la tranquilidad de saber que ya lo vivieron.

¿Por qué es importante para conseguir estas certificaciones?
Todos pueden decir que son los mejores en que lo que hacen, e incluso que su propuesta educativa cumple con las expectativas del mercado, pero solamente una acreditación lo puede certificar. Es el reconocimiento de un organismo evaluador internacional o nacional que certifica la calidad de la educación, la infraestructura y la empleabilidad de los egresados. Además, al estar acreditados tenemos estándares altos que cumplir y fiscalizaciones anuales para garantizar nuestra calidad. Por ello, conseguir una acreditación es un trabajo conjunto entre el área académica, docentes, personal administrativo y estudiantes.

¿Cómo participan los estudiantes en el proceso de acreditación?
Son parte de todo el proceso, e incluso son entrevistados por los acreditadores, que se reúnen con ellos de manera independiente. Es imposible medir la calidad de una institución sin escuchar a los alumnos, y los acreditadores lo saben.

Publirreportaje