Uno de los principales beneficios que el afiliado encuentra en una AFP es que sus aportes generan rentabilidad.
Uno de los principales beneficios que el afiliado encuentra en una AFP es que sus aportes generan rentabilidad.

ESPACIO ASOCIACIÓN DE AFP

Muchos buscan la fórmula adecuada para contar con un soporte económico que les provea una buena calidad de vida durante la jubilación. Por ello, tanto los trabajadores dependientes como independientes ingresan a un sistema previsional para ir construyendo una pensión para cuando llegue el momento de la jubilación.

En este sentido, las personas pueden elegir entre la Oficina de Normalización Previsional (ONP) y una de las varias Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) para poder efectuar sus aportes. Sin embargo, uno de los principales beneficios que el afiliado encuentra en una AFP es que sus aportes crecen a partir de la rentabilidad que les genera esta entidad. Este crecimiento debe medirse según los resultados de los últimos dos a cinco años como mínimo, ya que la estrategia de inversión del Sistema Privado de Pensión (SPP) está desarrollado bajo una visión de largo plazo.

Sin bien es cierto que la rentabilidad que generan las AFP influye en el fondo, es importante que el afiliado sea constante en sus aportaciones, ya que la pensión que la persona reciba durante su jubilación dependerá en gran parte del capital que haya invertido en su fondo.

Aporte para el futuro
El ingeniero retirado Gabriel Seminario siempre tuvo claro que mientras más aportes realizara, más grande sería su fondo y su rentabilidad. Por ello, optó por realizar aportes voluntarios para suplir el tiempo en el que no pudo aportar a su AFP. Hoy, Seminario considera que tomó la mejor decisión, y vive su etapa de jubilación de manera tranquila, sin necesidad económica que lo afecte a él o a su familia.

Otra forma que el afiliado tiene para aumentar el capital de su fondo es a través de los aportes voluntarios sin fin previsional, los cuales pueden realizarse una vez cumplido cinco años dentro del Sistema Privado de Pensiones (SPP). Esta modalidad no contempla un monto mínimo de aporte, y el afiliado puede abonar a su cuenta cuantas veces lo desee. A diferencia de los aportes obligatorios, el afiliado dispone de estos aportes cuando lo requiera. Sin embargo, estos también pueden ser destinados para incrementar el fondo de pensión al convertirlos en aportes con fin previsional.

Cada tipo de fondo genera diferente rentabilidad y nivel de riesgo. Al ingresar al sistema, el afiliado puede elegir la opción que sea más adecuada para él. Al respecto, los afiliados pueden informarse de la rentabilidad de los fondos por medio de la página web de la AFP a la que pertenecen.

Para más información y consejos sobre tu fondo de pensiones, ingresa .

Publirreportaje