Nuevas veredas y pistas. Ese fue el aporte que la empresa TASA hizo a través del mecanismo Obras por Impuestos.
Nuevas veredas y pistas. Ese fue el aporte que la empresa TASA hizo a través del mecanismo Obras por Impuestos.

En las costas de Arequipa, provincia de Caraveli, se encuentra el distrito de Atico: un pueblo de pescadores que, como en otras tantas localidades del Perú, por años tuvo que vivir con calles y pistas de tierra o con el asfalto en mal estado. Los vecinos cuentan que no disfrutaban caminar por sus barrios: siempre terminaban con la ropa empolvada y los niños con alergias.

A comienzos de 2016, sin embargo, surgió la oportunidad de mejorar las pistas y veredas de este distrito mediante un convenio de entre el municipio local y la empresa pesquera TASA con la asesoría de . Este mecanismo permite adelantar la ejecución de proyectos vitales que por procesos tradicionales demandarían más tiempo.

Estos fueron los cambios que se propiciaron en el distrito de Atico, en Arequipa.
Estos fueron los cambios que se propiciaron en el distrito de Atico, en Arequipa.

La inversión superó los dos millones de soles y permitió pavimentar 13 mil metros cuadrados distribuidos en 17 calles y dos pasajes, además de veredas, bermas y sardineles del sector La Florida. Al ser la primera experiencia de Obras por Impuestos en la localidad, el rol asesor de fue clave. ProInversión juntó y asesoró a ambas partes, les enseñó cómo empezar a llenar los formularios, y al cabo de unos pocos meses el proyecto ya estaba listo.

Progreso en el camino
“La falicidad es que este proyecto lo pagaremos en diez largos años y con cero intereses”, dice José Gómez, alcalde distrital de Atico. “Y ProInversión nos llevó de la mano en todo este proceso de que al final culminó con éxito”.

La obra mejoró el tránsito diario, la habitabilidad y el saneamiento para 1.200 vecinos. El sembrado de áreas verdes fue un aporte voluntario de los trabajadores de la empresa TASA. Ahora los predios se han valorizado y se ha generado una difundida sensación de bienestar.

“Vivimos mejor porque el polvo ha bajado. Es más limpio tanto para los niños como para nosotros”, dice Evelyn Morales, ama de casa. “Estoy contento al saber que tengo mi vereda”, dice Francisco Vargas, obrero. “Ahora, con las pistas nuevas, llegas más rápido a tu trabajo”, dice Guiller Sandoval, operador de TASA y feliz vecino de Atico. “Todos se ponen orgullosos porque está bonito todo”.

¿Quieres conocer más historias como esta? Ingresa .

Publirreportaje