Redacción EC

Sin duda la mejor forma de ayudar durante estos días de aislamiento social es quedándonos en casa. Así reducimos la propagación del COVID-19 mientras continúa la ardua labor de doctores, enfermeras, policías, militares, farmacéuticos y demás vendedores de alimentos y artículos de primera necesidad.

Pero el apoyo masivo a las disposiciones del Estado no es la única novedad. Durante los últimos días, el compañerismo de los peruanos —desde ciudadanos hasta empresas— salió a la luz de formas muy creativas. La energía de muchas personas se reflejó en actos de agradecimiento y solidaridad que parecen muy sencillos, pero que nos llenan de optimismo en el difícil contexto que estamos viviendo.

Con Pluspetrol recordamos algunas de las acciones más resaltantes:

Todos unidos

El Estado, el sector privado y la sociedad civil trabajan de la mano para superar la crisis. Mientras los municipios organizan la desinfección de mercados y apoyan en el aislamiento, cada día más empresas privadas apoyan al Estado a través de donaciones o con préstamos de infraestructura. Además, se ha garantizado la continuidad de los servicios básicos como luz, agua, internet y combustible.

Por ejemplo, las plantas de Pluspetrol, operador del consorcio Camisea, seguirán funcionando con todas las medidas de seguridad para continuar el abastecimiento de gas natural y gas licuado de petróleo (GLP). De hecho, el 40% de la energía eléctrica del Perú se genera a base de gas.

Todos los actores, dentro o fuera de sus casas, están comprometidos con el mismo objetivo: superar la crisis de la mejor manera posible. Cada acción, individual o colectiva, es importante para lograrlo.

PUBLIRREPORTAJE