Con el regreso de Paolo Guerrero, Gareca podría animarse a ponerlo en ataque junto a Gianluca Lapadula. (Fotos: GEC/AFP)
Con el regreso de Paolo Guerrero, Gareca podría animarse a ponerlo en ataque junto a Gianluca Lapadula. (Fotos: GEC/AFP)
Redacción EC

dio esfuerzo, entrega, buena ubicación, pero todavía no goles. El ítalo-peruano jugó contra Chile y Argentina y, a juzgar por su rendimiento, no debería perder el puesto en la siguiente fecha doble de finales de marzo del 2021. Sobre todo si enfrentamos su juego versus lo que suele hacer el errático Raúl Ruidíaz, quien no logra en la la misma eficacia de su club en la MLS.

SIGUE LEYENDO | ¿Por qué Simeone no ha aceptado dirigir a la selección de Messi?

El problema que tendrá es cómo conciliar el juego del nuevo citado con la titularidad ganado en años de , su capitán, quien para finales de marzo ya debería estar ok de su dura lesión de ligamentos. Paolo, de 36 años, es bastante más que un jugador de la selección: es el símbolo del equipo, un jugador totalmente clave en la Blanquirroja, más aun en torneos oficiales donde desde la Copa América del 2011 tiene un racha muy fuerte. Guerrero marcó 5 goles en la copa 2011, 3 en las Eliminatorias 2014, 4 en la Copa 2015, 1 en la Copa 2016 y 6 en las Eliminatorias 2018, todos goles estos previos a Rusia 2018 con Perú abajo en el marcador, lo que los hace más meritorios. Si bien ya los años y las lesiones parecen golpear la figura de nuestro ‘9’, parece un hecho que tendría la prioridad para jugar si es citado.

En ese supuesto hay dos formas en las que Paolo y Lapadula pueden convivir: 1) Cambiando el sistema de 4-3-3 o 4-2-3-1 a un típico 4-4-2 con los dos atacantes jugando adelante y siendo alimentados por los ofensivos y los laterales, y 2) Jugando el 4-2-3-1 pero con Paolo de ‘9’ y Lapadula jugando de extremo como en sus comienzos en las ligas italianas. La versatilidad de Lapadula le permite no solo ser un punta-punta, sino moverse por los bordes o retrasarse. Raúl Ruidíaz, más allá de su importancia para el técnico y de su antigüedad en el plantel, sí aparece bastante atrás en las preferencias, no solo por sus bajas actuaciones sino porque no es tan polifuncional como el ítalo-peruano para moverse en el frente del equipo.

Las opciones de Lapadula, por lo tanto, no se debilitarían necesariamente con la vuelta de Paolo. Si Gareca quisiera no prescindir de ninguno, sus opciones pasarían por ahí. Eso sí, tiene meses para pensarlo, meditarlo y decidir.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO

¿Cómo fue la semana de Gianluca Lapadula con la selección peruana?