La peligrosa expansión del (COVID-19) a nivel mundial obligó a diferentes gobiernos a ordenar extensas cuarentenas – algunas de varios meses hasta hoy - y otras medidas restrictivas para hacerle frente al denominado ‘enemigo invisible’, que hasta la fecha ha infectado a más de 28,5 millones de personas y matado a cerca de 915 mil.

MIRA | Salud: ¿cómo y por qué es importante reducir el nivel de colesterol en la sangre?

Y como una consecuencia propia del confinamiento y del temor por contagiarse del COVID-19, no son pocas las personas que deciden quedarse de forma permanente en casa para realizar sus actividades laborales (trabajo remoto), académicas y familiares, corriendo el riesgo de caer en el tan pesado – aunque para muchos placentero – sedentarismo.

De acuerdo con los profesionales de la salud, adoptar este modo de vida no es de ninguna manera positivo, sobre todo en medio de una pandemia que no tiene fecha de caducidad.

El sedentarismo, entendido como la actitud consciente de una persona por llevar una vida pasiva sin realizar ningún tipo de ejercicio físico, puede causar serios problemas de salud que, a la larga, podrían convertirse en afecciones crónicas como la , la hipertensión y la , entre otras.

MIRA | Pandemia y sobrepeso: ¿por qué la obesidad es un factor que aumenta las muertes por COVID-19?

¿Quedarme en casa sin hacer ejercicio puede ser nocivo para mi salud?

Sí, lo es; sobre todo cuando pasamos largas horas trabajando o estudiando sentados frente a la computadora, o no adoptamos una adecuada postura física al desarrollar nuestras labores.

Si no realizamos algún tipo de actividad física como caminar, bailar o, en la medida de lo posible, trotar o correr, podríamos abrirles las puertas a la obesidad y a otros males que de esta se desencadenan.

“Con la pandemia, al estar en casa y no salir mucho durante los primeros meses, aumentaron estos procesos de manera exponencial y ocasionarán problemas de salud. Por ejemplo, estar por tiempo prolongado frente a la computadora, ya sea por placer o por home office, empiezan a ganarse patologías”, advirtió Mauricio Ravelo Izquierdo, profesional en fisioterapia de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES), unidad León.

MIRA | Siete ejercicios que debemos realizar en casa para fortalecer y estirar la espalda

En declaraciones que reproduce el diario mexicano El Universal, el especialista comentó que la falta de ejercicio físico puede atrofiar los músculos, huesos, articulaciones y tendones, siendo el dolor en las manos una de las manifestaciones más comunes entre los afectados. Esto último es conocido como ‘tendinitis de Quervain’, doloroso trastorno que generalmente afecta a los tendones ubicados en la muñeca, al lado del dedo pulgar.

El sedentarismo también favorece el aumento del colesterol y los triglicéridos en la sangre, lo que incrementa el riesgo de padecer un infarto. El encierro permanente también puede provocar trastornos emocionales como estrés y depresión.

MIRA | Consumo de comida chatarra aumenta el riesgo de agravar los casos de COVID-19, advierte el Minsa

¿Cómo combatir el sedentarismo?

La forma más efectiva es realizando algún tipo de actividad física, como caminar, trotar o correr, ya sea de forma diaria o escalonada. “(Se debe ejercitar) de acuerdo con la posibilidad de cada uno, y prolongar paulatinamente el tiempo invertido en estas prácticas, sin exceder el esfuerzo, ya que podría producir riesgos”, dijo el especialista.

VIDEO RECOMENDADO

COVID-19 continúa en ascenso en capitales de provincia de Cusco


TE PUEDE INTERESAR