Sin tratamiento, la nefritis puede conducir a la cicatrización y al daño permanente de los riñones, y posiblemente a la insuficiencia renal en etapa terminal, en cuyo caso los pacientes necesitan someterse a diálisis y, posiblemente, a un trasplante de riñón. (Foto: Pixabay/Referencial)
Sin tratamiento, la nefritis puede conducir a la cicatrización y al daño permanente de los riñones, y posiblemente a la insuficiencia renal en etapa terminal, en cuyo caso los pacientes necesitan someterse a diálisis y, posiblemente, a un trasplante de riñón. (Foto: Pixabay/Referencial)
Agencia EFE

Agencia de noticias

Investigadores españoles del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Barcelona, noroeste de ) descubrieron la de una molécula presente en nuestra sangre, denominada C4BP (ß-), contra la nefritis lúpica, una variante del lupus que daña el riñón.

En un comunicado de prensa, el Idibell explica este lunes que el estudio, elaborado por el grupo de investigación en procesos inmunoinflamatorios y terapia génica del centro y publicado en la revista “”, supone “un avance muy prometedor” para los pacientes de esta enfermedad.

El lupus es una enfermedad crónica autoinmune que puede dañar cualquier parte del cuerpo y cuando afecta a los riñones, inflamándolos, estos no pueden eliminar correctamente los desechos de la sangre o controlar la cantidad de líquidos del cuerpo.

Sin tratamiento, la nefritis puede conducir a la cicatrización y al daño permanente de los riñones, y posiblemente a la insuficiencia renal en etapa terminal, en cuyo caso los pacientes necesitan someterse a diálisis y, posiblemente, a un trasplante de riñón.

Actualmente, los pacientes de nefritis lúpica son tratados con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos e inmunosupresores, que siguen siendo insatisfactorios y tienen efectos secundarios, por lo que se necesitan nuevos agentes terapéuticos con mayor potencia, selectividad y seguridad.

El estudio demuestra que la molécula C4BP (ß-) es capaz de reprogramar las células mieloides (un tipo de glóbulo blanco de la sangre), transformando su actividad proinflamatoria e inmunogénica a una actividad antiinflamatoria y tolerogénica.

En ratones que reproducen la nefritis lúpica humana, se demostró que la administración de C4BP (ß-) mejora muy considerablemente la sintomatología de la enfermedad, sobre todo si se compara con la acción terapéutica de los inmunosupresores clásicos.

Además, no presenta efectos secundarios y es efectiva también contra la dermatitis, otra afectación derivada del lupus.

Los investigadores están evaluando su aplicabilidad en otros trastornos autoinmunes, como la colitis y la artritis reumatoide, con resultados previos satisfactorios.

En el estudio también colaboraron investigadores de la universidad de Lund (Suecia), del Centro de Investigaciones Biológicas (CSIC) de Madrid y del Ciber de Enfermedades Raras (Ciberer).

VIDEO RECOMENDADO

Corea del Sur: primeros efectos del coronavirus sobre la economía

Corea del Sur: primeros efectos del coronavirus sobre la economía

TE PUEDE INTERESAR

MIRA MÁS VIDEOS

Argentina bate el récord: tiene 12 tipos de dólar
El avión de Air Canadá aterriza sin problemas en el aeropuerto de Barajas
Sacerdote sorprende al cantar ‘Tusa’ en plena misa

TAGS RELACIONADOS

RELACIONADAS