Redacción EC

El se caracteriza por ser un elegante auto de ciudad con un toque de deportividad que la convierte en una berlina única. Por ello, la aparición de una versión para las competencias deportivas sobre el hielo es algo que pocos imaginaron.

Lo cierto es que este ejemplar cuenta con diversos cambios como una carrocería pintada en negro y azul, un portesquís, una barra LED en el techo, neumáticos modelo Pirelli Scorpion con clavos, entre otros.

En cuanto a su mecánica, el mantiene su propulsor W12 biturbo de 6.0 litros que desarrolla 626 HP y 900 Nm de torque. Esto le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3.6 segundos y alcanzar una velocidad tope de 321 km/h.

El cambio mecánico de gran importancia que mantiene el modelo británico se encuentra en su sistema de escape, firmado por Akrapovic. Por otro lado, se ha instalado una jaula antivuelco, sistema de extinción de incendios, asientos tipo butacas y se ha elevado la altura del suelo en 15 milímetros.

UN AUTO DE COMPETENCIA

La preparación del Bentley Continental GT no es solo para exhibición. De hecho, el vehículo será utilizado por la piloto Catie Munnings en el Campeonato Mundial Junior de Rallies. “Estoy completamente impresionada por el auto”, aseguró.

Esta será la segunda carrera sobre hielo que se disputará en el campeonato austriaco, el cual empezó el 2 de febrero pasado. La competencia incluye una pista congelada de 600 metros con una carrera regular y una de exhibición, en la que el auto recorre un circuito tirando de un esquiador.