Redacción EC

Adonis no es un conductor normal. A pesar de ser un amante –y dueño– de la versión clásica del , el hombre buscaba convertirlo en un auto más rápido y capaz de competir contra los más veloces deportivos.

Por ello, Adonis no dudó en buscar los consejos de algunos expertos, quienes le aconsejaron dejar de lado su objetivo. Sin embargo, el conductor siguió con su idea. Motivado por un boceto compartido en Speedhunters, el protagonista de esta historia decidió darle una nueva alma al ‘vochito’.

► 

► 

De este modo, Adonis apostó por reemplazar el propulsor de su Volkswagen Escarabajo por uno de origen japonés. Se trataba del motor bóxer EJ20 a gasolina de origen Subaru, el cual fue utilizado por muchos años en los modelos Impreza y Legacy.

Pero eso no fue todo. Este entusiasta del motor también se animó a instalar un turbo al Volkswagen Escarabajo, el cual le otorgó mayor potencia y un mejor performance en su andar por las calles.

Además, se adhirió un nuevo sistema de admisión, un sistema de escape, discos de freno firmados por BMW, una suspensión más rígida tanto en el eje delantero como el posterior y un sistema de inyectores de 1.000 cm3.

Por último, el Volkswagen Escarabajo fue dotado de un kit de carrocería que incluye un prominente alerón, el cual mejora sus funciones aerodinámicas. Al interior se lucen asientos tipo butacas, una jaula antivuelco y entradas de aire en las ventanas posteriores.