Redacción EC

Hace tan solo unos días, como parte del Salón de Detroit, dos de las tres grandes marcas de pick-ups norteamericanas habían sorprendido con sus actualizaciones. En ese sentido, la Ram Heavy Duty fue la primera en salir a la luz, seguida de la GMC Sierra Heavy Duty.


Hoy le tocó el turno a la marca del óvalo azul y su imponente todoterreno de trabajo. Nos referimos a la 2020, una pick-up que aumenta su potencia y ofrece una mayor capacidad de carga.

La nueva ‘joya’ de –producida en Kentucky y Ohio– llegará al mercado con tres distintas opciones de motorización, un nuevo sistema automático TorqShift de 10 marchas, mayor tecnología y distintas opciones de desempeño sobre el terreno.

Los motores disponibles para la son un V8 de 6.2 litros, un V8 de 7.3 litros y un V8 de 6.7 litros Power Stroke diésel. Estos dos últimos pueden combinar sus transmisiones automática de 10 marchas o manual de 6, con distintos modos de conducción.

Por el momento no ha compartido información sobre la potencia que ofrecerán sus distintas motorizaciones. Sin embargo, se sabe que la estrella será el V8 de 7.3 litros. Por otro lado, se sabe que la versión Power Stoke diésel ofrecerá una capacidad de carga nunca antes vista en una pick-up de la firma.

En cuanto a tecnología, la ofrece la tecnología de retroceso con remolque, cámara de retroceso con guías o conexión 4G LTE. Además, puede adicionarse opcionalmente el sistema de asistente de ángulo muerto, freno de emergencia que detecta peatones, entre otros.

El frontal del todoterreno ha sido mejorado para ofrecer una mejor ventilación al propulsor. Por otro lado, los pasos de rueda han sido ensanchados para las versiones que cuentan con doble ruedas en el eje posterior.

Los faros LED delanteros también han sido modificados, luciendo ahora más modernos. En el habitáculo, por su parte, la ofrece distintas opciones de materiales que incluye cuero de primera calidad, detalles en madera e inserciones en metal.