Redacción EC

Después de 32 años, Alfa Romeo volverá a tener su nombre en un monoplaza de la Fórmula 1, ahora que es socio del equipo Sauber. El acuerdo firmado el año pasado es de carácter comercial y técnico, lo que supone una gran inyección de dinero para que la marca haga planes a futuro.

La presentación del nuevo bólido C37 es el mejor fruto de ese acuerdo. El monoplaza que remplaza al C36 del 2017 incorpora la parte superior de color rojo, para evidenciar la presencia de la marca italiana. A diferencia del año pasado, cuando usaba tecnología Honda, la escudería contará con los motores Ferrari. Esto supuso un leve retraso en el desarrollo del vehículo. El nuevo halo tiene un diseño algo más pronunciado hacia el frente que otros equipos.

Los pilotos confirmados para esta temporada son Marcus Ericsson, pilar del equipo en los últimos años, y el joven francés Charles Leclerc, quien debuta en la F1, pero viene de ganar la GP2 del 2017.