Los autos eléctricos se presentan como un atractivo medio de transporte que no daña al medio ambiente. (Foto: Wikimedia Commons).
Los autos eléctricos se presentan como un atractivo medio de transporte que no daña al medio ambiente. (Foto: Wikimedia Commons).
Redacción EC

Los ya son una realidad y cada día son más los conductores que apuestan por esta tecnología ecoamigable. Solo para darnos una idea de su magnitud, según un reporte de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), durante el 2018 se registraron 200 mil unidades en el viejo continente.

Entre los principales atractivos que motivan a un conductor a apostar por este tipo de vehículos se encuentran las facilidades fiscales, su funcionamiento ecológico y la eficiencia que ofrecen.

▷ 

▷ 

Pero también existen algunos aspectos negativos que se mantienen en el imaginario de los conductores. Entre ellos resalta el factor de la autonomía que ofrecen los autos eléctricos y los elevados precios de algunas marcas.

Para despejar tus dudas acerca de esta moderna tecnología automotriz, te presentamos tres datos que posiblemente desconocías sobre este tipo de vehículos.

Los autos eléctricos se presentan como un atractivo medio de transporte que no daña al medio ambiente. (Foto: Wikimedia Commons).
Los autos eléctricos se presentan como un atractivo medio de transporte que no daña al medio ambiente. (Foto: Wikimedia Commons).

1. TIENE MAYOR ACELERACIÓN
Aún existe la idea de que, además de contar con un diseño menos deportivo, los se caracterizan por ser modelos menos veloces que un auto a gasolina. Pero la realidad indica todo lo contrario.

De hecho, los cuentan con una aceleración principalmente por su potencia y par motor. Por ello, es normal que estos vehículos aceleren de 0 a 100 km/h en menos tiempo, y alcanzar una velocidad máxima superior a los 200 km/h.

2. TAMBIÉN PUEDEN CONTAMINAR
El sistema de propulsión de un está compuesto por un sistema de baterías recargable que, en efecto, no emiten contaminación alguna. Sin embargo, esta no es una característica que ocurre durante la fabricación del vehículo.

Tanto los gases emitidos como la energía utilizada durante su creación resultan dañinas para el medio ambiente. Lo mismo puede ocurrir con una errónea manipulación de las baterías, pues cuentan con elementos como litio y metales tóxicos.

Por ello, cada año se endurecen más las normas de homologación alrededor de mundo, con el objetivo de evitar daños a gran escala que afecte directamente al medio ambiente.

3. SERÁ MÁS BARATO QUE UN AUTO REGULAR
Un reciente estudio publicado por la consultora KPMG proyecta que para el año 2040, el 33% de vendidos a nivel global serán eléctricos. De este modo, se proyecta que el aumento de su demanda ocasione que para el 2030 los precios de estos vehículos sean más asequibles y, además, sean más rentables que hoy.