Sin señas particulares
2020
Prime Video
Director:
Fernanda Valadez
Actores:
Mercedes Hernández, Juan Jesús Varela, David Illescas
Género:
Drama
Duración:
135 minutos
Clasificación:
+13
Saltar Intro | Tráiler de "Sin Señas Particulares". (Fuente: Prime Video)
Saltar Intro | Tráiler de "Sin Señas Particulares". (Fuente: Prime Video)
José Miguel Silva

Aunque las distintas cadenas de streaming se esfuerzan por llevar a su parrilla los estrenos casi en simultáneo a cómo llegan al cine o los festivales, a veces –por diversos motivos—esto no es posible. Nada de esto, sin embargo, resta mérito al esfuerzo de traer algunas producciones que, aunque evidentemente no son nuevas, sin duda logran cautivar a miles de suscriptores.

MIRA: “The Adam Project”: ¿por qué nos gustó tanto la nueva película de Ryan Reynolds en Netflix? | CRÍTICA

Un inmejorable ejemplo de lo descrito es “Sin señas particulares”, ópera prima de Fernanda Valadez que acaba de llegar a Amazon Prime Video algunos meses después de su estreno en salas mexicanas e importantes festivales internacionales, donde se alzó con varias estatuillas.

La cinta cuenta dos historias paralelas. Primero, la de Magdalena (Mercedes Hernández), una humilde madre de familia que emprende el camino de búsqueda de su menor hijo, desaparecido junto a un amigo tan solo unas semanas después de dejar el hogar en busca del ‘Sueño americano’. Luego viene la historia de Miguel (David Illescas), un joven que, tras ser deportado de los Estados Unidos, intenta retornar a la casa de su madre, cerca de la frontera, buscando una segunda oportunidad en la vida.

Siendo una película de bajo presupuesto, “Sin señas particulares” tiene en la actuación de sus protagonistas tal vez su gran fortaleza. En la serie de ficción “Somos” (2021), la actriz Mercedes Hernández había demostrado ya su innegable talento interpretando a Doña Chayo, una humilde vendedora de tacos que ve cómo la violencia se sumerge en su pueblo para arrasar con gran parte de su población.

Dicha producción, basada en un reportaje sobre la matanza de Allende escrito por la periodista Ginger Thompson, ya tenía a la violencia ligada al narcotráfico como gran tema. Aunque no era para nada un repaso a las joyas, autos y bellas mujeres de los capos de la droga, sino más bien un crudo y muy personal acercamiento a las víctimas de un flagelo que castiga México hace más de una década.

En “Sin señas particulares” la violencia es también uno de los temas clave. Se sabe que año tras año el narcotráfico mata miles de personas en México no solo por ajustes de cuentas, enfrentamientos con autoridades o luchas entre cárteles. Se han reportado, además, cientos de casos en los que hombres y mujeres que intentan llegar a la frontera (para luego tratar de cruzarla, en su mayoría ilegalmente) son raptados por los cárteles y sumados a sus filas de forma forzosa.

Conforme se acerca a la frontera, Magdalena va tocando puertas, buscando nombres de personas que supuestamente podrían indicarle el paradero de su hijo. En el camino dialogará con muchos. Se encontrará con autoridades que la intentarán persuadir para que, solo a cambio de una de las pertenencias de su hijo, firme el consentimiento de su hallazgo, y así termine la denuncia por desaparición. Pero muy en el fondo la protagonista de este filme sabe que su hijo no está muerto.

(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)

Imposible no mencionar el halo del tristeza y duelo que recorre toda la trama de “Sin señas particulares”. En este propósito, la actuación de Mercedes Hernández es envolvente y redonda. Su mirada y su voz resultan --en repetidas ocasiones-- una inmejorable muestra de que el dolor es un sentimiento absolutamente universal, capaz de afectarnos sin importar el estrato social al que pertenezcamos. A esto habría que sumarle una serie de elementos religiosos y simbólicos que impregnan la película de un matiz por ratos lúgubre, con escenas a oscuras y cuyo soundtrack es solo la incomprensible naturaleza.

Pero conforme la historia de Magdalena toma cuerpo, veremos también la de Miguel buscando a su madre. Pronto este joven se estrellará con la cruda realidad: la violencia parece haberlo consumido todo alrededor. De pronto tendremos a protagonistas marcados por el infortunio caminando juntos en medio de un sembrío. Las vidas se cruzan y surgen posibilidades para la trama. ¿Seguir buscando al hijo de Magdalena? ¿Unirse en una sola familia? ¿Huir? ¿Reclamar justicia ante las autoridades? ¿Olvidar?

La permanente lluvia informativa en torno a crímenes en México nos puede hacer perder cierta sensibilidad en torno a los diversos factores ligados a la violencia en un país con muchas similitudes al nuestro. En ese sentido, ¿qué pueden ofrecernos industrias como la televisión, el cine, la literatura y demás? En el caso del llamado ‘séptimo arte’, y específicamente de películas tan bien logradas como “Sin señas particulares”, estamos ante la posibilidad de presenciar –aun cuando todo alrededor parece ser consumido por el fuego de la violencia—cómo el amor de madre impulsa una rebelión ante el destino injusto. Solo por ese propósito, logrado casi a la perfección, esta cinta merece una oportunidad.

LA FICHA:

Sinopsis: Una madre viaja por todo México en busca de su hijo, quien según las autoridades murió mientras intentaba cruzar la frontera hacia los Estados Unidos.

Título original: “Sin señas particulares”

Duración: 95 minutos

Clasificación: +13 años

Género: Drama

Calificación: ★★★★

VIDEO RELACIONADO:

"La Bestia" un cortometraje chileno rumbo al Oscar
En 1973, existió una mujer a la que llamaron “monstruo”. Su nombre es Ingrid Olderock, agente de la Dirección de Inteligencia Nacional de Chile (DINA). Ella pertenecía a la policía secreta que se creó durante la dictadura militar de Augusto Pinochet. Y que realizaba actividades clandestinas, como adiestrar a perros para cometer violaciones sexuales a opositoras del gobierno, descabelladamente una tarea fascinante para Ingrid Olderock.

MÁS EN INSTAGRAM...

TE PUEDE INTERESAR...


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más