La abogada Alessandra de Osma se convirtió así en alteza real, princesa de Hannover y duquesa de Brunswick-Lüneburg. Título que también ostenta Carolina de Mónaco.
La abogada Alessandra de Osma se convirtió así en alteza real, princesa de Hannover y duquesa de Brunswick-Lüneburg. Título que también ostenta Carolina de Mónaco.
Nora Sugobono

El príncipe alemán –hijo del polémico Ernesto de Hannover y la millonaria suiza Chantal Hochuli; hijastro de Carolina de Mónaco y medio hermano de los igualmente famosos Carlota, Andrea y Pierre Casiraghi– había venido al Perú por primera vez y –cuenta la leyenda– necesitaba de alguien que lo acompañe a conocer la ciudad. Su padre, Ernesto, le habría pedido a algunos amigos en común que lo ayudasen a encontrar a la persona idónea. Fue ella, .

Para diciembre de 2011, Alessandra de Osma y Christian de Hannover no solo tenían una relación formal, sino que también debutaban en la prensa local: recibieron el año nuevo en una fiesta en Paracas y las imágenes confirmaron el romance. Nunca más se volvieron a separar y nunca más se volvieron a ocultar. Antes de mudarse definitivamente a Madrid, ‘Sassa’ terminó la carrera de Derecho en la Universidad de Lima y fue imagen de una serie de firmas de diseño local. Su afición por la moda le viene de cuna: su madre, Elizabeth Foy Vásquez, también había sido modelo. Su estilo, su procedencia y su belleza natural han convertido a De Osma en una de las figuras más fascinantes para la prensa del corazón española. No en vano la han bautizado como la ‘Princesa de los Andes’. Un título extraoficial nunca está de más.En noviembre pasado la pareja se casó civilmente en Londres. La abogada se convirtió así en alteza real, princesa de Hannover y duquesa de Brunswick-Lüneburg. Título que también ostenta Carolina de Mónaco. La peruana no es, sin embargo, la primera latina en conquistar el corazón de la realeza europea. El mayor de los hijos de la misma Carolina, Andrea, está casado hace varios años con la colombiana Tatiana Santo Domingo y no convendría olvidar a la argentina Máxima Zorreguieta, actual reina de los Países Bajos.

El enlace religioso entre De Osma y Hannover (tal y como sucedió con sus antecesoras), el próximo 16 de marzo, representa otra oportunidad para poner al Perú –aún más, incluso– en los ojos del mundo.