Denisse Sotomayor posa con una colonia de pingüinos Adelia en la estación científica polaca Artowski, en la Isla del Rey Jorge, en la Antártida (2012). Aquella estación era "vecina" del Perú en la isla. "Este fue el viaje que cambió mi vida y mi forma de hacer periodismo", sostiene Sotomayor.
Denisse Sotomayor posa con una colonia de pingüinos Adelia en la estación científica polaca Artowski, en la Isla del Rey Jorge, en la Antártida (2012). Aquella estación era "vecina" del Perú en la isla. "Este fue el viaje que cambió mi vida y mi forma de hacer periodismo", sostiene Sotomayor.
Nora Sugobono

La Antártida bien podría ser el último destino del mundo. Literalmente. Para la periodista peruana Denisse Sotomayor (34), sin embargo, el continente más austral de la tierra fue el comienzo. Hielo, océano, glaciares, volcanes y lagunas conforman un paisaje de blanco prístino y condiciones extremas. Por dos meses, aquel paraje fue su hogar. Lejos de los suyos y de todo aquello que creía conocer, Denisse se encontró a sí misma.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más