La fruta fresca de estación siempre vuelta, como el melón, la sandía, uvas o mandarinas (bien frías y listas para comer).
La fruta fresca de estación siempre vuelta, como el melón, la sandía, uvas o mandarinas (bien frías y listas para comer).
Colette Olaechea

¿Quieres darte una escapadita a la playa? Lo ideal es separar un día de semana -si estás de vacaciones, o puedes pedirte el día- si tienes hijos pequeños como yo; así la playa no está tan llena de gente y estamos más cómodos con los chicos. Uno de los temas principales, aparte de la ropa de baño, muda de ropa, bloqueador, gorros y la sombrilla es qué llevar a la playa para comer. Busquemos que sea algo práctico (tanto para prepararlo, como para transportarlo y comerlo) y por supuesto, que sea rico.

Es fundamental llevar un cooler con la comida para que se mantenga en buen estado. Siempre es un gasto extra salir de paseo, por eso llevar la comida será un ahorro y así disfrutaremos el día de playa al máximo sin gastar tanto. Mi recomendación es dejar todo listo desde la noche anterior en contenedores en el refrigerador, al igual que los maletines para evitar tensiones en el día del paseo.

Les comparto lo que nosotros llevamos para pasar el día en la playa y los horarios en que lo comemos:

  1. Fruta fresca de estación fácil de comer como: melón, sandía, uvas o mandarinas (siempre bien frías y listas para comer). Ya verán cómo desaparece la fruta en un abrir y cerrar de ojos. Nada más rico que algo fresco e hidratante en la playa, sobre todo para el medio día.
  2. También les invito un helado a las chicas en la playa al medio día
  3. Sánguches en pan de molde integral que pueden ser de palta con lechuga, tomate (al tomate le retiro las pepas y lo seco con papel toalla antes de armarlo), aceite de oliva, gotas de limón, sal y pimienta; de pollo clásicos con mayonesa; mixtos con lechuga, tomate, aceite de oliva; o sánguches de atún con mayonesa. A estos últimos les pongo chips de papas para darle el toque crocante al momento de comer (a todos nos encanta). Esto para el almuerzo
  4. Algún pastel de verduras sin masa, como de vainitas o acelga, que se mantienen bien y no huele fuerte. Los preparo en moldes individuales de cupcakes para que sea fácil de comer. Esto para la tarde cuando baja el sol.
  5. Si tengo tiempo hago algún queque en moldes individuales, e plátano, zanahoria, manzana o chocolate; o alguna galleta tipo de avena. Si no tengo tiempo compro frutos secos y hago un mix de pasas, manís, almendras, pecanas,… o unas barras de cereal. Esto para la tarde: la playa siempre da hambre sobre todo a la hora del regreso.
Los sánguches en pan de molde integral pueden tener mil combinaciones.
Los sánguches en pan de molde integral pueden tener mil combinaciones.

Les comparto una receta:

Pastel de acelga sin masa

Ingredientes

- 2 atados de acelga de 1,8 k aproximadamente

- 2 tazas de cebolla blanca (2 cebollas medianas)

-1 cucharadita de ajo molido

-1/2 taza de queso parmesano (reservar un poquito para encima del pastel)

-3/4 taza de queso fresco rayado (reservar un poquito para encima del pastel)

- 6 huevos para el pastel

- Huevos de codorniz para decorar (opcional, la cantidad dependerá si se hace un solo molde o moldes individuales tipo cupcakes)

- 2 cucharadas de aceite de oliva

- Mantequilla para enmantequillar el molde

- Limón en gajos, opcional para la hora de comer

Preparación

-Cortar las cebollas en cuadraditos y cocinarlas con una cucharada de aceite de oliva a fuego medio por 8 minutos aproximadamente. Uos minutos antes de sacarlas del fuego, agregar una cucharadita de ajo molido sal y pimienta.

-Lavar y deshojar la acelga, reservar hojas y tallos. Cortar los tallos en pedazos de 1 cm aproximadamente y cocinarlos en agua hirviendo con sal por 8 minutos aproximadamente. Retirar los tallos del agua con una espumadera y colocarlos en un colador. En esa misma agua hirviendo cocinar las hojas de acelga por 1 minuto. Colar, dejar escurrir y enfriar junto con los tallos para sacar el excedente de agua y no quemarnos.

-Cuando estén bien escurridos y exprimidos, colocarlos en una tabla y cortarlos (los cortes pueden ser de 1/2 a 1 cm). Colocar en un recipiente todos los ingredientes y mezclar (reservar los huevos para decorar, esto es opcional). Poner la mezcla en un molde emmantequillado o con aceite de oliva, y colocar los huevos decorativos en nidos (hacer hoyitos y verter el huevo). Agregar queso parmesano y queso fresco al rededor del nido, sin tapar del todo el huevo.

-Hornear en un horno precalentado a 350 grados por 45 minutos aproximadamente si es un solo molde. Si son moldes individuales, que sea por 22 minutos aproximadamente (les recomiendo los moldes de cupcakes de silicona).

Nota: Nosotros llevamos platitos y cubiertos de plástico reusables que tenemos en la casa y bolsas para botar nuestra basura. También ‘tomatodos’ con agua fría y una botella de agua grande, fría también, en el cooler.

¡Disfruten el verano!