Julio Hevia nos mostraba su mejor sonrisa. (Foto: Richard Hirano)
Julio Hevia nos mostraba su mejor sonrisa. (Foto: Richard Hirano)

Para entender y recordar a Julio Hevia era mejor escucharlo y, claramente, leerlo. No hay mejor homenaje en su partida que ese. Aquí, algunos de sus últimos textos en Somos, donde formó parte del Dream Team que miró y escribió el Mundial Rusia 2018.

 
(11.06.2018)


"Quizá el último gran malabarista del fútbol mundial, Ney-mar Jr. es tributario de una rica herencia en la que las leyendas de y se anudan, inextricables, con la magia de . Frágil en apariencia, sus giros súbitos y dominio literal de ambos perfiles lo hicieron brillar desde su debut, en el Santos brasilero, para luego consagrarse, sucesivamente, en el Barcelona y el Paris Saint-Germain. Al igual que , o , remata de modo exquisito y letal. Hoy por hoy, es capitán indiscutible de la selección auriverde, esa constelación de estrellas futboleras de primerísimo nivel".

Los chicos malos
( 28.05.2018)


", O Baixinho, de caja toráxica amplia y talla menuda, paseó su particular estilo de juego por distintos continentes. Siempre explotando la rigidez y mayor estatura del rival, solía llevar la bola adherida al pie e ingresar fugaz al área. Célebres eran sus puntazos que, por una suerte de cálculo milimétrico, pasaban a escasa distancia de los pies del arquero. Como buen flamenguista, sufría de saudade dados los tiempos extremadamente prolongados que permanecía lejos de la bahía de Guanabara; era especialmente alérgico a todo tipo de concentración, salvo a aquella de la que era dueño frente a la valla rival. Todos sus extravíos solían anclar en las playas cariocas a cuyas orillas era capturado peloteando entre otros garotos. Reza el mito que , su entrenador en EE.UU. 94, tuvo que encerrarse con él y para convencerlos de que mientras se mantuvieran enemistados Brasil no iba a poder titularse campeón. Habiéndose reconciliado, Brasil se hizo nuevamente de la copa".

Las chapas y su enigma
(2017-10-11)


"Quizá debamos preguntarnos, para terminar, si en tiempos donde prima lo políticamente correcto y el respeto a la diferencia no cabe más apelar a las claves étnicas donde fueron alojados, en su momento, el entrañable 'Cholo' , , alias 'El Negro', glorioso capitán del Boca Juniors, y el volante crema L, por no hablar del entreala argentino . Suponemos que el hincha replicaría que, en el mundo futbolístico, está prohibido prohibir".

La vida después de Paolo
(2017-10-11)


"En nuestro país el maleteo ha sido un ejercicio consuetudinario. La vigencia de ciertas prácticas –como el relativamente reciente ninguneo y el más legendario y aún vigente raje– da cuenta de continuas tentaciones chismográficas, vale decir, consumadas a espaldas del afectado. Es así que sabemos ponernos, no obstante, en el lugar del más afectado, del denominado chivo expiatorio, a condición, claro está, de que este se haya visto públicamente denostado, de que resulte material de un total y unánime descrédito, de que su resbalón en el mundo de la deshonra y de las decisiones turbias emerja como indefendible. Es en esos contextos donde hasta el más vil encuentra abanderados que entiendan y comprendan sus razones, sectores dispuestos a esclarecer los motivos que nadie supo ni quiso interpretar".

La mentada madre
(2018-11-05)


"En el entorno nacional, reconozcámoslo, abundan los escenarios para ejercer una procacidad desenfrenada. Además del ámbito escolar y la tensión vehicular, está el estadio futbolero donde las licencias para el desfogue son tan evidentes como múltiples sus formas de actualizarse. Salvo beligerancias extremas, es difícil imaginar, en el espacio público, otros contextos donde las mentadas viajen a tal velocidad, como si replicaran de la tribuna a la cancha las idas y vueltas del balón. Según se sabe, tal vendaval verborreico, acompañado de pifias y clamores altisonantes, se va a desplegar, las más de las veces, sin que medie punición alguna o réplica disciplinar. El árbitro, el rival e incluso los integrantes del propio equipo van a ser los objetivos preferidos para esa obsesa invocación a las madres de cada cual".

La Bombonera
(2017-22-09)


"En tal escenario, , memorable delantero que parecía contar con un amortiguador en el pecho y un cañón en la testa, se descosió el pantalón en el círculo central del campo, gestando así un efecto termostático inverso pues, en medio de la calentura, pasó a enfriarlo todo, en tanto en la tribuna rayaba la desesperación y se expelían toda suerte de improperios contra las progenitoras peruanas. Iniciativa contraproducente, quizá, pues el macho peruano soporta todo improperio menos que intenten reenviarlo, en clave contranatura, a su matriz vaginal"

TAGS RELACIONADOS