Lee la columna de Pedro Suárez-Vértiz. (Ilustración: Gustavo Gamboa)
Lee la columna de Pedro Suárez-Vértiz. (Ilustración: Gustavo Gamboa)

Cuando anunciamos el retorno de Soda Stereo hace un poco más de un mes, alguien publicó en su muro: “Esto no es Soda”, y tuvo algo de razón. No se puede concebir a la banda sin Gustavo Cerati, su líder y frontman. Pero este retorno no es Soda Stereo en directo. Esto es un homenaje hecho por sus mismos compañeros a Gustavo, trágica y prematuramente desaparecido, y a la banda misma. Así como a los cracks mundiales del fútbol se les despide a estadio lleno.

Cuando Cerati salga cantando y encantando en las pantallas, el Estadio Nacional se estremecerá como se estremeció aquel 8 de diciembre de 2007, cuando el cantautor exclamó: “¿Cuál es el público más caliente de Latinoamérica?”. Pregunta que no repitió en las otras ciudades, ni siquiera en su ‘ciudad de la furia’: Buenos Aires.

El empresario peruano Coqui Fernández, dueño de la franquicia de la banda argentina en Perú, mientras sonaba de fondo la canción Ecos, dijo: “Definitivamente, Soda es una banda redonda, a pesar de ser solamente tres sus integrantes. Qué bulla. El Nacional volverá a lucir hermoso ya que la música de Soda es transversal y esto hace que la cancha y las graderías sean copadas por familias enteras. Desde adultos contemporáneos al nacimiento de la banda, allá por los 80, hasta la siguiente generación de noventeros que pusieron en el tocadiscos Dynamo o el Unplugged de MTV. Incluso aquellos jóvenes que recién conocieron a la banda en los dos conciertos míticos de diciembre de 2007”.

Aquellos conciertos albergaron a más de 100 mil personas, récord insuperable pues para ser batido tendrían que llenarse tres Estadios Nacionales (con la remodelación de este en el 2009, hoy entran 10 mil personas menos).

Coqui Fernández, quien también es amigo personal del trío, prosigue: “Soda es transversal porque Canción animal, por ejemplo, es perfecta para hacer el amor. Si pones Corazón delator, provoca estar frente al mar viendo el sunset acompañado de una copa de vino blanco. Un sunset como los que disfrutábamos en compañía de Gustavo, con los pescados y mariscos peruanos que tanto le encantaban. O si ponemos Cuando pase el temblor, dan ganas de agarrar la camioneta y comenzar a rutear por nuestra sierra. Los íconos argentinos son tan reconocidos en Perú que hace un par de días un amigo perteneciente a una disquera me contaba que le propuso a varias bandas que sean parte de un homenaje a Soda Stereo y ninguno quiso. Celos”.

Volviendo al concierto, por alguna razón los últimos tres han sido complicados. No vinieron en la gira que hicieron en 1997, cuando se separaron. La razón, según ellos, fue que los peruanos se demoraron mucho en ofertar y los músicos ya no se soportaban y querían salir rápido de aquella gira. El tour del 2007 estuvo anunciado durante tres meses en toda Latinoamérica, con fechas en Miami y L. A. Sin embargo, Perú no figuraba. Recordemos que si Cerati no avalaba a Coqui Fernández y a su socio como empresarios, la gira no venía. La dupla peruana no estaba ni cerca de tener el presupuesto suficiente.

Había que poner por delante US$ 500 mil dólares, y eso era solo el 50% inicial antes de salir las entradas a la venta. “Nosotros habíamos hecho tres conciertos con Gustavo solista en el 2003 y 2006; ahí fue cuando nos conoció. Además, la banda sentía que tenía una deuda con Perú tras haber sido sus padrinos internacionales con los ‘amautazos’ y por no haber venido en 1997”, dice Fernández.

Este último homenaje, Gracias totales, el cual vendrá a nuestra capital el próximo 3 de marzo, también fue anunciado a inicios de octubre, sin incluirnos. Perú recién pudo cerrar una fecha a inicios de diciembre.

La Sodamanía en 1987 fue tal en Perú que Cerati, Bozzio y Alberti tuvieron que escapar por los techos colindantes de Radio Panemericana después de su primera entrevista. El amor por la banda en nuestro país es tan grande que cuando en una de las dos presentaciones del 2007 hubo un corte eléctrico en la canción Texturas, nadie se molestó. Las 56 mil personas permanecieron tranquilas a la espera del retorno de la energía. Finalmente, la gira Me verás volver empezó y terminó en Buenos Aires, pero el tramo internacional fue en Perú.

Tendremos una cita y una experiencia única con Soda Stereo en el Estadio Nacional este 3 de marzo desde las 8 p.m. Como escribió Cerati: “Volveremos las cenizas al papel”. //

TAGS RELACIONADOS