"Íbamos allí y vendíamos botellas de limonada por un centavo. Siempre nos divertimos en Strawberry Fields", recuerda John Lennon.
"Íbamos allí y vendíamos botellas de limonada por un centavo. Siempre nos divertimos en Strawberry Fields", recuerda John Lennon.

Hace unas semanas se viralizó una publicación mía en redes sociales. Se trataba de una fotografía del periodista Mario Ghibellini en el icónico portal de Strawberry Field, la finca en Liverpool, Inglaterra, a donde peregrinan miles de beatlemaniacos desde hace más de 50 años. El mensaje era conmovedor, pues Mario me comunicaba que había dejado una flor allí en mi nombre.

La canción de los Beatles Strawberry Fields Forever fue lanzada en febrero de 1967 y rápidamente alcanzó el éxito alrededor del mundo. La inspiración para este single nació justamente de los enormes jardines de la casa llamada Strawberry Field, en el barrio de Woolton, en Liverpool, donde John Lennon vivió la mayor parte de su adolescencia e infancia.

John recuerda que de niño iba a jugar al jardín de este hogar manejado por Salvation Army, una organización cristiano-protestante de la época. Lennon cuenta: “Era una casa cerca de un reformatorio para niños donde solía ir a fiestas con mis amigos Nigel y Pete. Íbamos allí y vendíamos botellas de limonada por un centavo. Siempre nos divertimos en Strawberry Fields. Entonces ahí es donde obtuve el nombre de la canción. Pero lo usé como una imagen. Strawberry Fields por siempre”.

El tema no formó parte de ningún álbum de los Beatles porque fue lanzado como sencillo junto a Penny Lane, canción de McCartney que alude a la calle del mismo nombre, como un doble lado A. Esto ocurrió meses antes del lanzamiento del revolucionario LP Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. Los Beatles no incluían sencillos en sus álbumes, lo cual luego fue considerado un error ya que se cree que debió pertenecer al famoso disco.

Este álbum marcó un antes y un después en la historia del rock, y sin duda el prólogo fue Strawberry Fields Forever. Una canción llena de curiosidades, como el hecho de que para John siempre estuviera mal grabada. Además, luego de la primera línea –“Let me take you down ‘cause I’m going to”– se pueden apreciar unos sonidos que parecen formar parte de la melodía, pero en realidad son sonidos en clave morse que deletrean una jota y una ele, iniciales del Beatle compositor. Es así como el tema se vuelve un tesoro exploratorio por los beatlemaniacos, quienes se acercan constantemente a las afueras de Strawberry Field.

Esta semana se anunció que este hogar abriría sus puertas a los más de 60 mil fans que acuden cada año a tomarse fotos con la famosa reja roja que resguarda la entrada. Allí, en los muros al costado de ella, se pueden observar mensajes tallados o pintados en el concreto para inmortalizar la beatlemanía de los fanáticos.

Salvation Army menciona que ahora estas rejas se abrirán al público para que por primera vez se pueda recorrer los espacios donde John Lennon experimentó sus momentos de inspiración. Todo niño tiene un lugar fantástico donde dejar que la mente juegue a lo imposible. Las ideas fantasiosas cobran vida en estos lugares, como en un campo de ideas. Strawberry Field era el campo de John.

Como dice en la letra: “Nothing is real and nothing to get hung about Strawberry Fields forever”. Nada es real, pues la imaginación era el foco en esta época prematura de John. Ahora es posible conocer este terreno. Con el ticket de entrada se financiará un programa llamado Steps to Work, que consiste en ayudar a jóvenes y adultos con dificultades para aprender y, por ende, para conseguir un empleo. Este programa ayuda a estas personas a poder encontrar su sitio en la sociedad, y ahora el apoyo se multiplicará exponencialmente por el nuevo punto turístico de Liverpool.

Así que, Mario querido, tendrás que regresar y esta vez dejar mi flor adentro. Desde ya, muchísimas gracias. //