Tardó siete años en vencer por primera vez al cáncer y poder volver a actuar en vivo. En su época de recuperación se hizo aficionada al dibujo.
Tardó siete años en vencer por primera vez al cáncer y poder volver a actuar en vivo. En su época de recuperación se hizo aficionada al dibujo.
Pedro Suárez Vértiz

Después de EE. UU. y el Reino Unido, no existe otro país que haya dado tantas estrellas mundiales de la música pop como Suecia. Con solo mencionar un puñado (The Cardigans, ABBA, Roxette, Europe, The Hives, Kent, Lambretta, The Ark, Yngwie J. Malmsteen, The Sounds, The Latin Kings, Amici, Ace of Base) queda demostrado. Por eso resulta relevante mencionar que el lunes 9 de diciembre pasó a mejor vida la voz femenina del reconocido dúo sueco Roxette, a los 61 años.

Muchos ‘ochenteros’ conocen a esta dupla pop rock de memoria, por sus hiperdifundidas canciones, interpretadas por el guitarrista pelucón, siempre en plano de fondo, y la rubia con corte de pelo varonil. Ella justamente, , batallaba con un cáncer desde hace 17 años, cuando le fue diagnosticado un tumor cerebral.

Marie nació en Suecia en una familia de cinco hermanos y unos padres tan ocupados que frecuentemente dejaban a los niños solos en casa. Es en este contexto que descubre su pasión por el canto. Antes de emprender su máxima aventura musical en Roxette, Marie ya había formado un nombre en su país natal como solista y también como miembro de otras bandas. En 1986, decide formar Roxette, junto a su paisano Per Gessle. El duo sueco es autor de múltiples hits mundiales de la década de los 80 e inicios de los 90.

Según datos de Billboard, Roxette logró colocar nada menos que 12 canciones en el Hot 100. La mitad de estos temas figuró en el top 10 y cuatro de ellos escalaron hasta el primer puesto. Fueron hits mundiales tan contundentes, que con solo leer los títulos escucharán las canciones en sus mentes: The Look (1989), Listen to Your Heart (1989), It Must Have Been Love (1990) y Joyride (1991). Los temas de Marie y Per son emblemas de aquella época.

Per despidió a su socia musical por más de 30 años en un comunicado: “El tiempo pasa tan rápido. No hace mucho que pasamos días y noches en mi pequeño departamento en Halmstad escuchando la música que amamos, compartiendo sueños imposibles. ¡Y qué sueño llegamos a compartir!”.

El inicio del fin empezó en el 2002, cuando Marie se desmayó en su baño y se golpeó la cabeza contra el lavadero. Fue llevada de emergencia al hospital, donde le hallaron un pequeño tumor en la parte trasera de la cabeza. Unos meses después un diario sueco especificaba que a Marie se le había diagnosticado cáncer de mama, no cerebral. La cantante no lo pensó dos veces y denunció la falsedad, ganó el juicio y donó todo el dinero del caso a una fundación contra el cáncer.

Tardó siete años en vencer por primera vez al cáncer y poder volver a actuar en vivo. En su época de recuperación se hizo aficionada al dibujo. Es así que en el 2005 llegó a lucir su arte en una exposición de rostros humanos que representaban su batalla contra el cáncer. En el 2009, Roxette regresó a la escena. Todo parecía estar nuevamente en orden; incluso, Per Gessle se pronunció al respecto en una entrevista con CBS News en el 2012: “Es un milagro que haya sobrevivido, y es un milagro aún mayor que todavía esté aquí, de gira por 19 meses. Incluso su médico dijo que no era posible. Pero ella lo está haciendo, y es simplemente fantástico”.

Pero la vida siempre golpea cuando todo parece estar andando bien. Cuatro años más tarde, en el 2016, Roxette anunció vía un post en Facebook el fin de los shows en vivo, ya que el cáncer había vuelto.

Así termina la carrera y empieza el legado de Roxette, un dúo que se formó inicialmente porque Marie Fredriksson y Per Gessle eran considerados los mejores artistas de su país y decidieron unir fuerzas para lograr algo mayor. Vendieron alrededor de 75 millones de discos a nivel mundial. Marie Fredriksson pasa a la historia como un ícono del pop, por su talento y carisma, pero sobre todo por su ejemplar y heroica batalla contra el cáncer. Hoy la sorprendente Suecia está de luto. //