Oportunista e indeseable como un virus, Dennis Angulo (Casma, 1969) vuelve.
Oportunista e indeseable como un virus, Dennis Angulo (Casma, 1969) vuelve.
Jaime Bedoya

Jefe de contenidos calificados

jbedoya@comercio.com.pe

Oportunista e indeseable como un virus, Dennis Angulo (Casma, 1969) vuelve. El poeta que ha hecho de la intrascendencia un estilo ha desaprovechado una magnífica oportunidad para guardar silencio publicando un poemario virtual intitulado “Poemas de la pandemia”. Circula por Whatsapp entre fake news del

Angulo informa, para quien le pudiera interesar, que sobrelleva la cuarentena en su centro laboral, la fábrica de hielo de Casma. El lugar le queda oportunamente próximo a la cabina de internet Sputnik 2000. Esta opera a puerta cerrada para que el pueblo casmeño pueda comunicarse con sus seres queridos y/o ver porno. Angulo aprovecha las facilidades para seguir su voz interior: rimar hasta morir.

El poeta inicia el libro utilizando las medidas de aislamiento social como una metáfora del desencuentro amoroso en que vive hace años. Dorita Cabellos, su musa esquiva, le puso una orden de restricción cuando Harvey Weinstein aún era casto. Dice así:

La distancia social eres tú

Todo de ti me provoca

Tu cuerpo es una pantalla

Se mira pero no se toca

Virus: ¡maldita muralla!

¡Ingrata, castigadora!

¿no ves que un poeta te adora?

Me ignoras hace seis meses

Distraída en la bohemia

Yo te llamaba mil veces

¡No te me escondas ahora

tras una triste pandemia!

No soy doctor ni portento

este horroroso momento

del dolor es monumento

Confiesa, Dorita, ¡tormento!:

La distancia social es tu invento.

En un siguiente poema Angulo busca tender un puente entre las desigualdades sociales que han quedado relievadas por la enfermedad. Hablamos de un puente colgante deshilachándose sobre un abismo insondable:

Mismo virus, diferente menú

Tu desayunas blueberry

Yo vivo de pan con huevo

Alivias la sed con cranberry

A mi me basta un guargüero

Tu con Barba y Rey

Yo con Vizcarra y pizarra

me banco con mi guitarra

Tu con Tik Toks en Huawei

La epidemia nos resalta

Que muy diferentes no somos

Yo con mi atún con palta

Tu con tu pasta al pesto

Esto es un juego de tronos

No importa, vale el gesto:

Desde el Golf hasta los conos

¡estamos juntos en esto!

Acto seguido Angulo apela a su munición pesada para emprenderlas contra los privilegiados que sin ninguna necesidad de supervivencia salen a la calle en cuarentena. La procacidad reaparece:

Querido Covidiota

Si quieres salir a trotar no le compliques la vida

A ese noble policía que a otros debe cuidar

Esta es más fácil vía: organiza esa carrerita

Siempre pensando en mamita

Toma esa ruta bonita

Así vayas cual carcocha

(escúchame bien compadre)

Que es la trocha de tu madre.

El siguiente poema si bien comienza auspiciosamente luego deriva en una confusa crítica al sistema:

Virus maldito

¡Virus yo te rechazo!

Te robaste los abrazos

Hiciste el mundo pedazos

Destruiste un verano

Opacaste tanta infancia

Aunque forzaste, a distancia,

El saber vernos hermanos

De un mundial lavado de manos

Pero mi odio se aplaca

Mi desprecio por ti agoté

Al ver mi barriga flaca

Pues mis ahorros gasté

El virus que más me ataca

Es peor que mil resacas:

¡Es el de mi aefepé!

Finalmente, el pretencioso título del último poema, posible copy paste de algún trabajo ajeno, es engañoso. El final es inclasificable.

El ocaso de los paradigmas individuales o el amanecer de una nueva normalidad social

Tengo un recuerdo distante:

Se llama desodorante

Antes salía al jirón y saludaba a las muchachas

Bajo mi son picarón les daba mi verso galante

En este momento adverso

Solo me queda un rincón

Donde todos los días converso

Me conforto, me refuerzo

(ay si me vieran la facha)

De una presencia importante:

La cucaracha gigante.

Vivo de ideas sueltas,

de todo me maravillo

Yo confío en el martillo

Las dudas han sido absueltas:

¡Resistid como un castillo!

Pero ojo, ya van diez vueltas

Que le doy al calzoncillo

Felizmente no habrá presentación virtual del libro. Zoom declinó prestarse a eso. //

VIDEO RECOMENDADO

Ricardo Gareca vuelve a donar dinero para ayudar a familias vulnerable en cuarentena por COVID-19